Un misterioso agujero caliente en las aguas del Antártico intriga a los científicos

Un gigantesco agujero caliente de unos 80.000 quilómetros cuadrados de superficie se ha abierto paso en el corazón del gélido Océano Austral que baña la Antártida, algo que no ocurría desde hace décadas y que está causando una gran expectación entre la comunidad científica por su ubicación y tamaño inusuales.

Este tipo de regiones, descritas por primera vez en el siglo XIX, son espacios abiertos que contienen agua y están rodeados de hielo marino. En glaciología se conocen con el nombre de polinias (‘polynyas’, en inglés) y suelen formarse de forma natural en las zonas cálidas y cercanas a la costa como consecuencia de la erosión provocada por los fuertes vientos invernales sobre un fino lecho de hielo, sin tener necesariamente algo que ver con el calentamiento global.

No obstante, el agujero descubierto ahora por un grupo de científicos de la Universidad de Toronto y los integrantes del proyecto Observaciones y Modelización del Carbono y Clima del Sur (SOCCOM, en sus siglas en inglés) presenta unas características especiales que podrían ayudar a los científicos a comprender mejor los procesos que controlan la circulación oceánica en la Antártida y los cambios en el clima de la zona.

Y es que sin el efecto aislante de la cubierta de hielo marino, una polinia permite que la atmósfera y el océano intercambien calor y humedad -que transporta el agua cálida profunda cuando experimenta un ascenso en la columna de agua hasta la superficie debido a su baja densidad-, lo que lleva a impactos significativos sobre el clima.

Se trata de la polinia más grande observada en el Mar de Weddell de la Antártida desde la década de los 70
Se trata de la polinia más grande observada en el Mar de Weddell de la Antártida desde la década de los 70 (Mark Brandon)

La descubierta ahora es la polinia más grande observada en el Mar de Weddell de la Antártida desde la década de 1970 y su peculiaridad recae en el hecho de que está ubicada lejos de la costa. Fue hallada por primera vez en 1974 en pleno invierno austral y aunque persistió en los dos siguientes, permaneció escondida durante décadas para reaparecer el año pasado, aunque no con unas dimensiones tan grandes como las de ahora.

Para Kent Moore, profesor de física en la Universidad de Toronto, “es sorprendente que esta polinia desapareciera durante 40 años y haya reaparecido ahora”. Un hecho que desconcierta a los científicos, que no atribuyen la presencia de estos agujeros al aumento de la temperatura del agua derivado del calentamiento global ni tampoco aseguran que la interacción entre atmósfera y océano en estas regiones tenga un efecto más allá del ámbito local.

Por ello, aseguran que seguirán estudiando cómo evolucionan estos agujeros, así como el movimiento y las características de las masas de agua que los conforman, a fin de establecer su implicación en la masa total de agua que baña la Antártida y su clima.

Loading...