Inicio Actualidad Un parque para los vecinos desplazará a los manteros del Moll de...

Un parque para los vecinos desplazará a los manteros del Moll de la Fusta

El ayuntamiento de Barcelona reurbanizará el espacio superior del Moll de la Fustala ‘Balconada’ que quedó desierta tras el cierre de los chiringuitos y que el último año ha sido ocupada por el ‘top manta’, para incluir nuevos usos vecinales. Está previsto que las obras del nuevo espacio, una zona de paseo y actividades infantiles y deportivas para los vecinos, se inicien el próximo mes de marzo y finalicen en octubre del 2019. Este proyecto cuenta con un presupuesto de 2.190.000 euros y está incluido en el Plan de Barrios del Raval Sud y Gòtic Sud.

La iniciativa pretende “recuperar aquella voluntad de abrir Barcelona al mar que hubo antes de los Juegos Olímpicos del 1992”, según ha explicado este viernes Janet Sanz, teniente de alcaldía, en rueda de prensa.

Sanz ha subrayado la importancia de que “la ciudadanía recupere espacios públicos que hasta ahora han estado infrautilizados” y de “reconquistar el litoral barcelonés”. La teniente asegura que en los últimos años los habitantes de la capital catalana han ido, progresivamente, dándole la espalda al mar. Por ello, ha dicho que Barcelona debe “recuperar su ‘maritimidad’ y colocarla en el centro de la vida vecinal”.

División de ‘La Balconada’ en cinco espacios

La ‘Balconada’ del Moll de la Fusta, que tiene una superficie de más de 7.000 metros cuadrados, se dividirá en cinco espacios diferenciados: el ‘Circuit de patinets’, el ‘Jardí de Medinaceli’, el ‘Pati’, el ‘Umbracle’ y la ‘Sala’.

El circuito de patinetes consistirá en una pista de entretenimiento para patinetes de rueda pequeña, que estará dibujada en el suelo y se dirigirá a un público infantil-familiar.

En segundo lugar, en el ‘Jardí de Medinaceli’ se pretende dar protagonismo a la vegetación, por lo que se tiene previsto plantar bambú, palmeras enanas y flores. En este nuevo jardín quedarán integrados un parque infantil ya existente y dos pistas de petanca.

El ‘Pati’ será un espacio vacío con marcas en el suelo para llevar a cabo actividades y juegos infantiles.

Por su parte, el ‘Umbracle’, una zona que estará protegida del sol con un tejado bajo, se destinará al desarrollo de actividades grupales, como encuentros vecinales, muestras de entidades y actividades de gimnasia en grupo, por ejemplo.

Para acabar, la ‘Sala’ será un espacio de reposo, de espera y de encuentro para los viandantes, donde se establecerán todos los bancos que hasta ahora están distribuidos a lo largo de todo el paseo.

Zona de manteros

Este espacio del Moll de la Fusta está actualmente ocupado por multitud de manteros. Por lo tanto, una consecuencia directa de esta urbanización será el desplazamiento y establecimiento de estos en otro punto de la ciudad.

“Las intervenciones que se hacen en el espacio público deben ir más allá de las ocupaciones temporales que pueda haber. En el caso de la venta ambulante, es necesaria una intervención policial, que ya se está realizando por parte de la Policía Portuaria y los Mossos d’Esquadra, con la que ya se ha confiscado una gran cantidad de artículos”, ha declarado Gala Pin, concejala del distrito de Ciutat Vella.

Pin también ha subrayado la importancia de que “el Estado español dé permisos de trabajo a los manteros” y ha asegurando que “esto sí que permitiría disminuir el número de personas que se dedican a la venta ambulante en la calle, no solo en Barcelona, sino en todas las poblaciones costeras, que están manifestando que tienen el mismo problema”.

El ‘Pla Litoral’

El próximo 1 de diciembre el ayuntamiento iniciará el proceso participativo del ‘Pla Litoral’, que pretende conectar el mar con el resto de la ciudad. La jornada se llevará a cabo en el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB). En ella, se contará con la presencia de asociaciones de vecinos y de tres ciudades portuarias que han sido invitadas para compartir experiencias: Palermo (Italia)Amberes (Bélgica) Saint-Sazaire (Francia).