Una campaña pide fondos para evitar que Pablo Iblar vuelva al corredor de la muerte

La Asociación contra la Pena de Muerte Pablo Ibar y la organización de derechos humanos Amnistía Internacional han lanzado una campaña de crowdfunding directo para conseguir una defensa letrada eficaz que evite la pena capital de Pablo Ibar, el español condenado a muerte en EEUU y que ahora podría volver a estarlo.

Ibar lleva encarcelado desde 1994, y desde 2000 hasta 2016, en el corredor de la muerte. El 4 de febrero de 2016, el Tribunal Supremo de Florida, tras largos años de sucesivas apelaciones, se pronunció a favor de anular la condena a muerte que pesaba contra Pablo Ibar por considerar que no había tenido una defensa letrada eficaz en el juicio en que fue condenado en 2000, y por considerar, asimismo, que al haber tenido una defensa letrada ineficaz, había sido hallado culpable de un triple asesinato y condenado a muerte con pruebas “escasas” y “débiles”.

El Estado de Florida, entretanto, ha continuado con sus tácticas dilatorias y ha mantenido la acusación queriendo que Pablo Ibar sea condenado nuevamente a muerte, lo que ha impactado severamente en su situación anímica, asegura la asociación que lleva su nombre en España.

La campaña pretende recibir fondos para sufragar el 1.300.000 dólares que, según la asociación, cuesta todo el presupuesto de la defensa. Hasta el momento, se ha recaudado y enviado el 57,55% de ese presupuesto, 748.150 dólares. Con cargo a los presupuestos de diversas instituciones públicas se han conseguido partidas por valor de 144.223 euros –señala la asociación-. Queda por recaudar 390.319,63 dólares, o sea, 348.507,36 euros.

Tres juicios

El primer juicio contra Ibar, celebrado en enero de 1998, fue declarado nulo, al no haber unanimidad en el jurado. En el segundo juicio, en 1999, su abogado de oficio, Kayo Morgan (fallecido hace dos años), fue arrestado por golpear a una mujer embarazada, y fue suspendido.

Y en el tercer juicio, en el año 2000, en el que Ibar no contó con un testigo capital (su madre, María Casas) fue condenado a la pena capital por la recomendación del jurado de 9 votos a favor y 3 en contra.

Ni las huellas dactilares recogidas en el lugar del triple homicidio, ni las muestras de pelo ni las de ADN coinciden con las de Ibar, quien siempre ha mantenido su inocencia.

Loading...