Una Cataluña independiente de esteladas

Defender la independencia era una cuestión política hasta que se hizo infringiendo la ley e incluso vulnerando los derechos de los que no somos independentistas

Ayer asistí a la manifestación organizado por Sociedad Civil Catalana, un llamamiento a todos aquellos catalanes que también nos sentimos españoles y queremos dar valor a la libertad, la democracia y la convivencia frente a las imposiciones independentista de Artur Mas, Puigdemont y Junqueras. Fue una jornada cívica y festiva, en la que miles de catalanes salimos a las calles de Barcelona para decir basta al desafío separatista. Porque está claro que queremos una Cataluña independiente de esteladas, que camine hacia un futuro mejor dentro de España.

Desde el Partido Popular nos añadimos a la convocatoria de Sociedad Civil Catalana, de la misma forma que otras entidades y asociaciones de Cataluña defienden el respeto a la ley, la convivencia, el autogobierno. Tenemos un compromiso intensamente catalán con todo el conjunto de España y era momento de levantar nuestra voz y dejar de estar en silencio.

El independentismo ha privatizado la Generalitat y ha excluido a una mayoría de catalanes que nos sentimos también españoles, y que no compartimos la aventura independentista de Mas, Puigdemont y Junqueras. Tras la consulta ilegal del 9N, deben recordar que el Parlament no tiene legitimidad para comenzar un proceso de separación de España de manera unilateral. «Junts pel si» han puesto la política catalana al servicio de la independencia sin preocuparse por solucionar los verdaderos problemas de los catalanes. Mientras para algunos su prioridad es que Cataluña salga de España, para el Partido Popular la prioridad es que Cataluña gane en competitividad, trabaje para mejorar el empleo, la economía, con más políticas sociales y mejorando la calidad de vida de todos sus habitantes.

Este fin de semana, los partidos independentistas señalaban como punto de partida el próximo 25 de marzo para dar el pistoletazo de salida hacia la independencia y la convocatoria del referéndum. Deben saber que sus intenciones no llevan a ningún lado porque esa salida no tiene línea de llegada, ya que el referéndum por la independencia no se llegará a celebrar. Ha llegado el momento que la Cataluña silenciada por un independentismo de pensamiento único, levante la voz y rompa el silencio para defender que nos sentimos orgullosos de ser tan catalanes como españoles.

Defender la independencia era una cuestión política hasta que se hizo infringiendo la ley e incluso vulnerando los derechos de los que no somos independentistas. Hace muchos años que algunos defienden la independencia y no por ello vulneraban las leyes. Por eso ha llegado el momento de parar el golpe separatista y alzar la voz con valentía frente aquellos que quieren obligarnos a dividirnos.