Inicio Actualidad Una cooperativa de 25 discapacitados reabrirá 10 quioscos en Barcelona

Una cooperativa de 25 discapacitados reabrirá 10 quioscos en Barcelona

Una cooperativa integrada por 25 personas con diversidad funcional gestionará 10 quioscos sin uso de la ciudad de Barcelona, en un plan piloto que prevé durar tres años como máximo. A partir de este lunes estas 25 personas recibirán, durante seis meses,  formación y asesoramiento para poder levantar la persiana a estos 10 quioscos, a partir del verano que viene.  

Los 10 establecimientos que reabrirán las puertas no tendrán por qué vender prensa, sino que se está estudiando su uso, entre los cuáles destacan el hecho de que se  conviertan en un punto de intercambio de libros, punto free-wifi, punto de información municipal o punto para realizar actividades de entidades sociales. De hecho el ayuntamiento pretende que estos quioscos se conviertan en un punto de referencia vecinal, más que en un punto de venta.

Gemma Tarafa, Comissionada de diversitat funcional del Ayuntamiento de Barcelona ha destacado que esta iniciativa permitirá tener más y mejores oportunidades y de mayor calidad para personas con diversidad funcional.

Los usos y funcionamientos de estos establecimientos los decidirán los 25 cooperativistas que trabajarán en ellos. Estos serán los encargados de diseñar el plan de empresa, el modelo de negocio y el modelo organizacional, acompañados en todo momento del instituto municipal y el mundo cooperativo. Por lo tanto estos 25 seleccionados serán un 30% del personal de trabajo de la cooperativa.

De entre los 25 cooperativistas se han seleccionado personas con discapacidades distintas: física, visual y auditiva y trastorno de salud mental. Estos ocuparan cuatro perfiles distintos dentro de la cooperativa: coordinador de la cooperativa, soporte administrativo, perfil de liderazgo de un quiosco y apoyo al liderazgo. De los 25 seleccionados la mayoría tienen más de 50 años, además, el 50% tiene estudios de eso bachillerato o universitarios, y los que no tienes estudios tienen experiencia en quioscos.

1% de contratación

En Barcelona viven 60.000 personas con discapacidad funcional en edad de trabajar  y solo el 25,8% lo está haciendo. De hecho el ayuntamiento remarca que en todo el Estado la contratación de este colectivo es del 1%, y el 90% de los contratados lo hace bajo un contrato temporal cobrando un 25% menos.

Laia Ortiz, presidenta del Instituto Municipal de Personas con Discapacidad ha remarcado que con esta iniciativa se pretende conseguir mayor inclusión laboral de las personas de este colectivo que viven en la ciudad.

Radiografía de los quioscos de Barcelona

En Barcelona hay 338 quioscos de los cuales 258 están adjudicados con un plazo de concesión desde el 2013 hasta el 2030, y 53 se encuentran en desuso. Además el ayuntamiento ha calculado que los quioscos activos tienen unos beneficios de 4.000 euros al año de media e ingresos por publicad de 8.800 euros anuales.

Esta radiografía integral de la ciudad de Barcelona la ha llevado a cabo el Ayuntamiento de Barcelona junto al Observatorio de la Urbanización de la Universidad Autónoma de Barcelona con el fin de diseñar y evaluar cuál debe ser el nuevo modelo de quiosco del futuro, planteándose usos alternativos y complementarios de los quioscos.  

El punto de partida ha estado la elaboración de cuatro informes, dos de ellos centrados en la situación de la ciudad de Barcelona, y otros dos basados en estudiar la situación mundial.

Jordi Ayala, gerente de Presidencia y Economía, ha dicho que el futuro de los quioscos pasa por introducir cambios en el modelo de negocio en función de su ubicación.

Los estudios territorializados de los quioscos de Barcelona se ha basado en la ubicación de estos, analizando los distintos elementos que se encuentran en un radio de 200 metros a su alrededor. Estos elementos se han clasificado en: elementos de atractivo urbano, elementos catalizadores de la vida urbana y elementos de comercio de proximidad. Este mapa clasificatorio muestra la relación de cada quiosco con su entorno avaluando su funcionamiento, o causa del cierre, y sus posibles funciones o usos alternativos.

Los dos estudios basado en la comparativa a nivel mundial se ha basado en la comparación de Barcelona con ciudades como Londres, París, Praga, Milán, Ámsterdam y Berlín, donde se ha detectado el mismo deterioro de la prensa en papel, y por lo tanto, la  duda de la viabilidad de los quioscos tal y como los conocemos. Además, se han observado cuatro tendencias comunes para “reactivar” estos espacios: económica, social, cultural y ambiental.

En el ámbito económico se pretende apuntar en proyectos de economía circular como la venta de objetos o libros de segunda mano, espacio de ‘networking’ y centro de recogida de compra online. Y en el ámbito medioambiental podrían reconvertirse en punto de movilidad sostenible como ‘Ciclo-point’, agricultura urbana o puntos de reciclaje.

En el ámbito cultural se contempla la instalación de exposiciones e instalaciones de arte o espacio de estudio, silencio o trabajo. En relación a la estrategia social, se han encontrado quioscos reconvertidos en comedores sociales, puntos recreativos o de inserción y cohesión social.