Inicio Actualidad Una investigación revela que cuantas más armas tienen los ciudadanos menos actividad...

Una investigación revela que cuantas más armas tienen los ciudadanos menos actividad criminal se produce en un país

Un estudio realizado por la Universidad de Harvard, y recogido por la revista belief.net, ha revelado que cuantas más armas tienen en su poder los ciudadanos de un país menos actividad criminal se produce en su territorio. La investigación, que se ha construido con datos del Centro para el Control de Enfermedades, la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU. y la ONU, concluye de forma taxativa lo siguiente: “Más armas de fuego, menos crimen”, según explican los autores del mismo, el abogado Don B. Kates y el Dr. Gary Mauser.

“La clave son las armas de fuego existentes en manos de ciudadanos particulares”, dice el ensayo que aunque se publicó por primera vez en 2007 y pasó totalmente desapercibido entonces, hoy ha vuelto a ponerse de actualidad. “Aunque la creencia popular dice que Estados Unidos tiene la tasa de asesinatos más alta del mundo industrializado”, dice el estudio de Harvard, “esto solamente responde a una campaña de desinformación estratégica que se puso en marcha desde los países comunistas durante la Guerra Fría, en un momento histórico en el que lo auténticamente cierto era que las tasas de asesinatos en Rusia cuadruplicaba a los datos de lo que ocurría en Norteamérica”. Hoy, la relación entre los niveles de violencia y criminalidad de Estados Unidos y de Rusia se mantiene prácticamente igual, con el país de Putin multiplicando por cuatro los datos de USA. Y eso, a pesar de que los rusos no tienen acceso a las armas de fuego. “Tasas similares a las rusas, en cuanto al número de homicidios, también caracterizan a Ucrania, Estonia, Letonia, Lituania y varias otras naciones europeas ahora independientes de la antigua URSS”, explican Kates y Mauser. Y añaden: “Países como Noruega, Finlandia, Alemania, Francia y Dinamarca, que tienen altas tasas de posesión de armas, presentan bajas tasas de homicidios. Por otro lado, en Luxemburgo, donde las pistolas están totalmente prohibidas y la posesión de cualquier tipo de arma es prácticamente inexistente, la tasa de homicidios es nueve veces mayor que en Alemania”. ¿Su fuente de información? El Estudio Internacional de las Naciones Unidas sobre Regulación de Armas de Fuego, publicado por el Consejo Económico y Social y la Comisión de Prevención del Delito y Justicia Penal de la ONU.

Cuando Kates y Mauser compararon los datos de Inglaterra con los de Estados Unidos, también encontraron “una correlación negativa”, es decir, “donde las tasas de armas de fuego son más densas, las tasas de delitos violentos son más bajas, y donde las armas son menos densas, las tasas de delitos violentos son más altas”. Según Kates y Mauser, “el crimen armado nunca ha sido un problema en Inglaterra, pero ahora se ha convertido en uno. Las pistolas están prohibidas en el país, pero el Reino Unido tiene millones de armas de fuego ilegales. Los delincuentes no tienen problemas para encontrarlas y ahora tienen, además, una clara disposición para utilizarlas”.

Los medios de comunicación no informan de que “a pesar de la constante y sustancialmente creciente posesión de armas, los Estados Unidos han visto reducciones progresivas y dramáticas en sus datos de violencia criminal”, escriben Kates y Mauser. “Contrariamente, y en un periodo de tiempo idéntico, en el Reino Unido se experimentó un aumento constante y dramático de los delitos violentos, a los que la respuesta oficial fue intensificar el control de armas”. Sin embargo, la violencia criminal se incrementó de manera gradual, de modo que ya en el año 2000 Inglaterra superó a los Estados Unidos , “convirtiéndose en una de las naciones más violentas del mundo desarrollado”.

Pero, a pesar de estos datos, en California, por ejemplo, se está procediendo de una forma intensa e intensiva en el decomiso de armas de fuego. De hecho, el Gobierno de este Estado se gastará 24 millones de dólares en precitar 40.000 armas de asalto adquiridas… legalmente. “Lo que estamos viendo es una ideología que colisiona con la realidad”, escribe Terry Roberts en el periódico “North Coast Journal”. “Las confiscaciones se están haciendo por todos los motivos equivocados. Los recientes tiroteos en masa fueron en ‘zonas libres de armas’”. Y otro analista, John Lott, se pregunta: ¿dónde han ocurrido los peores tiroteos en las escuelas? Y él mismo se responde: “Contrariamente a la percepción que existe en la opinión pública, los peores tiroteos se han producido en Europa. Lo peor ocurrió en una escuela en Erfurt, Alemania, en 2002, donde murieron 18 personas. El segundo peor ocurrió en Dunblane, Escocia, en 1996, donde mataron a 16 niños de un jardín de infancia y a su maestra. El tercer peor ataque a una escuela secundaria, con 15 asesinados, ocurrió en Winnenden, Alemania”.

“La mayoría de las veces, la mera presencia de un arma de fuego es suficiente para detener la actividad delictiva”, escribe Scott Bach, presidente de la Asociación de Clubes de Rifle y Pistola de Nueva Jersey. “Para una mujer cuya ropa está a punto de ser arrancada de su cuerpo por un violador armado con un cuchillo en un estacionamiento desierto, llevar una pistola en el bolso es un salvavidas. Es un elemento genuino que puede significar la diferencia entre su vida y su muerte. Le da una oportunidad, cuando de otra manera no tendría ninguna”.

“Criminólogos de todas las tendencias políticas, en más de una docena de estudios”, escribe Bach, “estiman que las armas de fuego se usan para la protección contra delincuentes de varios cientos de miles a 2.5 millones de veces al año, a menudo sin disparar un disparo. Esta es una estadística asombrosa, pero seguramente no la escuchará en las noticias de la noche. ¿Por qué es que nunca se escucha nada sobre el propietario que defendió a su familia con su su arma antes de que llegara la policía o sobre el comerciante que salvó su propia vida y la vida de sus clientes o sobre la mujer que detuvo su propia violación y asesinato?. ¿Por qué ocurre esto?” Una reciente investigación realizada por el Centro de Investigación de Medios concluyó que la cobertura mediática de las armas de fuego es abrumadoramente parcial. Recientemente, en Estados Unidos, “las cadenas de televisión transmitieron colectivamente 514 historias contra la posesión de armas de fuego y 46 a favor de los partidarios a su tenencia. Es una proporción de 11 a 1 contra las armas de fuego”.

“Sólo nos cuentan una parte de la historia”, señala Scott Bach. “Cuando escuchamos solo la versión de un lado asumimos que lo que nos dicen es todo lo que hay que saber, y no investigamos más”. Pero la realidad es que los criminales “realmente no quieren recibir un disparo”, escribe el experto Michael Snyder. “Cuando se aprueban las estrictas leyes de control de armas, te da miedo disparar y los delincuentes tienden a florecer. En algunas ciudades de Estados Unidos, donde se han aprobado leyes estrictas de control de armas, la policía está tan abrumada que ha anunciado que, simplemente, ya no se molestará en responder a ciertos tipos de delitos. La verdad es que el Gobierno no puede protegernos adecuadamente, y esa es una de las razones por la que millones de ciudadanos se están armando y las ventas de armas establecen nuevos récords año tras año”.

(La Tribuna del País Vasco)