Inicio Actualidad Una jugadora argentina, amenazada de muerte

Una jugadora argentina, amenazada de muerte

Conmoción tremenda en Argentina por la denuncia de la futbolista Macarena Sánchez, que ha aprovechado las redes sociales para hacer pública una escalofriante amenaza de muerte que le hizo una persona a través de un mensaje directo en Twitter.

La jugadora denunció recientemente al que fuera su club, UAI Urquiza de Argentina, porque la despidieron a mitad de temporada debido a su lucha por la igualdad de derechos. Su situación actual es que no puede jugar con ningún otro club lo que resta de la temporada. Pero, más allá de lo deportivo, la peor noticia para Maca Sánchez es que no ha parado de sufrir ataques en redes sociales.

Uno de ellos hizo público la propia deportista a través de su perfil oficial en Twitter. El mensaje que recibió Maca Sánchez es escalofriante y la jugadora, lejos de intimidarse, decidió publicarlo para que todo el mundo pueda ver la amenaza. “Hace 20 años que juego al fútbol. Siempre viví en exclusión y discriminación. Desde que inicié la denuncia de público conocimiento, no paro de recibir insultos y agravios, pero todo tiene un límite. Hoy me llegó este mensaje”, escribió junto a una captura del mensaje, en el que se lee una clara amenaza clara de muerte: “Maca, hay muchas personas enojadas por tus denuncias, hay bastante dinero por tu cabeza, vas a morir muy pronto”. Todo ello, acompañado de una foto de una mano con una pistola y sangre de fondo. Espeluznante.

Todo ello viene porque los abogados de Macarena mandaron al Deportivo UAI Urquiza una intimación extrajudicial para que reconozca la relación laboral de la jugadora. Además, instaron a la AFA a que cese la inacción en el caso, pero hasta el momento no hay respuestas de la federación argentina. Esta terrible amenaza probablemente ponga su caso de relieve. Maca busca que el fútbol femenino en Argentina se vuelva profesional, lo cual expresa en sus redes sociales constantemente. Y está pagándolo con ese tipo de amenazas lamentables.