Una mujer muere en las urgencias del hospital de Úbeda tras esperar 12 horas

53

Aurelia D., de 64 años, falleció el pasado día 21 de diciembre después de pasar 12 horas esperando sola en una camilla del Hospital San Juan de la Cruz de Úbeda (Jaén) sin que nadie la atendiera ni se percatara de ella. La mujer, de nacionalidad rumana, no atendió los requerimientos por megafonía y de viva voz del personal sanitario, que dio por hecho que se había marchado pese a haber llegado en ambulancia desde su residencia de mayores. Ahora, la Policía Nacional investiga si el fallecimiento se debió a una posible negligencia médica, que se suma a la denuncia realizada por CC.OO sobre la falta de personal en las Urgencias de este centro comarcal en un periodo de gran afluencia. El hospital, por su parte, ha abierto una información reservada sobre lo ocurrido a fin de recopilar toda la información y “tomar las medidas necesarias para que hechos como éstos no vuelvan a producirse”, según confirmaron fuentes de la Delegación provincial de Salud.

El cuerpo de Aurelia fue descubierto por un celador, que en torno a las tres de la madrugada se dio cuenta de que la mujer ya no respiraba. Nadie sabía quién era, y tras consultar con los compañeros de otros turnos, se comprobó que era la misma mujer que había ingresado sobre las 14,20 horas de la tarde, según adelanta el diario Ideal de Jaén. La víctima llevaba una temporada enferma, con continuos traslados desde la residencia de mayores de Quesada en la que residía. En esta ocasión, un médico del asilo que la examinó decidió queera necesario trasladarla de nuevo al Hospital comarcal, a donde llegó en una ambulancia acompañada por una auxiliar de la residencia. Ésta, tras el ingreso, la dejó bajo la tutela del centro sanitario y regresó a su puesto, siguiendo el procedimiento habitual de la residencia a la espera de que un familiar se incorpore junto al enfermo.

Pero en esta ocasión todos los eslabones de la cadena fallaron. La dirección del asilo no logró contactar al hijo de la mujer, que se enteró de lo ocurrido cuando la Policía le llamó para informarle del fallecimiento de su madre. La llegada de Aurelia coincidió además con un cambio de turno. Así, la mujer estuvo todo el tiempo sola en la camilla en la zona de espera de pacientes, y bien por problemas de entendimiento del idioma o porque no tenía fuerzas para responder o moverse, no pudo atender los requerimientos del personal de Urgencias, que dio por hecho que se había cansado de esperar y transcurridas unas horas la quitó del listado de pacientes a atender. Ya nada más se supo de ella hasta que falleció.

El caso se encuentra ahora bajo investigación judicial para determinar cómo pudo pasar tantas horas sin ser atendida, y las causas de su fallecimiento. La muerte de Aurelia se produce justo después de CC.OO denunciase que la falta de personal del servicio de Urgencias del centro sanitario estos días es inferior incluso que en época de poca frecuentación. Un recorte que se nota especialmente en los días navideños, ya que en estas fechas aumenta el número de pacientes mayores aquejados por diferentes patologías crónicas y, también los enfermos de diversas dolencias que se descompensan con el frío y los virus circulantes. Así, desde el sindicato lamentaban que “hay turnos donde debería haber dos administrativos, y sólo hay uno, o donde debía haber cuatro auxiliares de enfermería y sólo hay tres, o dos técnicos de Rayos X, habiendo sólo uno o incluso donde debía haber cinco celadores, sólo hay cuatro”. Esta reducción “también se da en el personal facultativo y de enfermería”, según explicaba el delegado sindical en el hospital, Martín Robles, en declaraciones recogidas por Europa Press.