Una ola de frío congela el noreste de EEUU y Canadá

Las autoridades de Nueva York han anunciado medidas especiales ante la tormenta invernal que se espera para las próximas horas, con especial impacto en la ciudad y sus alrededores en la mañana de este jueves.

“Nos está llegando una fuerte tormenta, con condiciones muy peligrosas”, afirmó el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, en declaraciones a los periodistas para advertir sobre los riesgos que se corren, especialmente el jueves.

Las previsiones meteorológicas indican que el impacto más fuerte se sentirá en Long Island, al este de Manhattan, y en partes de la costa de los estados vecinos de Nueva Jersey y Connecticut.

En principio, el máximo de nieve que caerá llega a 30 centímetros en algunas zonas, aunque las proyecciones pueden cambiar rápidamente.

Unidades quitanieves, en estado de alerta

Las autoridades de la ciudad anunciaron que esta misma noche las unidades quitanieve estarán en estado de alerta para desplegarse por Nueva York cuando sea necesario.

En el momento que caiga la primera nevada comenzará la distribución de sal por las calles de la ciudad, según indicó la encargada del departamento de saneamiento de la ciudad, Kathryn Garcia.

Brusca caída de las temperaturas

Después del paso de la tormenta, Nueva York y sus alrededores sufrirán una brusca caída de las temperaturas, especialmente el viernes por la noche.

Las previsiones indican que la temperatura puede caer hasta -16 grados Celsius, aunque por las rachas de viento polar la sensación térmica puede llegar a bajar, según de Blasio, hasta los -28 grados Celsius.

“Hay que tomar esta tormenta muy en serio”, insistió el alcalde.

Por su parte, el gobernador del estado Andrew Cuomo, anunció que se han dispuesto medidas de emergencia para hacer frente al temporal y por la brusca caída de las temperaturas desde el viernes.

En principio, no se esperan interrupciones en el metro suburbano de la ciudad de Nueva York ni en las líneas férreas de cercanías, incluyendo la de Long Island, la zona que se verá más afectada. 

11 muertos en 24 horas

El frío extremo y de este “brote ártico” ya se ha cobrado la vida de al menos 11 personas en las últimas 24 horas, según han informado varios medios locales como la CNN.

Entre los fallecidos como consecuencia de la situación extrema, cinco murieron en el estado de Wisconsin, cuatro en Texas, uno en Dakota Norte y otro en Misuri.

Lagos, estanques, orillas de ríos o piscinas privadas congeladas son algunas de las escenas que está dejando la ola de frío, que ha provocado la suspensión de algunas celebraciones tradicionales con motivo de la entrada del nuevo año y que en los dos últimos días del 2017 ya se había cobrado tres vidas.

Una de las estampas más impactantes ha sido la de las famosas cataratas del Niágara, completamente heladas por el frío, un espectáculo que no se producía desde el 2014.

“La masa de aire ártico continuará fuerte sobre los dos tercios orientales del país hasta el final de la semana”, publicó en Twitter el Servicio Nacional de Meteorología (NWS, por sus siglas en inglés), que incidió en que se registrarán “temperaturas muy frías y vientos gélidos peligrosos” en esta zona.

Mínimos históricos

El 2 de enero se contabilizaron nuevos mínimos que acabaron con récords mantenidos durante décadas, como el de Dayton (Ohio), donde los 25 grados bajo cero registrados pulverizaron la marca previa de 1898; o en Salisbury (Maryland), con unos 14 bajo cero que rompen el anterior mínimo de 1918.

La institución, ante la ola de frío, ejecutó una campaña de orientación para la población afectada, en la que advertía de la necesidad de efectuar un seguimiento de la evolución de la tormenta que azota la costa este y explicó los síntomas que pueden ayudar a diagnosticar una hipotermia.

Loading...