Una organización de Canadá crea un muñeco transgénero para fomentar el cambio de sexo entre los niños

33

La agenda mundialista sigue en un avance agresivo y muy creativo para adoctrinar a los niños y las familias con la ideología de género y la aceptación del homosexualismo. La última ocurrencia ha tenido como campo de prueba Canadá, el país que preside el siniestro Justin Trudeau, uno de los principales pilares mundiales del globalismo. Se trata de Sam, un muñeco transgénero que, según sus creadores, “quiere ayudarte a entender quién eres”.

El juguete, diseñado como una Matrioshka, describe a la inversa cada una de las etapas que representan la búsqueda de uno mismo. Desde el muñeco más pequeño al mayor la evolución es la siguiente: el corazón de Sam, que está dentro de cada una de sus etapas. Sam de bebé, que nace como una niñá. A medida que va creciendo Sam va cuestionando su identidad. Se corta el pelo, empieza a vestirse de forma más masculina y finalmente -el muñeco más grande- aparece Sam transformado en hombre.

El muñeco transgénero está todavía en su fase de desarrollo. Sus creadores han señalado que su principal finalidad será explicar a los niños “lo que significa ser transgénero”. En la capa del juguete aparecen preguntas y respuestas sobre cambios de sexo. Los niños tendrán además la posibilidad de interactuar en la transformación sexual del muñeco, “liberándole” de sus genitales femeninos y sustituyéndolos por un pene.

Sam fue creado por Gender Creative Kids Canada, una organización de apoyo a transgéneros sin ánimo de lucro y con sede en Montreal. Sus responsables califican a Sam “el primer juguete transgénero educativo del mundo”.

“La conciencia sobre las variaciones en la identidad de género crece en muchos países, pero todavía hay pocas herramientas disponibles que permitan a los padres y los maestros hablar a los niños acerca de este tema sensible y complejo “, dice la página del proyecto. “Sam ayuda a los niños a simpatizar con los desafíos emocionales de una persona transgénera”, añade.

“Sam’s Story”, una película de animación para promocionar el muñeco, se ha vuelto viral en Facebook, con más de un millón de visitas en sólo dos semanas.

En ella se pretende transmitir a los niños que las apariencias cambiantes no cambian a las personas.

El cortometraje fue financiado por TD Bank y el gobierno de Quebec, y será utilizado como material escolar en Quebec y la provincia de Ontario.

Gender Creative Kids Canada espera recaudar 103.776 dólares para financiar la creación, fabricación y envío de prototipos a más de 1.500 juguetes a familias, ONGs y maestros canadienses. Esperan que el muñeco esté disponible en junio de 2018.

Hasta hace poco, los juguetes tenían una función exclusivamente lúdica. Pocos hubieran imaginado que terminarían convirtiéndose en herramientas reorientativas de la moral de los niños. Suponíamos también que las tareas didácticas correspondían a los profesores y a los padres y que el adoctrinamiento infantil no tendría encaje en nuestro ordenamiento legal. Pero nos equivocamos. La ingeniería social no entiende de edades. Nunca en la historia de la humanidad se alcanzó unas cotas tan altas de deposición moral y de espanto como las que vive Occidente.