Uno de cada cuatro vuelos cancelados por Ryanair implica un aeropuerto español

Ryanair publicó este martes la lista definitiva de los vuelos que se ha visto obligada a cancelar por la mala planificación de las vacaciones de los pilotos. En total, desde el pasado viernes 15 de septiembre hasta el 28 de octubre, la compañía irlandesa cancelará 2.259 vuelos, según un recuento realizado por este periódico. Una cuarta parte de ellos, tienen origen o destino en alguno de los aeropuertos españoles, sobre todo en el de El Prat, en Barcelona y el de Barajas, en Madrid.

Aunque la decisión de Ryanair se conoció el sábado en España, la compañía emitió una nota de prensa el viernes en la que ya anunciaba que iba a cancelar entre 40 y 50 vuelos diarios durante seis semanas. En realidad, ese viernes ya había cancelado 83 vuelos. El sábado fueron 80 y el domingo, 82. En las dos semanas anteriores, la puntualidad, según la propia empresa, había caído por debajo del 80% debido a un problema con las vacaciones de los pilotos. Sin embargo, hasta el lunes por la tarde no se conoció el número total de vuelos cancelados.

En total serán 2.259 vuelos, según un recuento de EL PAÍS. Esa cifra incluye las cancelaciones del pasado fin de semana. Este periódico no ha podido determinar cuántos de los 83 trayectos cancelados el viernes empezaba o terminaba en un aeropuerto español. Dejando aparte el viernes, desde el sábado 16 de septiembre y hasta el 28 de octubre, serán 2.176 cancelaciones, de las cuales 564, un 25,9%, implican algún origen o destino en España.

Entre los aeropuertos españoles, el más afectado por las cancelaciones de Ryanair es el de Barcelona-El Prat, que pierde 302 vuelos a ciudades europeas como Roma, Londres, Oporto, Birmingham. Por su parte, el Alfonso Suárez-Madrid Barajas se queda sin 196 vuelos a destinos como Londres, Santiago, Berlín, Dublín u Oporto. Otros aeropuertos españoles afectados, aunque en mucha menor medida, son los de Ibiza, Palma, Castellón, Alicante o Santiago de Compostela.

Y todo, por una mala planificación de las vacaciones de los 4.200 pilotos con los que cuenta, un “lío que nosotros mismos hemos montado”, como admitió el lunes el polémico presidente de la aerolínea irlandesa, Michael O’Leary. Un lío que va a costar a la empresa al menos 25 millones de euros, solo en indemnizaciones.

Pérdidas millonarias

Según apuntó O’Leary, el fiasco vacacional podría costar a la empresa hasta 25 millones de euros en compensaciones a los viajeros afectados y otros costes, como las sanciones aeroportuarias por retrasos. Según el reglamento 261/2004 del Parlamento Europeo, los afectados por cancelaciones o grandes retrasos en los aviones tienen derecho al reembolso del billete y a compensaciones de entre 250 y 600 euros en función del trayecto. Además, pueden reclamar otras indemnizaciones si sufren otros daños.

La consultora irlandesa Goodbody Stockbrokers elevó la cifra el lunes hasta 34,5 millones: 23,5 en compensaciones a viajeros, 6,3 en tasas aeroportuarias y 4,7 en pagar a los viajeros afectados comida, bebida y alojamiento en hoteles. Además, estimó que podría erosionar hasta un 2,3% de los casi 1.500 euros de beneficio que la compañía prevé para este año.

Dinero a cambio de las vacaciones

Ryanair ofrecerá a sus pilotos un bono de hasta 12.000 euros a cambio de que renuncien a sus vacaciones, cuyo deficiente reparto ha causado las cancelaciones masivas de la aerolínea. Según publicó ayer el diario Irish Times, tras hacerse con un documento interno, la compañía ofrece bonus de hasta 12.000 euros a los comandantes y hasta 6.000 a los copilotos a cambio de que trabajen uno o dos bloques de cinco días en sus vacaciones en las próximas semanas.

Los pilotos que deseen acogerse al plan deberán cumplir otras condiciones y no deberán superar, en todo caso, el máximo legal de 900 horas de vuelo al año. Según el diario irlandés, el pago del bono se haría efectivo en noviembre de 2018.

Loading...