Unos científicos de EEUU insertan memorias de un caracol a otro

33

¿Te imaginas adquirir unos conocimientos de otra persona de manera instantánea? ¿Qué pasaría si pudiéramos recordar momentos de otro ser vivo? ¿Podríamos insertar todo tipo de experiencias y habilidades en un recién nacido? Ahora suena a ciencia ficción, pero la ciencia avanza a pasos agigantados. En esta dirección trabaja un equipo de científicos de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA). En sus laboratorios han trasplantado exitosamente memorias de un caracol previamente entrenado a otro mediante. 

Los científicos aplicaron unas ligeras descargas eléctricas en un grupo de caracoles de la especie ‘Aplysia californica’, que aprendieron a contraerse como medida de protección tras varias descargas. Según los investigadores, en los caracoles que habían recibido descargas se contraían durante 50 segundos mientras los caracoles que no habían sido sometidos a esta terapia de ‘shock’ se contraían apenas un segundo.

¿Cómo consiguieron traspasar esa información? Mediante una técnica de transferencia de información genética conocida como ácido ribonucleico (ARN)El equipo de investigadores extrajo esta gran molécula -que participa en varias funciones esenciales en los organismos biológicos como  transportar mensajes entre el genoma y el resto de la célula- de los caracoles que habían recibido el ‘entrenamiento defensivo’ y la inyectaron en el resto, caracoles descritos en el estudio como “ingenuos”. El resultado fue que los caracoles a los que se les había insertado ARN del primer grupo se contrajo por 40 segundos.

Alzhéimer y estrés postraumático

La prestigiosa revista especializada ‘eNeuro’ publica los resultados de este experimento, que podría apoyar estudios realizados hace años que ya apuntaban al papel del ARN en la memoria. “Nuestros resultados sugieren que el ARN podría ser usado de manera eventual para modificar, ya sea mejorar o deprimir, recuerdos”, concluye el estudio firmado por Alexis Bédécarrats , Shanping  Chen , Kaycey Pearce, Diancai Cai and David L. Glanzman. Los resultados de este equipo de investigadores sugieren la posibilidad de aliviar más pronto que tarde los efectos del Alzheimer y del trastorno de estrés postraumático.