Urkullu seguirá negociando con Rajoy a pesar de su actuación en Catalunya

Mientras Catalunya arde, Euskadi –o al menos su gobierno- sigue fabricando extintores. El lehendakari Iñigo Urkullu volverá a defender este jueves su apuesta por el diálogo y el acuerdo con el gobierno del Partido Popular. El mandatario vasco cree que es posible negociar el traspaso de nuevas transferencias y profundizar en el “autogobierno”, lo que supone aceptar las reglas de juego marcadas desde Madrid. Unas reglas que hoy, con cargos políticos del Govern detenidos por la Guardia Civil, están más claras que nunca.

Cuando saltó la noticia de las detenciones en Barcelona, el lehendakari –que a esa hora se encontraba inaugurando una empresa en San Sebastián- habló de “más gasolina al fuego” y de “punto de no retorno”. Criticaba así al gobierno de Rajoy, el mismo gobierno que unos días antes había aplaudido unas declaraciones suyas sobre las “faltas de garantías” del referéndum. Paradójicamente, aquellas palabras chocaban con lo manifestado por varios altos cargos del PNV –encabezados por su presidente, Andoni Ortuzar- que sí ven con buenos ojos la celebración de la consulta catalana, incluso en las circunstancias actuales.

Este jueves, Urkullu tendrá ocasión de volver a referirse al fuego, la gasolina y el punto de no retorno. Ocurrirá en el Parlamento autonómico, donde se celebrará el debate de política general. Según avanzó la Dirección de Comunicación del Gobierno Vasco, su intervención estará marcada por reiteradas alusiones al “trabajo en común”. “El proyecto para la nueva Euskadi autogobernada, solidaria, cohesionada y económicamente desarrollada solo se puede materializar desde parámetros de colaboración y complementariedad”, puede leerse en el documento sobre las “líneas generales” de su discurso.

En ese sentido, Urkullu reivindicará “los acuerdos alcanzados con el Gobierno Español”, ya que a su criterio “consolidan la singularidad del Autogobierno y suponen la ratificación de la bilateralidad”. “La vía de relación bilateral representa la clave de bóveda del Autogobierno vasco”, subrayará el lehendakari.

Transferencias pendientes

Del mismo modo, el jefe de Ajuria Enea dará detalles sobre las transferencias aún pendientes, lo que será apoyado con un informe elaborado por el Ejecutivo vasco que será entregado a la Ponencia de Autogobierno del Parlamento de Vitoria. También será enviado al gobierno del PP, con el objetivo de recordarle que el Estatuto aún sigue sin cumplirse en su totalidad. “Se trata de alumbrar una posición favorecedora de cada uno de los traspasos que deberán ser negociados y acordados en el seno de la Comisión Mixta de Transferencias”.

El discurso del lehendakari no sólo será seguido por los parlamentarios vascos, sino que también tendrá oyentes en La Moncloa. Actualmente, el gobierno de Rajoy mantiene al PNV como un aliado firme para negociar los presupuestos de 2018. Del mismo modo, los nacionalistas no descartan volver a apoyarse en los nueve parlamentarios conservadores para volver a sacar adelante sus cuentas en el Parlamento Vasco. De hecho, aún está pendiente una reunión entre la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, y el portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, aunque todo indica que ese encuentro se producirá después del 1 de octubre.

En cualquier caso, tanto en La Moncloa como en la calle Génova creen que la buena sintonía con el PNV se mantendrá tanto antes como después del día del referéndum (o del no referéndum) catalán. Si bien algunos portavoces nacionalistas advirtieron que la actuación del Ejecutivo central en Catalunya podía generar “problemas” –su portavoz en el Congreso, Aitor Esteban, subrayó este miércoles que las detenciones realizadas por la Guardia Civil “no son el mejor camino para arreglar las cosas”-, los populares siguen convencidos de que Urkullu no se parece en nada a Puigdemont. Ni se parece, ni se parecerá.

Loading...