Inicio Actualidad Usher protagonizó un espectáculo cargado de luz y de coreografías imposibles en...

Usher protagonizó un espectáculo cargado de luz y de coreografías imposibles en la Super Bowl

Usher fue el encargado de animar el descanso de la Super Bowl 2024 con una actuación dedicada a su madre y marcada por las luces y unas coreografías imposibles. El cantante estadounidense era el elegido para protagonizar uno de los espectáculos más valorados del mundo, puesto que actuaba en el descanso del encuentro en el que los Kansas City Chiefs y los San Francisco 49ers se disputaban el título de la NFL. El listón estaba alto, tras el show estelar de Rihanna el pasado año, pero Usher estuvo a la altura y no defraudó.

Con el segundo cuarto del encuentro terminado, las miradas en el Allegiant Stadium de Las Vegas se dirigían hacia el cantante. Los Chiefs y los 49ers venían de cuajar una primera mitad protagonizada por las defensas, sobre todo por parte de los californianos, que dejaron a cero a sus rivales. Durante el tiempo de descanso, Usher sería el encargado de calentar al público, antes de encarar el tramo final del encuentro, con un miniconcierto de poco más de 10 minutos.

Como siempre, el espectáculo estuvo totalmente medido. No era la primera vez que el artista aparecía en el show del mediotiempo en la Super Bowl, puesto que en 2011 fue uno de los invitados por parte de los Black Eyes Peas, que fueron los encargados de protagonizar el espectáculo del descanso. Entonces, apareció para interpretar con Will.i.am la canción OMG.

En esta ocasión, el gran protagonista era él. Los focos, puestos durante la Super Bowl en Patrick Mahomes y Brock Purdy, pasaron durante el descanso a la figura de un Usher que sorprendió con un espectáculo en el que primaron las luces y la coreografía. Junto al artista, aparecieron varios invitados como Alicia Keys, Ludacris, Lil Jon o Will.i.am.

Usher encendió la Super Bowl con su show

Lejos de ofrecer un espectáculo similar al que dio el pasado año Rihanna o a los que se ha vivido en los últimos años con otras grandes estrellas mundiales como Lady Gaga, Katy Perry o Shakira y Jennifer López, el show de Usher no fue tan a lo grande. Se centró en una presentación en la que cantó varios de sus éxitos más conocidos y en los que el baile fue lo que primó.

El show comenzó sobre el césped, con un toque cabaretero, antes de lanzar un mensaje a su madre, saludándola desde el que probablemente sea el mejor escenario posible para un artista, puesto que la Super Bowl es el evento más visto del año. Después subió a un escenario colocado en el centro del campo sobre el que había un piano y a él se encontraba Alicia Keys.

Tras ello, comenzó un espectáculo de luces y los temas que comenzó a cantar empezaron a animar la fiesta, introduciendo un cambio de estilismo y de calzado, puesto que apareció con unos patines sobre el escenario. Con ellos, le imprimía aún más dificultad si cabe a sus coreografías. Para terminar, aparecieron Ludacris y Lil Jon, con los que cantó el famoso tema Yeah!.