Inicio Actualidad Valverde: “No vamos a hacer experimentos”

Valverde: “No vamos a hacer experimentos”

Padece el Barça en la presente temporada un llamativo trastorno de doble personalidad. El equipo ciclotímico, poco fiable y lleno de dudas de la Liga, tan capaz de pintarle una manita al Madrid como de perder los puntos y los papeles ante el Leganés o el Betis, se transforma cuando suena el himno de la Champions en un conjunto sólido y reconocible que sabe a qué juega y que ha resuelto los cuatro partidos diputados hasta la fecha con tres convincentes victorias y un empate injusto que, por dominio y ocasiones, pudo incluso ser una goleada.

Tras el extraño duelo del sábado en el Wanda Metropolitano (el encuentro con menos tiros a puerta de los 130 que se han jugado en lo que va de temporada liguera), se reencuentran ahora los azulgranas con la competición continental. Pero la transformación, esta vez, no será fácil; a un Barça ya clasificado para octavos y diezmado por las bajas le aguardan una noche fría (y muy probablemente lluviosa) en Eindhoven y un rival, el PSV, con bastante más empaque de lo que sus resultados en Europa pueden dar a entender (en la Eredivisie lleva 13 victorias en 13 jornadas).

Ernesto Valverde sabe bien lo peligroso que resulta pensar que hay partidos menos trascendentes que otros. En especial en la Champions. Así que, lejos de escudarse en las bajas o en posibles combinaciones de resultados (un empate en Eindhoven y otro en el Tottenham-Inter garantizaría el primer puesto del grupo a los azulgranas), el técnico ha fijado con claridad el objetivo para el choque del Philips Stadion (miércoles; 21,00 horas): hay que ganar y volver a Barcelona con la primera plaza en el bolsillo. “Esto es la Champions y ya sabemos la diferencia que hay entre ser primeros o segundos en la fase de grupos. Nosotros no podemos estar especulando a ver qué ocurre en el otro partido. Si ganamos somos primeros, y eso es lo que vamos a intentar”.

El precio de las selecciones

Que nadie espere, pues, que Valverde, en ausencia de algunos jugadores importantes como Luis Suárez, Arthur y Sergi Roberto, se plantee el partido ante el PSV como un banco de pruebas tácticas o como una oportunidad para dar minutos de calidad a jugadores del filial. “No vamos a hacer experimentos”, sentenció el ‘Txingurri’ en el encuentro con la prensa previo al encuentro. “Los análisis de fuera me parecen muy bien, pero yo voy a poner el equipo que creo que tiene más posibilidades de ganar”.

El técnico azulgrana no tuvo dudas a la hora de atribuir la acumulación de lesiones en las últimas semanas a los compromisos internacionales de los futbolistas -“no es que no queramos que los jugadores vayan con sus selecciones, pero es un precio que hay que pagar”- y reconoció que la baja de larga duración de Rafinha (el día 4 será operado de la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda) ha sido “una sorpresa” que tal vez obligue al club a moverse para fichar un recambio. “El mercado invernal está cerca y ahora tenemos que analizar todas las circunstancias y tomar una decisión”.

Cuando parecía que, por una vez, Valverde iba a poder completar una rueda de prensa sin tener que hablar de Ousmane Dembélé, en el penúltimo turno de preguntas apareció el nombre del delantero francés. Y tras señalar que esperaba que el gol ante el Atlético de Madrid ayudara al jugador a ganar confianza, el entrenador dejó una reflexión tan interesante como abierta a la interpretación maliciosa. “Dembélé nos aporta mucho tanto cuando juega de inicio como cuando sale del banquillo. Es un buen revulsivo porque es capaz de revolucionar el partido. En el mundo del fútbol, esa cualidad de cambiar la dinámica de un encuentro está a veces poco valorada, pero yo la valoro mucho”.