Inicio Actualidad Valverde: “Ya estamos en la cuenta atrás”

Valverde: “Ya estamos en la cuenta atrás”

Va sobre ruedas el Barcelona, vencedor en la eliminatoria europea ante el Chelsea y con la Roma en cuartos de final a la vuelta de la esquina, también líder destacado en la Liga y ya en la final de Copa. Pero toca de nuevo la competición doméstica y Ernesto Valverde no quiere traspié alguno frente al Athletic, equipo que defendió como jugador y técnico, que llega en un mal momento tras quedar apeado en la Liga Europa. “Es un partido especial para mí”, se arrancó el entrenador azulgrana; “pero es peligroso porque siempre tienen un gran espíritu y siempre se crecen en la dificultad, ahora que les han eliminado de la Liga Europa”. Y agregó: “Nosotros pensamos que el Atlético, que está a ocho puntos nuestros, puede ganar la Liga. Pues es la misma distancia que tiene el Athletic para los puestos europeos”. Se refiere ya Valverde a los laureles, a las notas a fin de curso porque falta poco. “Nos jugamos en tres frentes la temporada”, expuso; “así que ya es la cuenta atrás de los 10 partidos y para nosotros empezar con una victoria es importante”.

Para el duelo, el técnico no podrá contar con Busquets ni con Luis Suárez, dos piedras capitales en el equipo porque uno confecciona el fútbol en la sala de máquinas y el otro pone el remate puntual a cada balón que merodea por el área. “Sustituir a Sergio es complicado porque siempre lo hace bien, pero no es la primera vez y cuando Rakitic ha jugado ahí lo ha hecho muy bien”, resolvió Ernesto; “y Luis… Sabíamos que en algún partido lo perderíamos desde que tenía las cuatro tarjetas amarillas. Ha tocado este. Pues bueno. Es una pena porque tenerle incordiando siempre es bueno y más ante rivales agresivos y fuertes como los del Athletic”. Su puesto en la punta de lanza parece destinado para Alcácer –“lo veo bien, ayudando y animado, aunque sabe que hay competencia, que las circunstancias son las que son y que un entrenador debe elegir”, reflexionó el mister- y junto a él entraron en la convocatoria los 17 jugadores disponibles además de Aleñà, un recurso habitual por más que apenas dispute minutos. “Iniesta es único e incomparable, pero no me cabe ninguna duda de que Aleñà tiene un gran futuro en este club”, argumentó Valverde al tiempo que recordó la grave pérdida que sería que se marchara Iniesta el año que viene a China, tal y como ha sugerido el futbolista. “No me hago una idea de lo que puede suceder, pero se nos haría raro ver al Barça sin Andrés”, expuso.

No hace malabares de futuro ni de presente Valverde, que tampoco se fía del Cuento de la Lechera. “Claro que hubiésemos firmado con sangre estar así a estas alturas de la temporada”, dijo; “pero… ¿Triplete? Hace unas semanas me decían que llevábamos tres empates en cinco partidos… Esto son bandazos. Y no nos lo podemos plantear eso cuando no hemos ganado ni tenemos nada”. Por eso tiene claro su objetivo inmediato: “Un entrenador trata de mantener un rumbo en el fútbol, donde todo da bandazos porque la estabilidad no vende. Y, desde luego, intento disfrutar de los jugadores que tengo”. Queda por ver si lo consigue ante el Athletic para empezar con buen pie la cuenta atrás.

No se fía de la Roma

Aunque no se abrieron botellas de cava, en el vestuario azulgrana gustó el sorteo de la Champions porque entendían que era el rival menos fuerte de los posibles candidatos. Valverde, sin embargo, tiró al traste el optimismo. “Es un equipo que le venció 0-3 en Stamford Bridge y a nosotros nos costó mucho el empate. También quedaron por delante del Chelsea y del Atlético en la fase de grupos, lo que da una idea de sus credenciales”, convino el técnico; “así que es un rival difícil por su equipo, por sus jugadores, por un entrenador al que conozco del año pasado porque estaba en el Sassuolo, por Monchi [director deportivo], que nos conoce bien…”. Y remató: “Eso de que es el mejor rival, no me lo creo yo ni nadie. Es complicadísimo y no tengo ninguna duda”.