Inicio Actualidad Varapalo de Holanda a Sánchez: «Encuentre una solución en España»

Varapalo de Holanda a Sánchez: «Encuentre una solución en España»

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno español, junto a su homólogo holandés, Mark Rutte

La semana ha empezado ya torcida para Pedro Sánchez en el primer encuentro de su minigira europea para abordar la aprobación del fondo de recuperación de la UE. La primera parada ha sido Países Bajos, donde su primer ministro, Mark Rutte, ha dejado clara su oposición al proyecto comunitario que espera España.

Antes del almuerzo entre ambos dirigentes, el holandés ha puesto su postura sobre la mesa al instar al jefe del Ejecutivo de nuestro país a «buscar una solución» a nivel nacional para la crisis del Covid, según recoge Efe. Un jarro de agua fría para las intenciones del Gobierno, al que le urge más que a otros territorios la aprobación temprana de este fondo de 750.000 millones (500.000 millones en transferencias directas y 250.000 millones en préstamos). La condicionalidad de las ayudas y la capacidad de veto de cualquier país en el Consejo Europeo son los caballos de batalla en la negociación. Un punto, este último, que nuestro país no estaría dispuesto a aceptar. Sí en el supuesto de las condiciones de acceso, pero en ningún caso como ocurrió en la anterior crisis con los rescates a países como Grecia con la consiguiente intervención de otra «troika».

Acto seguido, Rutte se ha referido a la posibilidad de alcanzar un acuerdo respecto al plan europeo. Se ha limitado a señalar que «esto es política, nunca es fácil», lo que evidencia que en el Consejo Europeo de finales de semana las posturas entre el norte y el sur volverán a chocar. Holanda, así, forma parte del grupo de países «frugales» (Holanda, Suecia, Dinamarca y Austria) que se muestran más reacios al apoyo financiero sin condiciones. Sus reclamaciones pasan por un proyecto de recuperación europeo no tanto de transferencias a fondo pérdido sino de préstamos a devolver y con la necesidad de exigir reformas a nivel nacional. Y siempre con un control férreo desde las instancias comunitarias, es decir, que los Estados miembros tengan capacidad de intervención en las ayudas a cada país.

En la jornada de mañana, Sánchez se verá las caras con Angela Merkel -sabedor de su influencia sobre los países del norte- y el miércoles hará lo propio con Stefan Löfven, primer ministro de Suecia, para continuar su pequeña gira comunitaria en busca de más apoyos y para relajar las tensiones de las exigencias de los países «frugales».