Viaje al centro del Sistema Solar: la misión de la NASA para “tocar el Sol”

4

La humanidad está un paso más cerca de “tocar el Sol”. Este sábado 11 de agosto la agencia espacial estadounidense lanza su misión ‘Parker Solar Probe’, una sonda de aproximadamente el tamaño de un coche pequeño que viajará hasta el centro del Sistema Solar para desentrañar los misterios de nuestra estrella. Se calcula que la nave alcanzará el astro alrededor del día 5 de noviembre de este mismo año, fecha indicada como su primera gran aproximación al Sol. De ahí en adelante, la sonda solar  ‘Parker’ orbitará alrededor de este unas 24 veces recogiendo gran cantidad de datos sobre el astro. Una tarea que, según apuntan las previsiones, finalizará sobre el año 2025.

Según los expertos, el despegue de mañana supondrá un antes y un después para la historia de la exploración espacial. Un punto de inflexión en el tipo de misiones que se han realizado hasta el momento. “Se trata de un evento histórico, un hito tecnológico, un proyecto que nos ayudará a resolver preguntas que llevan muchas décadas en el aire”, explica C. Alex Young, investigador del Goddard Space Flight Center a través de una retransmisión en directo de NASA TV. Según apuntan los responsables del proyecto, el éxito de esta misión supondrá superar una barrera científica y tecnológica.

“El proyecto lleva en el aire desde aproximadamente el 1985. Desde entonces han habido muchos intentos de plantear la misión, pero por aquel entonces no disponíamos de la tecnología necesaria para conseguirlo”, explica Nicola Fox, científica del ‘Parker Solar Probe Project’. “Ahora que disponemos de lo necesario para alcanzar el astro, nuestra misión plantea llegar a la corona solar: el punto más cercano al Sol al que jamás hemos llegado”, añade la investigadora de la Johns Hopkins University.

El reto de alcanzar el sol

La mayoría de las misiones espaciales emprendidas por la humanidad se han dirigido hacia la exploración de otros planetas. A ser posible, cada vez más lejos de la Tierra. Con este nuevo viaje que se emprende hacia el Sol, la exploración espacial vuelve a cambiar de rumbo. Con esta nueva misión se alcanzará la corona solar, el lugar donde se producen los fenómenos del clima espacial que, en determinados momentos, pueden influir en la Tierra.

“El Sol es la estrella más importante del universo. En primer lugar, porque es nuestra estrella, gracias a la cual ha sido posible la vida. Por otro lado, también es importante porque lo que aprendemos de ella nos sirve para entender cualquier otra estrella del universo. Es por ello que hacemos muchos esfuerzos para estudiar a nuestro astro en detalle y desentrañar todos sus misterios”, explica Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la NASA para la dirección de misiones científicas.

Soportando el calor

Alcanzar el centro del Sistema Solar no será una tarea fácil. El Sol no tan solo es un lugar extremadamente caliente sino que además desprende grandes cantidades de radiación. Un reto científico-técnico que se ha estudiado durante décadas para asegurar el éxito de la misión. “La clave será mantener los instrumentos de la sonda a una temperatura óptima para que puedan ir recolectando datos sobre el Sol”, añade Yari Collado-Vega, experta en clima espacial del Goddard Space Flight Center de la NASA.

“Todos los sistemas que utilizaremos para esta misión han sido testados en el laboratorio. Hemos calentado, quemado, sacudido y rodeado de ruido los instrumentos para asegurarnos de que la sonda pueda sobrevivir tanto al despegue como a la misión”, añade Zurbuchen. Un trabajo que, según apuntan los expertos, garantiza que la nave pueda realizar su misión con éxito sin arder por el camino. En este sentido, el encargado de las misiones científicas de la NASA apunta: “Es más probable que la sonda acabe sin combustible que quemada. Si al final se acaba quemando pasará en centenares de años, cuando la misión haya finalizado con éxito“.

El viaje al sol, en directo

Si todo sigue según lo planeado, la misión despegará oficialmente el día 11 de agosto a las 3:33 a.m. ETD, el equivalente a las 9.33 hora peninsular española, desde la estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral en Florida (EEUU). Los equipos de la NASA prevén que a partir de ese momento se abra una ventana temporal de unos 65 minutos, en los cuales la misión por fin acabará levantando el vuelo. La sonda viajará a bordo de un cohete United Launch Alliance Delta IV, por lo que el día del lanzamiento todos los focos apuntarán al cohete y no a la sonda en sí.

El evento, como no podía ser de otra manera, será retransmitido en directo a través de todos los canales oficiales de la NASA. La cobertura prevista del lanzamiento contará con conferencias para calentar motores, una retransmisión en directo del despegue y unas sesiones posteriores a este para comentar el lanzamiento. Una programación en la que participarán tanto los investigadores del proyecto ‘Parker Solar Probe’ como otros expertos del sector.

Con todos los chequeos finalizados y las últimas revisiones favorables, todo apunta a que la sonda despegará dentro de los tiempos previstos. Los meteorólogos de las fueras espaciales aéreas americanas apuntan a que el día del lanzamiento podemos contar con un clima favorable al despegue. Un dato que, aún pendiente de confirmarse, será fundamental para el éxito de la misión.