Inicio Actualidad (Video) Se apunta una iglesia de Canarias como escenario de los hechos:...

(Video) Se apunta una iglesia de Canarias como escenario de los hechos: Un subsahariano agrede a un cura en plena misa

Sucesos como el que les mostramos hoy rebasan ya todas las líneas rojas. En el video compartido por Alvise Pérez se ve a un hombre de origen subsahariano acercarse a un altar y agredir a un cura mientras da una misa. Se apunta en el video que los hechos tuvieron lugar en una parroquia canaria. De un manotazo, el subsahariano le quita al cura la mascarilla y se apropia bruscamente de la Santa Biblia. El sacerdote no hizo ningún gesto defensivo.

A muchos les indignará el suceso. A nosotros nos indigna mucho más la cobardía de los católicos testigos de los hechos. Ni uno sólo tuvo el valor de encararse con el atacante y mucho menos de echarlo a patadas del recinto sagrado.

La Iglesia, entre tanto, nos impele a poner la otra mejilla . Y lo hace en nombre de Aquel que echó del templo a los mercaderes que profanaban la casa del Padre. Imagine que el pendenciero entrara en una mezquita, en mitad de la oración, con actitud profanadora. No sería nada difícil aventurar cuáles serían para él las consecuencias. No estaría de más que los católicos nos preguntáramos si el declive que sufre nuestra fe no tendrá que ver con la pérdida de la auténtica moral guerrera, heroica, noble y fiel del cristianismo y no la de ahora que es débil, amanerada, hipócrita y cobarde, a imagen y semejanza del pueblo español.

La clave no está en modernizar el cristianismo, sino todo lo contrario, en volver a buscar otra vez las raíces de lo que nos hizo grandes. En lo antiguo está lo genuino, lo puro. Actualmente la palabra modernidad está asociada a los degenerados; y la élite lo sabe. Por eso los católicos han sucumbido al pozo negro de mentiras, egoísmo, materialismo, falta de fe y aberraciones contra la naturaleza, que es lo más sabio y bello que hizo Dios en este mundo.

Imagine también el lector la cantidad de apóstrofes que habrían empleado los medios informativos en el hipotético caso de un católico tildado de supremacista que fuese pillado in fraganti pintando la fachada de una mezquita. Los medios han sido una pieza esencial en la creación de una sociedad acabada, histérica, irracional, hortera, inculta e intrascendente como la nuestra. Nos inundan de imágenes sobre los supuestos casos de islamofobia y en cambio tienen la desvergüenza de tratar con la mayor de las consideraciones a quien llevó a cabo un acto repulsivo en el interior de una basílica católica que, en el fondo, la mayoría de ellos comparte y apoya.

Lo que con todo resulta más inquietante es que este acto blasfemo acapare la indignación de muchos católicos y no por ejemplo la incomprensible ausencia de compromiso de los que lo permitieron. Es esta cobardía la que me aleja más cada día del rebaño católico lanar y del amilanamiento ante los lobos de la mayoría de los pastores.

Comparte este artículo

Publicidad