Inicio Actualidad Vox logra un asiento en la Mesa del Congreso gracias al PSOE...

Vox logra un asiento en la Mesa del Congreso gracias al PSOE tras fracasar el pacto a tres propuesto por el Partido Popular

LR.- Finalmente, Vox tendrá asiento en la Mesa del Congreso que presidirá Meritxell Batet y que controlará cómodamente la izquierda, después de que PSOE y Podemos se hayan hecho con seis de los nueve puestos. El diputado Ignacio Gil Lázaro, de la formación presidida por Santiago Abascal, será el vicepresidente cuarto de la Cámara Baja. Este hecho se ha concretado en la segunda ronda de votaciones para configurar la Mesa, precisamente en la que se eligen las cuatro vicepresidencias.

El diputado del PSOE Alfonso Rodríguez Gómez de Celis ha sido elegido vicepresidente primero. Además de Gil Lázaro y de Gómez de Celis, las otras dos vicepresidencias han sido para la popular Ana Pastor y para la diputada de Podemos Gloria Elizo. De esta forma, al menos en lo que concierne a la elección de los vicepresidentes, no ha habido cordón sanitario a Vox, lo que ha permitido que esta formación, de acuerdo a su peso en el Congreso y como tercera fuerza del 10-N, entre por primera vez en el órgano de dirección de la Cámara Baja. Vox ha conseguido finalmente esta vicepresidencia sin el apoyo del Partido Popular: Gil Lázaro consiguió 52 diputados, exactamente los que tiene Vox. Ana Pastor, sin embargo, sí logró sumar, además de los del PP, los votos de los 10 diputados de Ciudadanos y los dos de Navarra Suma.

En la tercera ronda, en la que se han elegido las cuatro secretarías, la izquierda se ha impuesto y ha logrado tres de los puestos: dos para Unidas Podemos y uno para el PSOE. Los cuatro diputados elegidos como secretarios han sido Adolfo Suárez Illana (PP), Gerardo Pisarello (UP), Sofía Hernanz (PSOE) y Javier Sánchez Serna (UP). Ni el candidato de Vox (José María Figaredo) ni el de Ciudadanos (José María Espejo) han conseguido finalmente alguna de las secretarías. En esta ronda, PSOE, Podemos y todas los grupos independentistas y minoritarios sí han aplicado el cordón sanitario sobre Vox. De esta forma, los grupos de la izquierda (PSOE y Podemos) logran seis de los nueve asientos de la Mesa, tres para los socialistas (incluida la Presidencia) y tres para Podemos. Los tres asientos restantes los han logrado PP (con una vicepresidencia y una secretaría) y Vox (la Vicepresidencia Cuarta).

Fracasó el pacto a tres propuesto por el PP

En los últimos días, el PP lanzó un oferta de acuerdo tanto a Vox como a Ciudadanos para que cada una de estas dos formaciones contara con un asiento en la Mesa. Un escenario que los de Abascal siempre han rechazado, recordando que en la legislatura pasada, cuando Vox tenía 24 diputados y Cs 57, ningún dirigente de la formación naranja planteó esta oferta de pacto a tres bandas. “Vox es la tercera fuerza con 52 escaños. De manera natural nos corresponden dos puestos en la mesa. Si el PP quiere que un partido con 10 escaños tenga un puesto en la mesa, que lo ceda, pero sin obligar a Vox a ceder uno de sus puestos para contentar a Cs, que es socio del PP, no de Vox”, aseguró Abascal a primera hora en su cuenta de Twitter.

De esta forma, con la entrada de Vox, se ha cumplido la tradición de que la tercera fuerza tenga representación en la Mesa del Congreso, un hecho que únicamente se incumplió en 1993, cuando Izquierda Unida, en el último mandato de Felipe González, no logró ninguna de las vicepresidencias ni de las secretarías.

Fuentes de Vox aseguraron que si el PP, en lugar de apoyar Cs, “que era un voto inútil», porque no iba a salir, hubiera a apoyado al candidato a la secretaría que presentaba Vox con 18 votos, “habría una secretaría del PP y otra de Vox”. Sin embargo los populares decidieron apoyar a los naranjas, restándole a Vox el puesto que le hubiera correspondido según reclamaban al tener 52 escaños. “Como ha decidido no apoyarnos, hay tres secretarías de la izquierda. El PP es absolutamente responsable de una situación muy irresposable”. Fuentes del partido que lidera Abascal destacan que los populares, conscientes de que no iba a salir la formación naranja prefirió seguir con su plan. Mientras, destaca Vox, sin necesidad de “alianza previa” apoyó la presidencia de Ana Pastor.

Publicidad

Mientras, los populares intentaban arrojar las culpas de lo ocurrido a Vox. Y el secretario general del PP, Teodoro García Egea tuiteaba que «gracias a Vox en la Mesa no estará José María Espejo (Cs) que luchó contra el golpe de Estado desde la Mesa del Parlament de Cataluña. “Gracias a Vox será sutituido por Pisarello aliado de Colau y los independentistas”.

También la portavoz de Cs en el Congreso, Inés Arrimadas criticó lo ocurrido en su Twitter: “El PSOE ha preferido que esté Vox en la Mesa del Congreso a Cs, y Vox ha preferido que esté Podemos a Cs. Esa es la realidad».