Inicio Actualidad Wall Street, ¡burbuja sinrazón!

Wall Street, ¡burbuja sinrazón!

“La historia no ha hecho misericordia con las consecuencias de períodos prolongados de bajas primas de riesgo”. Alan Greenspan

Hay un matiz verdaderamente diferencial entre aquello que pensamos y aquello que hacemos. Siendo muy franca, uno de los aspectos que más admiro de una persona es la capacidad existente entre discernir las palabras de los hechos, puesto que ser capaz de llevar a cabo aquello que pensamos no es fácil y claro, la cultura de la “charlatanería” es más cómoda, y no acarrea consecuencias fidedignas. Los hechos sí, y a mi me encantan.

En este especulativo mundo, la capacidad de actuar es claramente una gran virtud, por lo que en cierta manera estar siempre advertido de las circunstancias y saber qué hacer es cuanto menos un desafío. Son infinitas las ocasiones en las que un trader se queda atrapado sin llevar a cabo sus ideas. El dolor se encuentra en la mente siendo un arte muy sutil, y cuando se dispone a actuar, suele hacerlo de manera erráticamente impulsiva, tratando de corregir aquello que se pensó, pero no tuvimos coraje de hacer.

La capacidad de actuar es claramente una gran virtud, por lo que en cierta manera estar siempre advertido de las circunstancias y saber qué hacer es cuanto menos un desafío

Como líderes de Blackbird, nos tomamos muy en serio la Bolsa. Nos encanta tomar decisiones, y he de reconocer que una de las decisiones más atrevidas que estamos tomando actualmente es precisamente no hacer nada, estar tranquilos y dejar que las cosas sucedan.

La Bolsa, como la vida, acaba por poner todo en su lugar; sólo hay que tener paciencia para presenciarlo, puesto que las complicaciones técnicas que les he venido advirtiendo durante los últimos meses siguen vigentes y, por ahora, una de las mejores decisiones tomadas es la de permanecer inactivos y firmes sobre nuestra idea de tener al menos un 30% en liquidez sobre los perfiles operativos más agresivos. Nosotros hemos optado actualmente por tener en nuestras carteras y fondos gestionados un 50% en liquidez; ¡de ahí los hechos!

Pero, ¿qué pasa con el otro 50%? ¡Acción estratégica! Seguimos apreciando con mucho interés el castigo de excelentes compañías como la italiana Servizi, la portuguesa Mota-Engil o la alemana Covestro, las cuales han perdido más del 50% de su valor bursátil en los últimos meses demostrando claramente aquello previamente comentado; la liquidez y la paciencia también forman parte de nuestro buen trading.

Cada día que pasa mejoramos la expectativa de crear mucho valor sobre nuestras inversiones, pero no olviden que la audacia es aquello que nos mantiene vivos en el mercado, y tomar las decisiones correctas no es fácil, puesto que todos podemos ver que lo que estamos viviendo en Wall Street no es en absoluto normal, señores, pero saber anticiparnos a un posible colapso bursátil antes de que éste estalle es el reto actual más complicado de todos ¡y lo asumo férreamente!

Afortunadamente, Mr. Market siempre nos da duros ejemplos de lo que significa un mercado en su totalidad; un lugar en el que se comercia un activo, en función de la oferta y la demanda. Pero permítanme decirles que a veces olvidamos que la Bolsa per se es un mercado, y por lo tanto el factor determinante que empuja los precios es el dinero, y éste depende de la voluntad de los Bancos Centrales.

Ahora bien, como sabemos estas semanas el querido BITCOIN ha dado nuevamente un vuelco a su cotización, rompiendo el soporte marcado en los últimos meses en 6.000USD y dándose un nuevo revolcón bajista que ya lleva ¡nada menos! que la friolera de un -82% de caída desde sus máximos marcados en diciembre del pasado año.

La burbuja del BITCOIN, negada por sus adeptos como sucede en absolutamente todas las burbujas sin excepción, explica en parte lo que pienso que puede suceder en Wall Street. La negación de lo evidente en cuanto a las empresas tecnológicas se ha convertido para mí en una obviedad. Los argumentos que sostienen la burbuja del Nasdaq100 se aferran simplemente al mero hecho de que las cotizaciones han seguido ascendiendo en los últimos años. Sin embargo, durante estas semanas algo parece estar cambiando, puesto que, observo, son muchos los inversores que empiezan a divulgar que en el rebote técnico desharán sus posiciones USA.

Querer amarrar hasta el último centavo es un craso error

¿Les suena? A mi sí, una vez más; palabras… Querer amarrar hasta el último centavo es un craso error. Mi amado refranero bursátil nos enseña aquello de que “el último duro se lo lleve otro”, y precisamente eso es lo que pienso que deberíamos de aprender callando, pensando lo preciso y por supuesto ¡actuando!

Salgan de Wall Street en el momento que el dinero estúpido empiece a sentir miedo, porque entonces las Bolsas entrarán en pánico sin posible retorno, ¡no me cabe duda! La ingente cantidad de dinero que ha levantado las cotizaciones solamente entiende un lenguaje: el de la pobre codicia. Sí, esa misma que negó lo evidente en el BITCOIN y que ahora sufre las duras consecuencias, y es que el mundo, señores, ¡se está volviendo loco! Y, como nos deleitaba Greenspan “la historia no ha hecho misericordia con las consecuencias de períodos prolongados de bajas primas de riesgo” y ante ello me pregunto, ¿cuáles son las consecuencias que derivan del período más prolongado de bajas primas de riesgo de la historia de nuestras Bolsas?

No les hará falta adivinar que trataré de comprender la respuesta a esta compleja pregunta desde una cómoda posición de liquidez. Liquidez que, por supuesto, utilizaré para ponerme operativamente corta sin piedad en contra de esta burbuja sinrazón. Dicho esto, ¡les espero de mi lado!