Inicio Actualidad Zarzuela esquiva la polémica sobre la inviolabilidad del Rey

Zarzuela esquiva la polémica sobre la inviolabilidad del Rey

Parece que uno de los objetivos del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sea poner en un aprieto a la Casa del Rey, aunque luego vengan las rectificaciones. Primero fue que el jefe del Ejecutivo y su mujer, Begoña Gómez, se pusieran en la línea de saludo en la recepción del pasado 12 de octubre, ante lo que Zarzuela tuvo que salir a aclarar la situación y dar la cara por Sánchez, y ayer el tema fue la inviolabilidad del Rey.

Después de que se manifestase en una entrevista no sólo a favor de modificar la fórmula jurídica que afecta al Monarca sino también respecto a las opiniones de Don Felipe, mostrándose «convencido» de que él también estaría de acuerdo, Zarzuela ha optado, como es habitual en la Institución, no entrar a valorar las declaraciones del presidente. Estas apreciaciones, además, tienen lugar en mitad de la semana en la que la Casa del Rey se encuentra inmersa en los preparativos por los actos conmemorativos del 40 aniversario de la Constitución.

Una semana clave para la Corona, ya que ha puesto toda la carne sobre el asador para relacionar la Monarquía con nuestro modelo constitucional: la Corona reivindica el legado del Rey Juan Carlos durante el periodo de la Transición a través de actos presididos junto a la Reina Sofía a lo largo de la semana, al igual que Don Felipe, pero concretamente el próximo día 6, como adelantó este periódico, los Reyes presidirán los actos conmemorativos que se celebrarán en el Congreso, en los que también se contará con la presencia de los Reyes Eméritos y, aunque no estaba previsto, también de la Princesa Leonor y la Infanta Sofía.

En definitiva, se trata de una semana decisiva para la Corona que el presidente del Gobierno no ha tenido reparo en intentar ensombrecer con su último recordatorio respecto a la situación jurídica del Monarca.

Como cabía esperar, las declaraciones del líder del Ejecutivo no han caído en saco roto y desde formaciones republicanas como Podemos han aceptado el órdago: «Más hechos y menos palabras», dijo ayer Ione Belarra.

Pero la formación morada no es la única que busca atentar contra la cúspide de la pirámide de nuestro sistema democrático, la Jefatura del Estado. La Generalitat, en boca del presidente, Quim Torra, ha buscado en diversas ocasiones provocar al Rey, llegándole a llamar incluso «hooligan con corona» en vísperas de los premios Princesa de Asturias para provocarle y merecer una mención en su discurso. Pero la Corona tampoco entró.

Solamente en momentos en los que se cuestiona que la Institución se haya saltado la ley, como cuando la Generalitat acusó a los Reyes de hacerse fotos sin consentimiento con los niños víctimas del atentado terrorista en Barcelona y Cambrils.