Inicio Actualidad Zelenski visita en Mikolaiv a las familias y los soldados: «No pararemos...

Zelenski visita en Mikolaiv a las familias y los soldados: «No pararemos hasta lograr la victoria»

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, visitó este sábado la región de Mikoláiv, en el frente de guerra con el Ejército ruso en el sur del país, en su segunda salida a la capital desde el inicio de la guerra el pasado 24 de febrero. Zelenski trató con las autoridades locales los problemas para la reparación de infraestructuras dañadas por el conflicto, como la red de suministro de agua, según un comunicado de la presidencia ucraniana.

En este mismo comunicado el presidente ucraniano ha recalcado que «no pararán hasta lograr la victoria». También discutió otras cuestiones logísticas, como las dificultades con la cosecha de este año, la disponibilidad de centros de almacenamiento de cereal, la creación de nuevas rutas de transporte y el suministro de maquinaria y combustible a los agricultores.

Por otro lado, las autoridades militares de la región le informaron sobre las amenazas por vía terrestre, en particular la que procede de la próxima región separatista moldava de Transnistria, y marítima en el mar Negro. «Se prestó especial atención a las amenazas de tierra y mar», añadía el comunicado.

[Zelenski visita a las tropas en Lugansk y Donetsk y a los refugiados de Mariúpol: «Siento orgullo»]

Así, el presidente, en esta reunión con funcionarios regionales, incluido el jefe de la administración de Mykolaiv, Vitaliy Kim, aprovechó para entregarles premios estatales a algunos de ellos. inspeccionó además el edifico de la administración regional de Mikoláiv, golpeado el pasado 29 de marzo por un misil ruso que dejó 37 civiles como víctimas mortales, según las autoridades locales.

«Es importante decidir ahora cómo ayudar a los miembros de estas familias, no debemos olvidarles,» declaró Zelenski en relación a los allegados de los muertos en el ataque. Concretamente, su visita se produce un día después de que un ataque ruso matara a dos personas e hiriera a otras 20 en la ciudad.

Y es que, según las autoridades, la ciudad es blanco regular de ataques de artillería y misiles rusos. Hace dos semanas, el presidente ucraniano abandonó por primera vez Kiev desde el inicio de la guerra para un viaje a Járkov, en el noreste del país, y desde entonces ha acudido también a la región de Zaporiyia, en el frente sur.

Mikoláiv, a escasos 100 kilómetros de la ocupada Jersón y en la ruta hacia la estratégica ciudad portuaria de Odesa, ha sido blanco de ataques rusos desde el inicio de la invasión, el último de los cuales dejó dos muertos y una veintena de heridos este viernes, como ya se ha mencionado anteriormente.

[Borrell alerta de una «calamidad alimentaria global» si no se aumenta «la presión sobre Rusia»]

Hay que destacar que mientras las batallas más feroces en Ucrania siguen centrándose en el Donbás, cerca de la ocupada ciudad de Jersón, en el sur, las tropas ucranianas han logrado crear una línea de contraataque de hasta 80 kilómetros. Y todo esto mientras esperan el armamento pesado prometido por Occidente.

«Nuestras tropas ya han creado en la región de Jersón una cabeza de playa estable en la ribera izquierda del río Inhulets. Esta cabeza de playa tiene una longitud de entre 50 y 80 kilómetros», declaró el asesor presidencial ucraniano, Oleksiy Arestóvych.

Si Jersón es liberada, pondría a Ucrania a tipo de la entrada hacia la península de Crimea para tratar de cortar ese corredor terrestre que tanto le ha costado conquistar a Moscú.

Ucrania reclama más armamento

Por otra parte, está claro que la concesión del estatus de candidato a ingresar en la Unión Europea (UE) sería un importante espaldarazo diplomático, pero Ucrania no se conforma y reclama nuevas partidas de armamento europeo para resistir la ofensiva rusa en el Donbás y retomar el control del sur del país.

«Hemos perdido en torno al 50%» de los equipos militares, explicó el general Volodímir Karpenko, encargado de suministro del Ejército de Tierra de Ucrania.

Así, Kiev insiste en que si los países occidentales no envían pronto nuevos suministros de armamento, estarían condenando a Ucrania a una derrota segura en el este y sur del país, pérdidas territoriales que debilitarían su posición en caso de una reanudación de las negociaciones con el Kremlin.

Guerra Rusia -Ucrania

Publicidad