Zoido regresa a Cataluña para arengar a los policías desplazados

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, regresó ayer por sorpresa a Cataluña para insuflar ánimos a los más de 6.000 agentes allí desplazados con motivo del desafío independentista y el referéndum ilegal del 1 de octubre. Con el próximo martes en el horizonte, cuando el presidente de la Generalitat ha convocado el pleno del Parlament, Zoido se distanció de las disculpas del Delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, y defendió sin fisuras la actuación de los policías el 1-O. “No sabemos qué pasará el martes, tenemos que esperar”.

Segunda visita a Cataluña en cuatro días. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, se ha propuesto disipar las dudas acerca del respaldo del Gobierno a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado desplazados en Cataluña y que han sufrido situaciones de acoso y hostigamiento por parte de colectivos y poblaciones independentistas.

Se aproxima una nueva fecha crítica. El martes es el día establecido por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, para celebrar el pleno en el que se sospecha que podría declarar la independencia unilateral de “la república catalana”. Este acto estaba previsto para el lunes, pero el Tribunal Constitucional suspendió la convocatoria prevista y la cambiaron para el martes.

El equipo de coordinación de la seguridad del Ministerio del Interior encabezado por el coronel Diego Pérez de los Cobos se enfrenta a un nuevo desafío para garantizar la seguridad. Las críticas, internas y externas, a la actuación policial el día de la consulta ilegal pusieron de relieve la dificultad de mantener el orden público, con “unos Mossos d’Esquadra poniéndose de perfil” y una sociedad civil “milimétricamente organizada”, según reconocen los mandos policiales implicados.

“No sabemos si el martes habrá lo que se anunció para el lunes, y el Ministerio del Interior lo único que tiene que hacer es esperar si va a haber reunión del Parlamento catalán y que decisión van a tomar”, dijo Zoido. Es la misma actitud que, junto al exceso de confianza de que los mossos iban a actuar el 1 de octubre, obligó a policías y guardias civiles a intervenir colegios ya repletos de gente y con las urnas dentro. “Se mantendrán los dispositivos que los mandos de Policía y Guardia Civil crean oportunos para garantizar los derechos y libertades y para la protección de infraestructuras críticas”, zanjó.

El ministro aprovechó el viaje para distanciarse de las declaraciones realizadas el pasado viernes por el delegado del Gobierno en Cataluña, Eric Millo, que pidió disculpas públicamente por las cargas de las policías estatales durante la jornada del referéndum ilegal. “No hay nadie en el Gobierno que no respalde las actuaciones policiales”, sentenció Zoido.

Ante los inciertos días que se avecinan, el ministro arengó a los policías del hotel Nacional, próximo a la frontera de La Jonquera (Girona) y en el que se hospedan 110 policías nacionales de unidades de Intervención y de Prevención y Reacción provenientes de Elche, Alicante, Madrid, Valladolid y Asturias.

“Orgullosos del trabajo”

“Estamos orgullosos de vosotros, estáis haciendo un trabajo importantísimo, imprescindible, sólo lo podéis hacer vosotros”, dijo. “Me gustaría poder decir que todo está previsto para que se haga de una manera u otra, pero las decisiones las irán acordando vuestros mandos en función de la situación”, añadió.

“Habéis venido aquí porque erais conscientes del deber que teníais que cumplir, porque estáis preparados para ellos y sabéis usar siempre la proporcionalidad, habéis venido a proteger a todos los catalanes piensen como piensen, a garantizar la libertad y los derechos y, sin duda alguna, para que la ley también se cumpla en Cataluña”, añadió Zoido.

Loading...