Inicio Argentina Alimentos, recalentados: preocupación por los precios

Alimentos, recalentados: preocupación por los precios

“Día a día”. Ni meses ni semanas. La expresión en la puerta de uno de los mercados del centro de la Ciudad puede graficar las variaciones de precios y el ánimo entre las góndolas o ante los mostradores a la hora de llenar la bolsa para comer en casa. En días de tensiones entre el gobierno y empresarios del sector de la alimentación, cuando se conocen datos de inflación y un relevamiento de una entidad de consumidores que habla de más aumentos en lo que va de octubre, consumidores y comerciantes de la Región coinciden en un diagnóstico de precios “calientes”.

“La lista de lácteos y golosinas vino con aumento. Te das cuenta mirando un poco en la estantería”, le dijo a este diario el empleado de un kiosco-almacén del centro. La novedad se produjo la semana pasada y los números, si bien imprecisos, están por encima del relevamiento que dio a conocer el titular de la Asociación Consumidores Libres, Héctor Polino.

Según informó el dirigente, el relevamiento efectuado por la entidad en supermercados y negocios barriales de la ciudad de Buenos Aires, indicó que el precio de los 21 productos de la llamada “canasta básica de alimentos” tuvo un aumento del 1.66 por ciento durante la primera quincena de este mes. A la vez, detalló que en los diez meses de 2021 va un acumulado del 43.05 %.

Ayer, se conocieron también números oficiales del Indec para todo el país, que están por debajo del relevamiento regional difundido por Polino. El valor de la Canasta Básica Alimentaria se incrementó 32,3%, mientras que el costo de la Canasta Básica Total avanzó 30,1%, según el organismo -ver página 8-.

“Los sueldos están por debajo de la canasta. Hay que recorrer media ciudad buscando ofertas, pero se pierde en lo que gastás en un remís”, resumió el cuadro Estela, una vecina que hacía compras en un súper de una cadena internacional, en la zona de la Estación de Trenes.

En la misma área, la dueña de una verdulería avisó que el cuadro pintado por el relevamiento de la entidad de consumidores es aplicable en La Plata: “este mes vinieron con aumentos la acelga, la lechuga y el tomate, por ejemplo”, indicó. Luego, aclaró que no se trata de subas estacionales. Eso es, de productos cuya producción cae normalmente por cuestiones de clima.

relevamiento

Los aumentos también aparecen en un relevamiento realizado en el Centro de Almaceneros de Berisso sobre listas de sus proveedores: leche y lácteos de una primera marca, un 4 %; fiambres, un 5 %; galletitas, entre 6 y 7 %; azúcar común de primera marca, un 5 %; el aceite de girasol, un 2 %; endulzantes, un 10 %; una fábrica que produce desde golosinas hasta enlatados, subió 3 %; otra que produce condimentos y café, un 3 %; el arroz, aumentó un 5 %. “La yerba subió en general. Algunos productos, como la cerveza, no subieron pero se retiraron bonificaciones que incidían en el precio”, agregó al listado Ricardo Cuevas, presidente del Centro de Almaceneros de Berisso.

El dirigente contó que en un contexto de subas generalizadas “el pequeño y mediano comercio habilitado está haciendo milagros. Vamos a comprar a nuestros mayoristas y venimos al barrio a competir entre nosotros”, indicó.

incertidumbre

Estela, lamentó la incertidumbre y pidió respuestas: “Es imposible seguir sosteniendo esta situación. No sé qué va a pasar, qué es lo que tienen los gobernantes para los ciudadanos”, dijo.

En la puerta de un mercado platense, Soemia señaló que “todos los días hay aumento” y como estrategia para hacer rendir su jubilación trata de aprovechar las promociones y además, camina: “Por acá no compro en la verdulería, por ejemplo, busco otra”, apuntó.

Rodolfo salía con algunos artículos de limpieza. “Encontré los precios como siempre: un poquito caro. Aumentan todas las semanas. Nada baja. Con los sueldos, nada que ver, siguen congelados”, lamentó el vecino.

Por estos días, en los almacenes y mercados también se busca sacarle el jugo a los descuentos que ofrecen los bancos y aplicaciones. “Los precios están bastante elevados y a veces los descuentos son engañosos en los carteles que ponen. Cuesta llegar a fin de mes, tenés que hacer las cuentas en el día a día y mirar muchos precios. Eso se complica porque a veces no tenés tiempo. Debería haber algún control de precios”, pidió Karina.

Publicidad