Inicio Argentina Argentina goleó a Uruguay con una exhibición de fútbol

Argentina goleó a Uruguay con una exhibición de fútbol

No pudo haber sido más auspicioso el regreso del seleccionado de Argentina al estadio Monumental, porque en el marco de una actuación convincente, de lo mejor en largo tiempo, goleó 3-0 a Uruguay, con lo cual dio un paso grande en dirección al Mundial de Qatar 2022, porque si bien acortó la distancia que lo separa de Brasil en la clasificación de las Eliminatorias, ya que el puntero no pasó del empate en Colombia, amplió la diferencia sobre quienes están por debajo: Ecuador, que perdió en Venezuela, y precisamente Uruguay.

El partido de anoche, que había quedado pendiente de la quinta, fecha hizo delirar al público en la cancha de River, porque fue testigo de una verdadera exhibición del equipo nacional que alargó a 24 la serie de presentaciones sin derrotas. Los goles: Lionel Messi, Rodrigo De Paul y Lautaro Martínez.

Tres cambios terminó presentando el conjunto argentino con respecto a la presentación anterior: el empate con Paraguay. Reapareció Lautaro Martínez, recuperado, en lugar de Joaquín Correa; Tagliafico se hizo cargo del costado izquierdo de la defensa, por el lesionado Marcos Acuña; y Nicolás González por Ángel Di María, la variante más sorpresiva, por cuestiones tácticas pues Lionel Scaloni respondió con esta movida a lo dispuesto por Oscar Tabárez.

¿Cómo se presentó Uruguay? Apareció confirmado Luis Suárez en la delantera, mientras Edinson Cavani quedó relegado al banco de los suplentes, pero lo más importante: el Maestro planteó un cambio de esquema, con línea de tres en el fondo. Buena parte de esto por la necesidad de reemplazar al suspendido Rodrigo Bentacur y a los lesionados José María Giménez y Giorgian De Arrascaeta.

Las referidas precauciones no evitaron que el partido, ni bien la pelota comenzó a rodar, fuera intenso y entretenido. Argentina se hizo cargo, con Lionel Messi como encargado de la conducción, tratando de abrir a la defensa que esperaba y tras la primera aparición del “10”, con la pelota atacada a su pie izquierdo, los visitantes mostraron los dientes con una jugada por derecha que dejó a Suárez en un mano a mano con Emiliano Martínez, que ganó el arquero.

Messi fue la figura de la Selección, pero también Dibu Martínez, clave en el comienzo

No desesperó el representativo albiceleste, una virtud que ha ganado con el tiempo, y luego de varias amarguras. Por eso, cada salida fue lenta, de una punta a la otra, aunque le costó encontrar espacios en los últimos metros de la cancha, porque la visita se apretó, en particular para no otorgar facilidades por el medio. Un pelotazo de Lo Celso, que salió cerca, significó otra chance, pero… Otra réplica de Uruguay hizo entrar en ación a Suárez, quien permitió certificar que “Dibu” representa una garantía.

El transcurrir de los minutos dejó en claro, cada vez con mayor elocuencia, los planes de cada uno de los equipos, y Argentina, a pesar de los riesgos a los que se expuso, trató de desbordar a la estructura defensiva que esperaba. Así, se repitieron jugadas por derecha, con Nahuel Molina, e izquierda, a cargo de Nico González, que se desarrollaron a partir de centros al área llenos de peligro.

Una tercera aparición de Suárez, que en esta oportunidad hizo explotar la pelota en un palo, y la respuesta, que no se hizo esperar, con un pase cruzado para el pique de Lo Celso, cuyo zurdazo finalizó con la pelota golpeando en el travesaño y picando sobre la línea de sentencia, definitivamente le dio pasó a un gran partido, de lo mejor tratándose del clásico rioplatense caracterizado a lo largo de la historia más por la fuerza que por el juego vistoso.

Más que intenso, el último cuarto pasó a ser electrizante, y mientras estaban decididos, ambos, a cambiar golpe por golpe, Messi apareció recostado sobre la derecha buscando a Nico González, que entraba por el medio, pero este no pudo conectar, la pelota pasó de largo y como la atención de Fernando Muslera se quedó con el atacante, el balón continuó su trayectoria e ingresó mansamente junto a la base del segundo palo.

El 1-0 a los 38 minutos terminó de encender al equipo argentino, que aprovechando el shock sufrido por el rival, lo presionó bien alto y una recuperación temprana dejó a Lo Celso con todo a favor, entrando por el medio, para sellar un 2-0 a los 44, que pudo ampliarse porque el tramo final mostró a Uruguay al borde de la goleada, sufriendo ataques de alto riesgo, uno tras otro.

Tabárez dispuso los ingresos de Darwin Núñez y Edinson Cavani para reforzar el ataque uruguayo en la etapa complementaria e ir por el descuento, pero lejos estuvo Argentina de resignar su protagonismo, al punto que el dominio ejercido a través del control del campo y de la pelota fue mayor.

El 3-0 de Lautaro Martínez fue una consecuencia lógica y llegó a los 17 minutos, al cabo de una maniobra que dejó ver a Messi juntando marcacores en la puerta del área. Ese gol fue la frutilla del postre. Pudieron ser cuatro, cinco y hasta seis. No quiso el destino ni Muslera. Argentina se floreó como hacía mucho tiempo.

Publicidad