Inicio Argentina Ataque a Cristina: imputaron a Sabag Montiel y a su novia

Ataque a Cristina: imputaron a Sabag Montiel y a su novia

La jueza María Eugenia Capuchetti imputó formalmente ayer Fernando Sabag Montiel y su novia Brenda Uliarte por “haber intentado dar muerte” a Cristina Kirchner, y por haber actuado “con planificación y acuerdo previo“, aprovechándose del “estado de indefensión” de la Vicepresidenta.

En el marco de las declaraciones indagatorias, el agresor se negó a declarar, pero dejó una llamativa frase: “Brenda no tuvo nada que ver… y yo tampoco”.

La indagatoria de Uliarte se concretó el martes, mientras que a Sabag Montiel la jueza María Eugenia Capuchetti y el fiscal Carlos Rívolo le tomaron una ampliación en la que otra vez se negó a declarar, pero dejó la mencionada frase con la que buscó desvincular a su novia del hecho y luego a sí mismo, a pesar de que distintas imágenes lo muestran empuñando el arma que apuntó a la cabeza de la expresidenta, el pasado jueves 1º de septiembre.

ALLANAMIENTOS

El detalle de las indagatorias trascendió anoche de fuentes judiciales, que hicieron saber los avances de la causa y destacaron que se están realizando nuevas medidas de investigación. Entre ellas se dispuso que se allanara nuevamente el monoambiente de Sabag Montiel, en la calle Uriburu al 700, de Villa Zagala, en el partido bonaerense de San Martín. El lugar, según constataron los investigadores, estaba repleto de basura.

La medida fue ordenada por la jueza Capuchetti tras un pedido formulado por el fiscal Rívolo para saber si en ese lugar pueden quedar elementos que sean útiles para la investigación y que hubieran sido pasados por alto en el primer allanamiento. De hecho, el fiscal Rívolo fue a mirar personalmente el inmueble de Sabag Montiel para hacerse una idea del lugar y de las condiciones de vida del imputado.

El procedimiento estuvo motivado además en las imágenes del teléfono de Sabag Montiel, donde se lo ve en fotos posando con su arma y se ven imágenes de su novia con la pistola en la cintura y las balas.

En el primer allanamiento realizado en la vivienda del atacante se encontraron las 100 balas distribuidas en dos cajas y una computadora laptop, entre otras cosas de utilidad para la investigación.

El operativo fue realizado por la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), fuerza a la que, según confirmaron fuentes de la investigación, la jueza le asignó una batería de medidas de prueba.

INDAGATORIAS

Sabag Montiel y Urliarte, en tanto, permanecen detenidos luego de haber cumplido con el acto de las indagatorias el martes, cuando se se los acusó por el intento de asesinado de la vicepresidenta.

Respecto de las indagatorias, Uliarte había dicho que no tuvo nada que ver con el intento de homicidio ni con su planificación, que solo fue hasta la casa de la Vicepresidenta a acompañar a su novio y que lo que él hizo le pareció aberrante: no quiso responder preguntas ni del tribunal ni de la fiscalía, y solo le contestó a su defensor oficial, Gustavo Kollman.

Fuentes judiciales abundaron que los dos se les imputó, textualmente, “haber intentado dar muerte a Cristina Elisabet Fernández de Kirchner, contando para ello con la planificación y acuerdo previo entre ambos”.

La imputación agrega que “dicha conducta tuvo lugar el 01/09/22 siendo aproximadamente las 21.00 horas en la intersección de las calles Juncal y Uruguay de la ciudad Autónoma de Buenos Aires, cuando la Vicepresidenta se encontraba saludando a las personas que estaban en el lugar”.

La jueza les achacó haber actuado “aprovechando el estado de indefensión” de la expresidenta “generado por la multitud”.

Concretamente, a Sabag Montiel se lo acusa de haberle apuntado a la expresidenta “hacia su rostro con una pistola semiautomática de acción simple, calibre 32, marca Bersa, modelo Lusber 84 con la numeración ´25037´ en el lateral izquierdo del cañón accionando la cola del disparador en al menos una ocasión sin que se produzca el disparo pese a encontrarse la misma cargada con cinco cartuchos de bala del mismo calibre y resultar aptas para sus fines específicos”.

Y se insiste en que “el referido suceso tuvo planificación y acuerdo previo. Brenda Uliarte estaba presente en las inmediaciones del lugar al cual arribaron conjuntamente, habiéndose determinado que detentaban el arma de fuego secuestrada con sus municiones desde fecha anterior al hecho, cuanto menos desde el 5 de agosto de 2021”, según surge de la imputación que les leyeron a ambos.

Además se les achacó haber llevado consigo y/o tenido el arma de fuego “sin contar con la debida autorización legal, la cual receptaron previamente con la numeración parcialmente suprimida en la base de su empuñadura y a sabiendas de ello”.

También se los acusó por haber acopiado dos cajas de municiones, de cincuenta cartuchos calibre .32 cada una, con denominación MAGTECH conteniendo, que fueron secuestradas el 2 de septiembre, en uno de los allanamientos realizados.

Además se les imputó haber falsificado y/o haber participado en la falsificación de los certificados de discapacidad emitidos a su nombre por el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires, mediante el aporte de sus datos filiatorios.

Por otro lado, la jueza ordenó la búsqueda de tres vehículos de Sabag Montiel, que fueron hallados, inspeccionados y secuestrados. También se hizo lo propio con la documentación de los vehículos y el DNI de Sabag Montiel.

Además, el juzgado informó que se encuentra peritando el teléfono de Brenda Uliarte y otros seis aparatos de sus amigos con los que vendían copos de azúcar de algodón y con los que dio una entrevista en televisión.

A través del análisis de distintas las cámaras de seguridad, la Justicia ordenó a su vez la reconstrucción de todo lo que hicieron ambos imputados el día del hecho, y también en días anteriores.

Esas imágenes son las que, por caso, permitieron ubicarlos en la zona el día del atentado contra la Vicepresidenta, como así también en jornadas anteriores en las que se los ve junto al carrito de venta de copos de azúcar en las inmediaciones del departamento de Cristina Kirchner.

Publicidad