Inicio Argentina Boca finalista gracias al Código Penal

Boca finalista gracias al Código Penal

Boca se convirtió en el primer finalista de la Copa de la Liga Profesional al vencer a Racing por 6 a 5 en definición con tiros desde el punto del penal luego de empatar 0 a 0 en los 90 minutos en la cancha de Lanús.El próximo adversario del equipo de la Ribera, en la final del torneo, surgirá del en cuentro a cargo de Argentinos y Tigre, quienes se cruzarán hoy en el estadio de Huracán.

Racing fue muy superior a Boca y tuvo varias oportunidades que sus jugadores no pudieron transformar en gol y en la definición por penales, para el conjunto Xeneize convirtieron Marcos Rojo, Carlos Izquierdoz, Guillermo (“Pol”) Fernández, Darío Benedetto, Sebastián Villa y Alan Varela; mientras que el arquero Gastón (“Chila”) Gómez atajó el remate ejecutado por Eduardo Salvio.

Para la Academia, en tanto, marcaron Gonzalo Piovi, Edwin Cardona, Tomás Chancalay, Carlos Alcaraz y Joaquín Correa; Agustín Rossi detuvo el remate de Enzo Copetti y Emiliano Insúa ejecutó desviado.

El cruce, considerado una final adelantada, considerando las sorpresivas eliminaciones de River y Estudiantes, también candidatos al título, en cuartos de final, no alcanzó el relieve imaginado de antemano por los antecedentes inmediatos de Boca y Racing, aunque el elenco de Avellaneda, a pesar de haber dominado la mayor parte del tiempo y disponer de chances, no estuvo fino en la definición y terminó resignando su esperanza de ser campeón frente a un Boca que no encontró la forma de patear con posibilidades ciertas al arco, pero que en los penales volvió a mostrarse muy sólido.

En la primera parte, el conjunto de Avellaneda salió a jugar con todas las luces encendidas y encontró a un riv al “adormecido”. La presión fue alta, al punto tal que en los primeros minutos Copetti protagonizó “unos pasos de comedia” con Rossi, encimándolo cada vez que el arquero quería salir con un saque largo, para que debiera permanecer dentro del área.

La Academia mostró su gran momento y los de Sebastián Battaglia volvieron a encarnar a ese equipo insulso y sin ideas por el cual el técnico era cuestionado y observado por los dirigentes hasta un par de semanas atrás.

Tras convertir, Villa le hizo un gesto a la gente de Racing y Cardona le pidió perdón a la de Boca

Los primeros 45 minutos fueron todos de Racing, con un Matías Rojas que se paraba cómodo detrás de Guillermo (“Pol”) Fernández y Varela. Hasta que salió por un golpe e ingresó Correa. El volante paraguayo junto con Alcaraz fueron los conductores de una “orquesta” que sólo desafinaba a la hora de definir en los metros finales del terreno de juego.

Chancalay tuvo tres veces el gol: en una ocasión solo ante Rossi pateó desviado, otra con un remate que pegó en el palo derecho del arquero y otra que rozó la red. También lo tuvo dos veces Alcaraz sin marcas ante al arquero boquense.

Su adversario no conseguía hacer pie atrás, en defensa, no tenía presencia en el medio y arriba Benedetto estaba perdido y Villa desentonado y apagado.

Por momentos el partido se volvió friccionado y peleado, con mucha “actuación” de los futbolistas, y el primer tiempo concluyó con cinco amonestados.

En el segundo tiempo Correa se ubicó bien en la posición de centrodelantero y Copetti fue sobre la lateral defendido por Fabra, mientras que en Boca “Pol” Fernández bajó unos metros para que su equipo tuviera un buen arranque en el dominio de la pelota.

Luego de un inicio con mayor compromiso de Boca, el equipo de Fernando Gago fue encausando el partido y eso se pudo ver a los 18 minutos, cuando Piovi metió un centro notable hasta el borde del área chica y Alcaraz cabeceó muy mal, perdiéndose el primero.

Leonel (“Lolo”) Miranda se encargó de cumplir el rol de organizador de los movimientos de Racing ante la salida de Rojas. Y así el segundo tiempo repitió el libreto del primero, con un elenco albiceleste que fue un claro dominador y que generó las mejores ocasiones.

Boca, aunque recuperó cierto ánimo, continuó siendo inferior y se fue enamorando de la posibilidad de llegar a los penales a través del empate sin anotaciones.

Los ataques a cargo de la formación dispuesta por Fernando Gago tuvieron cada vez menos profundidad y como las respuestas de la formación de Sebastián Battaglia siguió sin encontrar el camino imaginado en la previa, la “final anticipada” terminó sin goles y con el marco de un estadio colmado por fanáticos de ambos clubes se llegó al desempate con envíos desde el punto del penal.

En esa instancia nuevamente Rossi fue figura al atajarle el penal a Copetti, uno de los mejores jugadores de Racing, quien eligió el palo de la mano izquierda del arquero, y más tarde Insúa completó la desgracia académica. Varela no falló y Boca celebró el paso a una nueva final en el fútbol argentino.

Todos los abrazos son para agustín rossi, otra vez determinante en la definición por penales / Fotobaires

Publicidad