Inicio Argentina Boca, gracias a los pibes...

Boca, gracias a los pibes...

Un triunfo ante la Universidad de Chile, por 3-2, elaborado a partir de las buenas actuaciones de sus juveniles, le permitió a Boca adjudicarse anoche el Grupo A del Torneo de Verano que se está desarrollando en el estadio UNO, de Estudiantes, y el martes disputará la final frente al ganador del Grupo B, que hoy completarán San Lorenzo-Talleres.

Antes de comenzar el encuentro se exhibió un video con imágenes en homenaje a Eduardo (“Bocha”) Flores, cuya muerte se lamentó el jueves.

Cristian Medina, de cabeza, Exequiel Zeballos, entrando por la izquierda, y Luis Vázquez, apareciendo por derecha, le aseguraron al elenco Xeneize una victoria complicada, que encontró después de estar dos veces abajo en el marcador y cuando su rival quedó con un jugador menos.

Zeballos y Aaron Molinas fueron, lejos, los jugadores más valiosos de Boca, en el que también se lució Agustín Sández, y Hernán Galíndez, el arquero, el mejor de la “U”, porque evitó que la distancia en el marcador fuera superior.

El conjunto azul y oro, que en su debut venció 2-0 a Colo Colo, también de Chile, con anotación de Diego González y Zeballos, en esta oportunidad presentó una serie de variantes pues la idea de Sebastián Battaglia, su entrenador, es asegurarle minutos a la mayoría.

Entre los ausentes se destacó Carlos Izquierdoz, quien no viajó con la delegación, y por la noche se confirmó que el capitán fue aislado por ser positivo de Covid-19.

Un susto en defensa, para el arco defendido esta vez por Javier García, resultó la primera emoción de la noche: no se mostraron atentos los marcadores y le quedó todo a favor de Cristian Palacios, quien no definió de la mejor forma.

Boca recostó su juego sobre el carril izquierdo, por donde se escalonaron Sández, Molinas y Zeballos, aunque también mostró adelantado a Luis Advíncula por la derecha y activos Agustín Almendra y Sebastián Villa, aunque en el caso del colombiano sin el protagonismo acostumbrado.

Molinas fue el primero en llegar con posibilidades, cuando el juego estaba equilibrado, y poco después, ya con Boca a cargo de la situación, y plantado en ataque, Zeballos fue quien exigió a Hernán Galíndez, el ex arquero de Rosario Central.

De todos modos, a los 33 minutos, otro descuido, esta vez en la ejecución de un tiro libre frontal, le permitió a la “U” sacar ventaja a través de Palacios al conectar una asistencia de Aránguiz, en principio fácil de resolver.

A esta altura del partido ya no estaba en cancha Almendra, retirado en camilla por una lesión en el tobillo derecho, en principio un esguince, y justamente quien ingresó en su lugar, Medina, empató al conectar en el primer palo, de cabeza, un tiro de esquina servido desde la izquierda, a los 39 minutos.

Boca trató de aprovechar el momento y fue por más, aunque la defensa volvió a dormirse en una jugada de pelota parada y en el primer minuto de descuento, Roni Fernández fusiló al arquero encontrando la pelota levantada desde la derecha por Palacios.

Santiago Escobar, el técnico del equipo trasandino trató de asegurar la ventaja con el ingreso de Franco Lobos, pero enseguida, a los 3 minutos, su equipo se quedó con uno menos por la expulsión de Moya, por doble amarilla.

A continuación salió mal desde el fondo la Universidad, lo cual desembocó en la pérdida de la pelota, que fue puesta en profundidad para la corrida de Zeballos, quien definió cruzando un zurdazo bajo desde la izquierda: 2-2 a los 5 minutos.

La precisión de Molinas en la franja central fue el punto de partida para el crecimiento boquense, que en la aceleración del “Changuito” encontró el modo de desestabilizar, por izquierda, a una defensa que empezó a sufrir a todo lo ancho, porque en un momento, cuando los marcadores se volcaron sobre el lateral derecho, Advíncula llegó libre en una corrida que desaprovechó.

El dominio Xeneize se hizo sostenido, apretando el juego contra el arco de Galíndez, el arquero cuyas respuestas terminaron siendo el principal escollo para que llegara el tercer gol del equipo de Battaglia, que el martes que viene, en la final, podría disponer de Darío Benedetto, el goleador repatriado que ayer fue presentado en conferencia de prensa y quiere jugar lo antes posible.

Luis Vázquez, el “9” del equipo en la etapa de Battaglia, fue justamente quien selló el 3-2 cuando cerca de la media hora recibió en profundidad de Molinas, y perfilado para su pierna derecha cruzó un remate bajo que definitivamente calmó los ánimos al asegurarle a Boca la punta y el pasaje a la final.

Izquierdoz no viajó por ser positivo de Covid; Almendra dejó la cancha por una lesión de tobillo

Publicidad