Inicio Argentina Camino a la ruptura: más señales desde el kirchnerismo

Camino a la ruptura: más señales desde el kirchnerismo

Camino a la ruptura: más señales desde el kirchnerismo

Cristina y Alberto, ya más de dos meses sin hablarse/archivo

La vicepresidenta Cristina Kirchner parece dispuesta a romper más que a diferenciarse en el gobierno. La ruptura llega hasta el punto que en Chaco, donde hoy dará una conferencia, la convocatoria se hace a través de Unidad Ciudadana, el nombre con el que se bautizó a uno de los dos bloques en que dividió al justicialismo en el Senado y con el que se presentó a las elecciones legislativas del año 2017.

Al mismo tiempo, el Kirchnerismo parece lanzado a una campaña electoral promoviendo el aumento del salario mínimo y una reforma previsional sin consultar sobre las posibilidades de pago que tiene el gobierno nacional. Es que para todo lo no previsto, la administración del presidente Alberto Fernández debería emitir dinero incentivando la inflación. Oponerse a esas propuestas puede tener un costo político más para el oficialismo y laureles para esta nueva oposición.

Aprovechando la oportunidad que ofrece el acto académico en la Universidad Nacional del Chaco, donde se le entregará un doctorado honoris causa, Cristina disertará -con mucha atención desde la Casa Rosada- sobre el sugestivo tema de “Estado, Poder y Sociedad: la insatisfacción democrática”.

Aunque ayer por la mañana en Casa Rosada se ilusionaban con que paulatinamente se fuera distendiendo la interna oficial, por la tarde recrudeció la embestida del kirchnerismo desde el Congreso. El diputado Máximo Kirchner presentó un proyecto, como ya se dijo, para adelantar a agosto el aumento del salario mínimo pautado para todo 2022, en un claro desafío al ministro Claudio Moroni (Trabajo) -uno de los apuntados- que tiene bajo su órbita la convocatoria de esta paritaria.

Mientras, el interbloque del Senado del Frente de Todos anunció que hoy presentará un proyecto de ley “sobre temas previsionales”. Está claro que ambas iniciativas podrían afectar las pautas del plan estabilizador del ministro Guzmán, tan objetado por el kirchnerismo.El pasado lunes la ex mandataria había enviado un elíptico mensaje al Presidente al considerar que la “legitimidad” del cargo no sólo la dan los votos sino la buena gestión.

En la primera fila, se descuenta, la escuchará Jorge Capitanich, uno de los gobernadores que espera la bendición de la Vice para anotarse en la carrera rumbo a las presidenciales de 2023.

El encuentro tendrá lugar en el Centro de Convenciones Gala de la casa de altos estudios, que decidió condecorar a la exmandataria “a partir de su trascendente aporte a la consolidación del sistema democrático argentino durante su mandato”.

Una vez que haya recibido los símbolos de su distinción, la estola, la medalla y el título académico, llegará el momento más esperado y el que seguramente alterará los ánimos en el primer piso de la Casa Rosada: la ponencia sobre la “insatisfacción democrática”.

En su entorno no quisieron adelantar nada: sólo que hablará sobre las deudas que el Estado argentino ha tenido y tiene con su ciudadanía y los desafíos para poder otorgar más derechos en el futuro.

Si se referirá a la situación actual, como reconocen en la presidencia del Senado. Probablemente haga foco en la regresiva distribución del ingreso que registra el país, acentuada por un proceso de alta inflación. En las últimas semanas ha sido uno de los principales cuestionamientos que el cristinismo le ha asestado al gobierno.

En el entorno del Presidente, en tanto, enfatizaron que si llegaran a arreciar nuevas críticas de la Vicepresidenta, no cambiarán el “eje” de gestión del Ejecutivo. Esto es, desestiman un cambio de rumbo económico y modificaciones en el gabinete. Lo avisó ayer Guzmán.

Durante la víspera Alberto Fernández encabezó un acto en La Matanza en el que anunció un registro de empresas recuperadas y validó a las cooperativas que forman parte de la denominada economía popular. “Apostamos a que se construya una unidad de abajo para arriba. Y le apuntamos a nuestro electorado sobre todo y a los (votantes) indecisos también”, describió una calificada fuente gubernamental consultada.

El lunes próximo el jefe de Estado iniciará una breve gira europea que, prevé escalas por España y Alemania. O sea que se mostrará gestionando para el país, alejado del internismo. Difícilmente, la comitiva oficial pueda regresar el jueves próximo cuando se den a conocer los números de la inflación de abril que, en Economía, aún reconocen serán “altos” (las consultoras privadas los estiman en torno al 6 por ciento).

Como Cristina quedará a cargo de la Presidencia, es probable que el próximo 12 de mayo sea la máxima autoridad del país cuando el Indec informe una nueva suba del costo de vida. Esta vez no tendrá nada para festejar.

Publicidad