Inicio Argentina Corte: pedido empresarial sobre los nuevos jueces y asoma una mujer

Corte: pedido empresarial sobre los nuevos jueces y asoma una mujer

Corte: pedido empresarial sobre los nuevos jueces y asoma una mujer

La jueza Susana Medina en un encuentro con Francisco /Twitter

El inicio del proceso de designación de dos nuevos jueces de la Corte Suprema Justicia, cargos clave para los que el Gobierno postuló al juez federal Ariel Lijo y al catedrático Manuel García Mansilla, generó alerta en varios ámbitos. Uno de ellos es el mundo empresarial, desde donde salieron a advertir sobre la necesidad de garantizar la idoneidad, integridad y honestidad de quienes sean promovidos para ocupar esos puestos.

Ayer se conocieron dos comunicados. Uno de IDEA (Instituto para el Desarrollo Empresarial de Argentina) y otro de Amcham, la cámara de empresas norteamericanas en Argentina. Ambas hablaron de requisitos y condiciones centrales a tener en cuenta antes de definir a los nuevos magistrados.

Desde IDEA, por caso, sostuvieron lo siguiente:

-”La Corte Suprema, en tanto cabeza del Poder Judicial e intérprete último de nuestra Constitución Nacional, reviste un rol esencial en el fortalecimiento de la calidad institucional de nuestro país”. Y agregaron que esa “es condición necesaria e indispensable para generar la confianza que posibilite atraer inversiones para el crecimiento y la consecuente generación de más puestos de trabajo”.

-”Para el fiel cumplimiento de tan importantísima función, consideramos que el Supremo Tribunal debe estar integrado por personas de incuestionable honestidad, idoneidad, trayectoria, imparcialidad y, asimismo, que gocen de un amplio e indiscutido reconocimiento y valoración ante la opinión pública”.

-En un párrafo clave del texto, consideran que deberían ser mujeres quienes “tengan prioridad para ocupar la vacante generada por el retiro de la Dra. Elena Highton de Nolasco”. Está claro que fue una respuesta directa a las postulaciones que hizo la administración de Javier Milei de dos hombres, una para cubrir la vacante de Highton (la de Lijo) y otra para la de Juan Carlos Maqueda (la de García-Mansilla), próximo a jubilarse.

-”Invitamos al Poder Ejecutivo y a los miembros del Congreso de la Nación a apuntalar la confianza en el Poder Judicial, a través de la incorporación de miembros que revistan las características mencionadas, como requisito indispensable para el pleno desarrollo de la República Argentina”.

“Justicia y transparencia”

Desde Amcham, en tanto, se pidió “una Corte con funcionarios comprometidos con la Justicia y la equidad”. Y agrega el comunicado: “En un contexto donde la justicia y la transparencia son fundamentales para el bienestar de una Nación, expresamos nuestra preocupación y expectativas con respecto al nombramiento de los nuevos integrantes” del Tribunal.

También hablan de que los nuevos integrantes sean “funcionarios íntegros y honestos, comprometidos con el cumplimiento imparcial de la ley y la defensa de los derechos fundamentales de todos los ciudadanos” y, en línea con IDEA, resaltan la necesidad de incorporar mujeres. Se recuerda: con la salida de Highton, la Corte Suprema actual tiene sólo cuatro miembros varones.

“Es esencial que se promueva la representación equitativa de hombres y mujeres en la Corte Suprema. La diversidad de género no solo enriquece el debate judicial, sino que también refleja la pluralidad de la sociedad y promueve la igualdad de oportunidades en todos los ámbitos del Poder Judicial”, apuntó Amcham.

Surge una candidata

El tema del género se convirtió en un problema para Milei. Ayer trascendió que habría una negociación en marcha para que la vacante que dejó Highton de Nolasco sea cubierta por una magistrada en funciones. Estarían en eso Karina Milei, la secretaria general de la Presidencia, y el juez de la Corte Ricardo Lorenzetti, al parecer el interlocutor elegido por el gobierno para trabajar el tema y al que se le atribuye un lazo fuerte con el juez Lijo.

El nombre de la candidata sugerida sería el de Susana Medina, una jueza entrerriana de extensa trayectoria y buen vínculo con Karina Milei, que además fue presidenta de la Asociación Internacional de Mujeres juezas, siendo votada por 5.200 magistradas de todo el mundo. El dato fue revelado por Clarín. Medina se fotografió hace poco meses, a propósito de un evento, con la hermana presidencial y el titular de la Cámara de Diputados, Martín Menem.

La posibilidad de Medina toma fuerza luego de que internamente Lorenzetti hiciera un planteo respecto a los próximos nombramientos y porque la cuestión de género ya fue subrayada por varias senadoras nacionales como un déficit de la decisión presidencial.

Los pliegos, se recuerda, deben contar con la aprobación del Senado, donde hay 33 mujeres en un cuerpo de 72. Así, cobra fuerza la tesis en ese ámbito, de que las dos bancas a cubrir, siguiendo la lógica de género, deberían corresponder a mujeres. Lo que debilita el casting elegido por Milei.

El planteo de Lorenzetti tendría apoyo en diferentes sectores de la Justicia por una cuestión de institucionalidad. Es que el artículo 3°‹ del decreto 222/2003 establece que, a la hora de pensar en jueces del máximo Tribunal, el Poder Ejecutivo debe tener en cuenta que “la inclusión de nuevos miembros permita reflejar las diversidades de género”. Por eso, la designación de una mujer como mínimo para el cargo de jueza suprema asoma prácticamente una obligación.

Hace unos días en Entre Ríos, la propia jueza Medina -que supo estar en un simposio sobre la Justicia que impulsó el papa Francisco, negó que le hubieran ofrecido el cargo.

Pero cuando el río suena…