Inicio Argentina Crisis anunciada y sin solución: la falta de gasoil disparó piquetes

Crisis anunciada y sin solución: la falta de gasoil disparó piquetes

Crisis anunciada y sin solución: la falta de gasoil disparó piquetes

Ayer fue un caos la autopista La Plata-Buenos Aires/ Télam

La llegada del invierno finalmente confirmó el máximo temor de dirigentes opositores e industriales respecto a la situación energética: la agudización de una crisis que había tenido al aumento de costos devenido de la invasión rusa en Ucrania como principal alerta. Es que la escasez de gasoil, que ayer gatilló la catarata de protestas de transportistas -que ganó temprano visibilidad nacional con el bloqueo de la autopista La Plata-Buenos Aires en horario pico- se debe a la falta de previsiones oficiales para garantizar un mayor abastecimiento en los surtidores pero también al uso que se le da a ese combustible para alimentar centrales eléctricas ante el faltante y el precio récord de otro insumo fundamental para la producción, el gas. “Aquí no hay solución de corto plazo y el gobierno elige a la industria -o en este caso a la logística de esta actividad como son los camiones- para que sufran el impacto en lugar de los consumidores”, enfatizó una fuente oficial consultada. Por ahora, no afecta al transporte público.

La falta de gasoil en el país se traduce en desabastecimiento, ventas por cupos y precios especulativos

Ante la falta de respuestas del Ejecutivo -la autorización a una mayor importación del fluido aún no se constata en el mercado-, los propietarios de camiones decidieron tomar el toro por las astas y llevar adelante durante la víspera piquetes en distintas rutas y autopistas. A media mañana, la promesa oficial de establecer una mesa de diálogo relajó las protestas. Pero por la tarde los transportistas finalmente no concurrieron a la reunión convocada en el ministerio de Transporte de la Nación y, de esta manera, el conflicto continúa.

“Vamos a seguirr con las asambleas y las medidas. No fuimos al ministerio porque en lugar de recibirnos el ministro (Alexis) Guerrera y el secretario de Energía (Darío Martínez), nos pusieron a un segunda línea como (Juan Manuel) Escudero. Hace tiempo veníamos advirtiendo de esta situación y siguen dilatando una solución”, advirtió a este diario Santiago Carlucci, presidente de Transportistas Unidos de Argentina.

En la cartera nacional, en tanto, culparon a los representantes del transporte de carga por la suspensión del encuentro ya que, según explicaron, éstos “no se pusieron de acuerdo entre ellos en quienes iban a asistir” a la mesa de diálogo.

Lo cierto es que la falta de gasoil en el país se traduce en desabastecimiento, ventas por cupos y precios especulativos -Carlucci dijo que en Corrientes llegaron a cobrar $320 el litro, el doble del valor de mercado-, lo que a la postre terminó desatando el conflicto. Los representantes del autotransporte de carga advierten que el fenómeno puede provocar problemas en la cadena logística con el consecuente retraso en la llegada de mercadería a los centros de distribución de alimentos, por caso.

INDIFERENCIA DE CAMIONEROS

Mientras, el gremio de Camioneros de los Moyano se mantiene indiferente frente a la crisis pero no así la combativa seccional de Santa Fe, a cargo del disidente Sergio Aladio, que amenaza con sumarse a las protestas callejeras.

Los transportistas acusan a los funcionarios de Energía de haber reaccionado “tarde” y no haber previsto que con la llegada de junio iba a agudizarse el faltante de combustible habida cuenta de los mayores requerimientos de las industrias y del campo, en este caso, para levantar la cosecha.

Para algunos especialistas en el sector, el problema se agrava porque el fluido es utilizado por centrales productoras de energía eléctrica que ante la escasez gas -se contrataron menos barcos de GNL por el aumento exponencial en el precio a consecuencia de la guerra en el este europeo-, utilizan gasoil o fuel oil como fuentes de alimentación alternativas. Ayer el Indec informó los resultados de la balanza comercial de mayo que arrojó una suba exponencial en el costo de las importaciones de energía en relación al mismo mes de 2021. “Hay que rezar para que no sea un invierno demasiado crudo porque, de ser así, el principal problema lo tendríamos con el gas”, indicó, a su turno, una fuente del sector energético consultada.

Hace 15 días el jefe de gabinete, Juan Manzur, había anunciado un aumento en la importación de gasoil y la ampliación del corte de biodiesel como forma de minimizar la escasez en los surtidores.

Pero las medidas, de momento, no han aportado soluciones. Es en este marco, que los piquetes de camiones en distintas rutas del país podrían replicarse en lo que resta de la semana.

Publicidad