Inicio Argentina Declaración y ¿estrategia?: Thomsen rompió en llanto, habló ante el tribunal y...

Declaración y ¿estrategia?: Thomsen rompió en llanto, habló ante el tribunal y pidió disculpas

Declaración y ¿estrategia?: Thomsen rompió en llanto, habló ante el tribunal y pidió disculpas

Graciela Sosa, la mamá de Fernando, se retiró del recinto antes de que thomsen tome la palabra / télam

Luego de casi tres años, el principal acusado en el crimen de Fernando Báez Sosa, rompió el silencio y generó gran impacto en el juicio que tiene a un país en vilo. En la decimoprimera audiencia, Máximo Thomsen quebró el llamado “pacto de silencio” entre los acusados y pidió declarar. “Quiero pedir disculpas”, dijo. Fue minutos después de que prestara testimonio su madre Rosalía Zárate, ante el tribunal.

El implicado buscó relativizar la teoría de la emboscada: afirmó que fue una pelea, que ocurrió “en un abrir y cerrar de ojos” e incluso sostuvo que no se peleó dentro del boliche Le Brique. ¿Estrategia de defensa?. Buscaría instalar la teoría de que los acusados no atacaron, sino que respondieron a un ataque; de esta manera, intentae que el caso se discuta como un homicidio en riña, que tiene una pena menor.

Thomsen, entre lágrimas, afirmó que él “jamás” tuvo “intenciones de matar a alguien” y que reaccionó “tirando patadas” ante una “piña en el rostro”, al tiempo que reconoció como propia la zapatilla con sangre de la víctima y que dejó su impronta en el rostro del joven asesinado.

“Quiero pedir disculpas principalmente porque jamás, jamás en la vida se me hubiese ocurrido tener intenciones de matar a alguien. Yo jamás en la vida tuve esa intención y quiero pedir disculpas”, sostuvo al declarar por casi una hora ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Dolores, a cargo del debate.

Lo que sucedió en el boliche

Durante su exposición, Thomsen relató la madrugada del 18 de enero de 2020 desde la previa que hicieron con sus amigos, hasta que fueron al boliche: “Seguíamos tomando y como a las tres y media, cuatro decidimos ir para poder entrar al boliche para no perdernos al artista”.

“Yo fui el primero que entré y fuimos directo la barra a canjear la consumisión. Había mucha gente. Había tanto movimiento que se volaba el vaso. Nunca saqué el celular”, continuó en su versión de los hechos.

Y agregó: “Me acuerdo que en una ocasión yo digo ‘por favor basta de empujar’ y siento que alguien me responde ‘estamos todo en la misma’. Cuando termino de decir eso, me empuja alguien, me doy vuelta y era un amigo, que tenía un chichón”.

En tonces Thomsen contó que en ese momento lo sacaron del boliche.

Al salir del boliche, Thomsen agregó: “Veo que uno de mis amigos se estaba por meter en una ronda de gente desconocida. Salgo corriendo detrás de él y digo ‘se van a pelear’. Y me pegan una piña en la cara. Lo primero que hago es defenderme tirando patadas. Pegué una o dos, no sabría a quién ni cómo. Pero jamás en la vida con la intención de matar a alguien”, dijo y se puso a llorar.

Asimismo continuó: “Hace tres años que dicen que yo soy líder”.

Con estas palabras, Thomsen buscó refutar la principal hipótesis de la parte acusadora: que fue una ataque grupal premeditado, en clara mayoría, con una víctima indefensa y que él llevaba el lugar de líder.

sobre la patada mortal

“Siento que alguien me pone la mano en el pecho, me doy vuelta pensando que me iba a pegar y era un amigo, me dice ‘basta’. Miré para el costado y nadie estaba pegando, me vuelvo a dar vuelta a ver si veo a todos mis amigos y me voy yendo”, señaló el principal acusado.

Y agregó: “Cuando llegan los demás comenzaron a comentar la pelea. Otro de los chicos dice ‘creo que terminó mal’ y yo digo ‘no, como , si fueron segundos’. Para mí había sido una pelea, fue un abrir y cerrar de ojos”, indicó haciéndose el desentendido sobre los golpes que terminaron con la vida de Báez Sosa.

Su reacción cuando le dijeron que murió Fernando

Sobre la mañana posterior al ataque, cuando fueron detenidos, el acusado contó: “Cuando estábamos todos en el piso, nos dicen ‘¿ustedes saben por qué están acá?’. Ustedes mataron a un pibe’. Ahí recuerdo que me empezó a dar vuelta la cabeza, empecé a vomitar, me empecé a sentir muy mal. No lo creía hasta el otro día. Mi cabeza no lo podía procesar porque no lo entendía”.

¿Declaración espontánea?

Si bien Thomsen se mostró consternado por el testimonio de su mamá y su posterior declaración, también habría llevado adelante una estrategia en donde guardó silencio.

A Thomsen le preguntaron si le pegaron en el boliche y respondió que no. Luego aclaró: “responderé siempre y cuando se me pregunte sobre mí, sobre otro voy a decir que no”. A continuación le comenzaron a mostrarle videos sobre los momentos del hecho y ser consultado sobre las personas presentes, dijo que “no los quería identificar”.

Tras negarse a contestar las consultas del abogado defensor, Fernando Burlando, fue el fiscal que le preguntó si advirtió si la persona tirada en el suelo (por Báez Sosa) tenía alguna reacción: “En ese momento no miré, no sé, miré para arriba”, concluyó Máximo Thomsen.

“Quiero pedir disculpas porque jamás en la vida se me hubiese ocurrido tener intenciones de matar a alguien”

“Escuché sobre mí cosas que no reconocía. Hablaban con tanto odio que me hacían doler muchísimo”

“Tomé conocomiento de la muerte (de Fernando) al otro día. Un policía dijo ‘ustedes mataron a un pibe’. Me puse a vomitar porque no lo creía”

“Dicen que yo organicé, que soy líder. Pero yo me metí a pelear porque vi que era una persona contra muchos. Estábamos medios mamados”

“A mí me pegan una piña en la cara. Así reaccioné pegando patadas. Pegué una o dos, no sabría a quién ni cómo”

Publicidad