Inicio Argentina El delito no tiene techo en La Plata: por una claraboya, le...

El delito no tiene techo en La Plata: por una claraboya, le robaron una fortuna

El delito no tiene techo en La Plata: por una claraboya, le robaron una fortuna

El millonario golpe al jubilado de 84 años tuvo lugar en una vivienda de la avenida 32 entre 132 y 133 / Web

Más de 6 mil dólares, alrededor de $200 mil y joyas de oro, formaron parte del botín que fue sustraído de la casa de un jubilado de 84 años, ubicada en un sector de La Cumbre. Desde hace años, los viajes vienen representando inmejorables oportunidades para los delincuentes especializados en cometer atracos en viviendas, empleando la modalidad conocida en la jerga urbana como escruche.

Así, mientras alguien disfruta el descanso, otros aprovechan que las casas se encuentran solas y así terminan ingresando para adueñarse de los bienes sin ningún tipo de resistencia. Esta fue la situación que se le presentó a la víctima de este caso. El atraco fue cometido mientras se encontraba paseando en una ciudad de Chubut.

Como en otros asaltos millonarios cometidos en lo que va del año, los ladrones volvieron a aplicar todo un diagrama de acciones orientadas a vulnerar la seguridad del lugar elegido de la forma más silenciosa y efectiva posible. Tal es así que el robo recién fue descubierto recién ayer por el propio damnificado, al retornar de la escapada que le demandó más de una semana.

Según trascendió, cuando el hombre llegó a su casa ubicada en 32 entre 132 y 133, se encontró con un panorama desolador. Cuando separó la hoja del dintel, un abrumador desorden le hizo comprender de forma inmediata que la finca había recibido una indeseable visita.

Si bien al principio todo era confusión, a medida que fue avanzando por los ambientes pudo ir atando cabos y logró entender que los intrusos habían entrado por el techo.

Luego de ver los restos de mampostería dispuestos sobre su sillón, inmediatamente se dispuso a revisar cada rincón de la morada, encontrando la misma escena en cada uno de los ambientes. Incluso llegaron a romper el yeso del baño en busca de dinero.

Al hombre sólo le bastó con un repaso visual por su habitación, para darse cuenta de que habían logrado dar con sus ahorros pese a que los tenía “bien guardados”.

Todo apunta a un golpe planificado, que se habría comenzado a fraguar luego de conocer el dato de que el hombre se iba a ausentar de su domicilio.

Quienes se encuentran investigando el caso tienen puesta la mira en el entorno de la víctima y en los movimientos que realizó en los últimos días.

Sospechan que un breve comentario al pasar sobre que se iba de viaje a la Patagonia, pudo haber activado el plan.

La otra incógnita que se intenta resolver es cómo sabían que el hombre tenía guardado su dinero en un lugar tan íntimo como lo es la habitación de una casa.

Lo concreto es que los ladrones treparon al techo de la propiedad, donde luego de forzar los hierros de una claraboya, rompieron los vidrios de esta estructura hasta generar el espacio, que les permitió colarse en el interior.

Esta reconstrucción se desprende de las marcas que dejaron los ladrones en la escena.

Ya dentro del domicilio, se dedicaron fundamentalmente a buscar dinero, desechando la posibilidad de llevarse otros objetos de valor como televisores y electrodomésticos.

Se trató de un golpe que, pese a la destrucción que llevaron a cabo, fue ejecutado con extremo sigilo, ya que ninguno de los vecinos se percató de la presencia de extraños.

Todo apunta a que los, por ahora, desconocidos llegaron al lugar con herramientas, que les permitieron hacer el boquete.

Con todos los billetes en su poder, entonces sí abandonaron la escena por el mismo lugar por el que habían ingresado.

Como se indicó en el primer párrafo de la nota, el jubilado pudo confirmar que, muy a su pesar, los individuos habían logrado reunir un total de 6.500 mil dólares y doscientos mil pesos.

Al tipo de cambio que se maneja en el mercado informal, se calcula que el monto total del botín sobrepasaría los 5 millones de pesos.

Además se llevaron varias joyas de oro, entre ellas la alianza de su difunta esposa.

Sobre el momento en el que se cometió el atraco y la cantidad de delincuentes que lo perpetraron no hay ninguna precisión hasta el momento.

“La definición de estos dos tópicos es crucial para que la causa pueda avanzar”, expuso ayer una fuente policial, que remarcó que el análisis de las cámaras de seguridad de la zona será una tarea compleja, ya que el jubilado estuvo ausente nueve días.