El Gobierno minimizó el despliegue y lo vinculó con el pasado

14