El Gobierno prepara un plan para atenuar el costo del gas domiciliario durante el invierno

8

La secretaría de Energía está elaborando un sistema de “facturas previsibles”, con la idea de que el pago del consumo invernal -que arroja sumas altas- se pueda prorratear durante el año. Y lo está comenzando a hablar con las empresas que, según informaron en el Gobierno, estarían dispuestas a instrumentarlo.

La iniciativa, surgida desde la cartera que conduce Javier Iguacel y que reporta ahora al Ministerio de Economía, tiene el aval del Gobierno, y prevé que a partir de ahora se facture con precios más planos.

Agrega, además, otras herramientas para morigerar las subas a los usuarios residenciales y a los comercios. En esa línea, se buscará licitar los volúmenes que precisan las distribuidoras con las petroleras, que son las proveedoras.

La medida apunta a que las tarifas mantegan cierto nivel de previsibilidad y no se distancien tanto entre una etapa de mayor y menor consumo, como puede ser el verano y el invierno, donde mayor gasto en gas se hace.

Por otro lado, desde el Gobierno anunciaron que durante agosto se bajó el precio que se paga por millón de BTU, de u$s 5,20 a U$S 4,20. Entre los resultados de la primera licitación en el Mercado Electrónico de Gas (Megsa), de la que participaron 32 oferentes y en la que hubo u global de 191 ofertas, se logró un precio promedio de U$S 3,40, 20% por debajo de la última referencia y se generó un ahorro de U$S 280 millones en el cuatrimestre.

En el Gobierno estiman que el próximo aumento de gas será del 30%. “La suba de la electricidad será igual a la inflación y la de gas, inferior”, subrayó un funcionario del área. Esos precios regirán por 6 meses. Desde allí, el Poder Ejecutivo trabajará para desarrollar una suerte de tarifa plana.

PAGAR MÁS EN VERANO Y MENOS EN INVIERNO

En el esquema que están pensando, un hogar no pagaría $ 200 de factura en verano y $ 2000 en invierno, como ejemplo, sino que le cobrarían todos los bimestres un monto similar. De esa forma, desembolsará más en verano de lo que le correspondería, pero también abonará menos en invierno, cuando las cifras son elevadas.

En la Secretaría de Energía había satisfacción por una licitación que realizó Cammesa. Es para gas natural para generación eléctrica, industria, GNC y comercio exterior. Hasta julio, se lo venía pagando US$ 5,20 por millón de BTU (la unidad de medida). Tras la primera compulsa, el precio medio de ese producto será de U$ 3,40. Eso permitirá un ahorro de US$ 280 millones.

El secretario Iguacel no quiere más subas de precios en los naftas y gasoil. Por eso, habilitará a los productores de biocombustibles para que puedan despachar directo al público. Hoy están trabados porque los rigen normas de seguridad propias de la refinación de petróleo.

El Gobierno también prepara algunas modificaciones en el mercado de los combustibles. La idea es que los productores de biocombustibles también puedan competir con los refinadores de petróleo. Y que los camiones puedan utilizar gas líquido (en lugar de gasoil), que es más económico.