Inicio Argentina En clave electoral: Cristina pidió cambiar el rumbo

En clave electoral: Cristina pidió cambiar el rumbo

La vicepresidenta, Cristina Kirchner, reapareció ayer públicamente, con un marcado tono de crítica al gobierno de Alberto Fernández, al que reclamó un cambio de rumbo al cuestionar lo que calificó como “un festival de importaciones”, la administración de planes sociales y el nivel de inflación, entre otros puntos de la economía en crisis, que buscó tomar distancia.

Al encabezar un plenario de la Confederación de Trabajadores Argentinos (CTA) en Avellaneda, la Vicepresidenta elaboró, a su estilo, un amplio diagnóstico de la situación económica y le reclamó al Presidente “usar la lapicera” ante los empresarios.

Fue con un tono de campaña, idea electoral que alimentó al remarcar el mensaje a la coalición y a la militancia de que “no olvidemos de dónde venimos y por qué ganamos. Y no lo hagamos únicamente por ganar las elecciones”. Y añadió: “Ganar las elecciones para no cambiar nada, mejor quedarse en la casa”.

Entre las definiciones más fuertes de su discurso se encuentra una fuerte crítica a la política económica y, puntualmente, al nivel de las importaciones en el país. La Vicepresidenta definió: “Hay festival de importaciones hace tiempo y creo que el gobierno debe pensar cómo articular más adecuadamente al Banco Central, el ministerio de la Producción, la AFIP y la Aduana. Esto tiene que ser articulado, lo cual no estaría sucediendo. ¿Por qué? Porque hay un festival de importaciones desde hace tiempo”, lanzó.

En ese sentido, desarrolló que en la Argentina, 600 empresas explican el 75 por ciento de las importaciones. Y el otro 25 por ciento de las importaciones lo explican 24 mil empresas”.

Y redobló: “Estas cosas son usar las lapiceras. No hay que agarrarse de los pelos. No hay que agacharles la cabeza [a los empresarios]”.

Fernández de Kirchner dijo que “otra excusa” escuchada en los medios de comunicación es la de “los impuestos y la presión tributaria”. Y advirtió que la Argentina está “lejisimo de liderar la lista de los países que cobran más impuestos”, pero, como contrapartida, “el el tercer país del mundo que más evade”, junto a Comoras, Zambia y Pakistán.

Cristina habló de una “ultrainflación”, causada por la evasión y el endeudamiento

En otro pasaje de su discurso, se refirió a la reciente incorporación al gabinete de Daniel Scioli como ministro de Producción y afirmó: “Tengo expectativas de que pueda reencausar las cosas”, junto al nuevo titular de Aduanas, Guillermo Michel.

Respecto de lo que denominó “ultrainflación”, dijo que es producto de la evasión y el endeudamiento. “Cada vez que el país se endeuda en dólares, la economía bimonetaria hace saltar al país. Es necesario saberlo más allá de las diferencias que tengo con la gestión”, lanzó. Y aseguró: “Dentro de los países del G20, el mayor déficit fiscal lo tiene Estados Unidos y la Argentina ocupa el puesto número 13°.

En medio de una fuerte arenga para su participación en una fórmula en 2023, la Vicepresidenta se refirió a los piqueteros. “Son hijos de las políticas neoliberales de los 90. No nacieron con el populismo”, definió. Y agregó una viñeta política: “Los peronistas somos trabajadores”.

Al mismo tiempo, pidió reducir la cantidad de planes sociales. “Con esta desocupación debería haber menos planes. El Estado nacional debe recuperar el control y la auditoría de los planes, que no pueden seguir tercerizadas”, planteó en una crítica al Movimieno Evita, que administra miles de planes. “Eso no es peronismo. No es depender de un dirigente barrial para que me de el alta o la baja. Y sobre todo las mujeres, que son las más explotadas, las más basureadas. Si Evita los viera, mamita…”, se quejó.

Y como no podía faltar, también volvió a criticar al Poder Judicial.

Publicidad