Inicio Argentina En clave electoral: Cristina salió a reivindicar sus gestiones

En clave electoral: Cristina salió a reivindicar sus gestiones

Cristina Kirchner tuvo su “misa” en el Estadio Unico que, además de incluir en la previa un “pogo ricotero” de parte de la multitud que participó del acto por el Día del Militante, le sirvió para dejar pistas sobre el armado político que comenzó a diseñar rumbo a 2023 para “ordenar” la oferta electoral del peronismo y que la podría tener como candidata. De libreto y seguramente con encuestas y opiniones de focus group en manos que plantean que la gente ya no quiere enfrentamientos y sí soluciones, no mencionó al presidente Alberto Fernández, pero sorpresivamente sí habló en esta oportunidad de la creciente inseguridad. Incluso exigió que se envíen gendarmes al Gran Buenos Aires: “No se que hacen en la Patagonia”.

Ya en clave electoral, reivindicó los logros de la “Década “Ganada” y llamó a avanzar en un gran acuerdo político para que el país transite un proyecto económico “sustentable”. Y la dejó picando: “Podemos volver a ser esa Argentina”.

Desde las 14.30 se fue poblando el estadio ubicado en 32 y 25. La Cámpora movilizó su tropa, pero también se vió un fuerte desplegue desde el Conurbano, principalmente de La Matanza. En cambio, hubo poco espacio para las columnas de gremios y agrupaciones sociales vinculadas al kirchnerismo. De todos modos, el encuentro congregó a la mayor parte de los sectores del Frente de Todos y sólo quedaron afuera los “Gordos e Independientes” de la CGT y el núcleo más próximo al Presidente. Aunque se pudo ver en la platea a Victoria Tolosa Paz y algunos dirigentes del Movimiento Evita, históricamente enfrentada con la agrupación fundada por Máximo Kirchner, que se mostró alentando desde la tribuna junto a la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza.

Debutó el slogan la “Fuerza de la Esperanza” impreso sobre pantallas colocadas de espaldas a Cristina que se combinaron con el mensaje reinvindicatorio de la “década kirchnerista”.

Volvió a mostrarse como ajena a un Gobierno que no puede resolver el flagelo inflacionario

La expresidenta volvió a mostrarse como ajena a un Gobierno que no puede resolver el flagelo inflacionario. Solo hizo mención a la pérdida de poder adquisitivo cuando recordó cifras positivas del nivel salarial de su segundo mandato.

El helicóptero que trajo a Cristina ingresó a las 19.20 al predio en momentos en que La Mancha de Rolando finalizaba su repertorio y saludaba a Amado Boudou. El discurso de la Vice comenzó alrededor de las 19.45 y se extendió casi una hora.

La novedad de la jornada fue que incorporó la temática de la “seguridad” como una deuda de la democracia dejando atrás años de eludir el problema. Hubo un giro en su mirada al enterrar las teorías garantistas o aquellas que explicaban que el delito era fruto de la desigualdad social. Quizás el giro a la “derecha” de la sociedad que explican politólogos y en privado dirigentes del FdT, sumado a la exigua victoria que logró Lula en Brasil ante un resiliente Bolsonaro, explique este cambio. “Es berreta la disyuntiva entre garantismo y gatillo fácil”, dijo Cristina y pidió a la política encargarse de un tema que tiene en vilo “a los vecinos”.

PERÓN Y EL CLAMOR

La ex presidenta por momentos “peronizó” su discurso a tono con la fecha que recordaba los 50ª años de la vuelta a la Argentina del fundador del Justicialismo tras 17 años de exilio. Pero la base de su presentación nada tuvo que ver con la lituria peronista: fue nuevamente una reivindicación a la denominada “década ganada”.

No aportó gestos contundentes sobre si dará respuesta a la demanda de la multitud que la recibió con los cánticos “Cristina Presidenta” entre el humo de bengalas con los colores de la bandera argentina. Cuando volvieron a escucharse esas estrofas, solo concedió que “como decía el General, todo en su medida y armoniosamente”. Un mensaje ambiguo que seguramente mantendrá hasta la definición de candidaturas en abril próximo.

Hubo tiempo para hablar del atentado que sufrió el 1 de septiembre. Pidió un “pacto democrático” para reconstruir aquello que, a su entender, se rompió con el ataque de Fernando Sabat Montiel.

Si bien hubo una convocatoria a todo el arco político para avanzar en propuestas comunes para salir de la crisis económica o atemperar un flagelo como la inseguridad, también hubo cuestionamientos a la oposición y al “partido judicial” al que incluso le endilgó la suba inflacionaria de octubre por autorizar subas en internet y comunicaciones.

Casi en paralelo, además, dio aire a la multitud para que cante el ya clásico “si la tocan a Cristina, que kilombo se va a armar”. Sin nombrarlo, criticó a Mauricio Macri por su propuesta para privatizar a Aerolíneas Argentinas y el sistema jubilatorio.

Pero a los palos a la oposición, le siguió una convocatoria plural. La exmandataria sabe que necesita ampliar su base de sustentación si desea ser competitiva como candidata presidencial en 2023. Por eso casi al final, se mostró ecuménica al proponer “Convirtamos el Día del militante por la Argentina”. Pero luego reivindicó el espacio político que encabezó y “transitó 3 mandatos con un nivel de endeudamiento bajo y el mejor salario y el mejor ingreso jubilatorio de Latinoamérica. Podemos volver a hacer esa Argentina. Ya lo hicimos”.

Con ese final, dio indicios del nuevo armado electoral con el que piensa disputar la Presidencia con Juntos por el Cambio. Aún no se sabe si como candidata o gran electora de “un postulante propio”.

El cierre pareció imitar, paradójicamente, la estética macrista: un hit de Babasónicos combinado con una lluvia de papel picado. Incluso hubo alguna suelta de globos, aflautados, con los colores de la enseña patria.

Algunas textuales

El 1° de septiembre se quebró por primera vez el pacto democrático” (por el atentado que sufrió)

Acá lo único nuevo que hay en la Argentina somos nosotros”

Las fuerzas de seguridad son una parte de la solución, pero también del problema si no se subordinan al poder civil”

Donde no hay jueces puestos a dedo, eternos en sus cargos, el sistema funciona “

Podemos volver a hacer una gran Argentina, porque una vez lo hicimos”

Publicidad