Estudiantes tuvo una noche para el demonio y perdió contra Santos

1

Por MARTÍN CABRERA
[email protected]

Estudiantes recibió un duro golpe por el grupo 6 de la Copa Libertadores. Como local perdió 1-0 contra Santos culpa de un mal cierre en una contra y por haber fallado no menos de diez situaciones de gol en el área rival. No mereció perder, pero al fútbol se gana con goles y este equipo no sabe hacerlos. Así complicó sus chances de avanzar a los octavos, el único objetivo que le queda en este semestre.

Fue tan endemoniada la noche que perdió hasta su mística copera: no pudo hacer valer la localía (después de once victorias consecutivas en ese estadio perdió por primera vez), le cobraron un gol en claro off side, rompió la cábala de usar el banco de suplentes de la derecha y la visita manejó los tiempos del partido. No pareció un partido de Copa con el Pincha como protagonista. Sin dudas, de sus peores versiones.

En los primeros 45 Estudiantes le generó cinco situaciones claras de gol a un rival que vino hasta Buenos Aires a defender el empate pero sin convicción fuerte para la defensa. Se lo vio un equipo muy rápido, interesante de mitad de cancha hacia adelante pero con dudas a la hora de defender. Aun así el equipo de Bernardi no pudo hacerle un gol.

A los 12 minutos Lucas Melano casi conecta por el segundo palo un buen centro pasado de Facundo Sánchez, el jugador más claro en ofensiva de Estudiantes, que desbordó por la derecha. Del córner llegó una jugada bien clara: Jonatan Schunke ganó de cabeza y Vanderlei salvó porque estiró su brazo izquierdo. Era gol que el destino (y el arquero) no quisieron.

Cuando ese primer tanto estaba al caer, una contra de la visita desnudó lo mal parado que estaba el Pincha, en buena parte por el error de lectura del técnico, que no puso un mediocampo ni de marca ni manejo. Eduardo Sasha se llevó la pelota de área a área, Iván Gómez y Campi fallaron en sus cruces y ante la salida de Mariano Andújar remató al arco. La pelota pegó en el poste derecho y en el rebote Arthur Gomes la mandó al gol. ¿El detalle? Estaba un metro adelantado. Fallo grosero del árbitro Roddy Zambrano y del asistente 1 Christian Lescano. Increíble que una terna tan amateur dirija esta competencia. Gol de la visita cuando el reloj marcaba 18 minutos.

Le llevó un tiempo al Pincha recuperarse de esa desventaja. Pero con el correr de los minutos volvió a acercarse hasta el arco rival. Primero Lucas Melano erró un mano a mano (otro más y van…) y a los 43 Juan Otero le pifió a la pelota dentro del área, tras buena asistencia de cabeza de Sánchez. Sólo porque es un equipo que no sabe hacer goles Estudiantes se fue al vestuario 0-1. Ah, y debió agradecer que no recibió otro gol, porque en un acvance colectivo Jean Mota erró de manera increíble debajo de los tres postes.

En el complemento las cosas no cambiaron demasiado, ya que la visita siguió refugiado en su campo y Estudiantes tuvo pelota y dominio, pero siempre mostrando arriba de la mesa que no sabe cómo convertir goles. Cuando pisa el área rival se le nubla la vista y es sorprendente cómo termina cada jugada. Por eso no sorprendió que a los 15 minutos Carlo Lattanzio desperdiciara un gol casi dentro del árco. No le pudo pegar fuerte a la pelota y el arquero Vanderlei la rechazó al córner.

Más adelante fue Melano el protagonista de otra jugada fallida. Llegó a posición de gol y le pegó fuerte al arco, pero justo al lugar donde estaba el arquero, que en dos tiempos controló el peligro.

La última fue increíble. En el área chica, cerca del final ni Pavone ni Otero pudieron pegarle a la pelota, que débilmente fue hasta las manos de Vanderlei, a esa altura más figura del partido que Maradona contra los ingleses en el ‘86.

Final y derrota de Estudiantes, que de la noche a la mañana pasó de liderar el grupo a quedar con luz amarilla de cara a su clasificación. Porque ahora lo esperan dos partidos como visitante y, a juzgar por este presente, le será difícil salir bien parado. Primero deberá recuerar a Rodrigo Braña (imprescindible), luego mejorar individualmente a algunos jugadores (Giménez no puede jugar más con este nivel) y por último hacer un trabajo en el Country para ver de qué manera se puede meter la pelota dentro del arco. De lo contrario será otra Libertadores en la cual se despide en primera ronda.