Inicio Argentina Fortaleza Pincha

Fortaleza Pincha

Enviado Especial a Fortaleza

[email protected]

En un estadio que fue una caldera, tras estar en desventaja y por la instancia de la Copa Libertadores, el empate 1-1 conseguido anoche por Estudiantes ante Fortaleza es motivo de festejo. Moderado, pero festejo al fin. De ahora en más tendrá una semana para pensar cómo plantear el partido revancha en La Plata, en la que está obligado a ganar para pasar de ronda. Pero volvió bien parado y dio una muestra de carácter luego de un par de malos resultados que empezaban a preocupar. El equipo cambió totalmente luego de los ingresos de Benjamín Rollheiser y Leandro Díaz. Pocas veces se vio una mejoría tan notoria con dos

Contra todos los pronósticos Estudiantes se paró unos metros más adelante que la mitad de cancha. Fue a presionar un poco arriba a un rival que siempre intentó una salida prolija desde el fondo con cuatro jugadores, dos de ellos laterales que intentaron pasar al ataque. Pero el equipo albirrojo dejó en claro que no quería ceder tanto la pelota y los espacios.

En esos primeros minutos de partido, los mejores del equipo en el período inicial, tuvo dos aproximaciones que pudieron terminar en algo más que un aviso. A los 11 y 12 minutos el mismo jugador, Franco Zapiola, llegó por la izquierda pero en ninguno de los casos logró rematar y fue atorado. Para Estudiantes las transiciones no fueron lo rápido que requería el partido y por eso no logró la estocada.

De todos modos, siempre con Godoy y Mas por las bandas, siguió mostrando credenciales y el lateral por derecha quedó en franca posición en un pésimo retroceso de la defensa local. Pero el exTalleres, en lugar de buscar a Boselli (muy marcado en el medio por dos centrales) o Zapiola, eligió un remate fuerte que desvió Boeck. La pelota le quedó al de Magdalena, pero le llegó tan rápida que no pudo hacer demasiado.

Conforme pasaron los minutos el Pincha se empezó a desinflar. El Corcho Rodríguez, que había recuperado mucho y distribuido bien la pelota, se cansó. Zuqui, una pieza clave en el equipo del semestre pasado, no estuvo en su nivel. Y así Fortaleza empezó a mostrar sus virtudes, de la mano de Welison, el dueño de la pelota.

A los 25 minutos el asistente 2 Martín Soppi vio rápidamente el offside de Silvio Romero, que había definido al gol al aparecer sin marca por la izquierda, un sector del campo que en el tramo final del primer tiempo sufrió mucho Estudiantes. No siempre se coordinaron bien Mas, Noguera y Zapiola.

Cerca del cierre se vio a un boxeador que pide a gritos el final del round. No podía más ninguno de sus jugadores, seguramente por el agobiante calor y porque fue el momento que Fortaleza lanzó todo su juego: mucho toque cortos, rotación y sorpresa por afuera. A los 43 se lo perdió Landázuri y en el primer minuto de descuento Fernando Zuqui despejó la pelota cuando ya ni Mariano Andújar podía hacer algo. El buen primer tiempo terminó mal y el pitazo fue la mejor noticia.

En el complemento el Pincha se plantó igual que en el arranque del partido: presionando arriba, con más soltura en el manejo y desnudando los errores del rival cuando juega incómodo.

Y en ese arranque tuvo una chance inmejorable para ponerse en ventaja. Bien Boselli presionando y dejando la pelota al uruguayo dentro del área y con franca posición de gol. Pero no se animó a patear de primera y la demora le costó muy caro porque ya después tuvo mucha marca encima, esa jugada se diluyó por completo.

Los ingresos de Rollheiser y Díaz fueron claves para el resultado final, que deja la serie abierta

Siguió así el equipo y generó otra situación de riesgo. Hubo penal de Marcelo que no terminó en sanción porque el jugador de Estudiantes estaba unos centímetros adelantado. Y cuando se animaba a dar el paso adelante llegó el gol de Fortaleza. Quiso llevar la pelota el uruguayo Rogel, pero la salida le terminó costando muy caro al equipo. No supo entender la dificultad de la jugada Zapiola, pérdida de la pelota y de contragolpe y tras un desborde por la izquierda llegó el gol de Romero pese al rebote en Noguera. De manera menos esperada quedó en desventaja con 35 minutos por delante.

Cinco minutos de zozobra, un estadio que explotó como nunca y hasta un mosaico en las tribunas alentando al equipo local. Hasta que Zielinski metió un doble cambio que levantó del piso a un equipo que podía pasarla mal si seguía así. Adentro Leandro Díaz y Benjamín Rollheiser, que se combinaron para el gol del empate. El exRiver metió un pase profundo a Mas que llegó al fondo y tiró un centro atrás: desde el punto del penal el tucumano cambió por gol con un derechazo, para sacarse la mufa y poner en partido a su equipo.

No sólo le sirvieron para empate los cambios sino para pararse de otra manera ante un rival que sintió muchísimo ese golpe y volvió a mostrar su fragilidad. Tanto Rohlleiser para el juego hacia adelante como Díaz para tener mayor peso ofensivo le dieron otra frescura y mejor imagen al equipo, que de haber estado más fino en algunas recuperaciones pudo haberse puesto en ventaja. Al menos logró bajarle un poco la temperatura a un estadio en llamas.

La vuelta será el próximo jueves en UNO, donde el Pincha buscará el pase a Cuartos

Del otro lado llegaron cambios para recuperar protagonismo y el otro debutante, Leonardo Heredia, casi anticipa al arquero en otra buena jugada que inició el exRiver. Una jugada más que clara que casi termina en una buena noticia para los albirrojos. Si bien Boselli hizo un desgaste enorme y se bancó una parada muy difícil, el partido dejó en evidencia que necesita un jugador como Díaz, que pudo imponerse desde lo físico ante centrales que no supieron cómo marcarlo.

Entonces fueron pasando los minutos y el empate, pese a no servir más el gol de visitante como cuenta doble, empezó a ser un buen negocio para el Pincha, que siguió buscando el otro arco pero ya en formato de contragolpe, siempre con el tucumano como protagonista. La mejor noticia que se trajo el León desde Brasil fue la certeza que si el DT lo trabaja bien desde lo anímico puede recuperar su mejor versión. El equipo, claro está, lo necesitaba y mucho.

Ahora, como grupo, el Pincha debe dar el paso que le falta, en La Plata, para así dejar en el camino a Fortaleza y meterse en Cuartos.

EL ANÁLISIS DE MARTÍN CABRERA DESDE FORTALEZA

LA PREVIA DESDE EL ESTADIO CASTELAO 

Publicidad