Inicio Argentina Giro en la investigación por el avión venezolano – iraní tras el...

Giro en la investigación por el avión venezolano – iraní tras el informe del FBI: hipótesis y sospechas

Sacudón en el desarrollo de la investigación judicial: el informe del FBI que confirma la vinculación directa del piloto del avión de Emtrasur, Gholamreza Ghasemi, con las Fuerzas Quds, la división de la Guardia Revolucionaria iraní especializada en operaciones de inteligencia, y con Hezbollah, dio un giro en la hopótesis.

Es que horas después, el juez federal Federico Villena le corrió vista a la fiscal Cecilia Incardona “para delimitar el objeto procesal”, detalló Infobae de fuentes con acceso al expediente.

“Estábamos trabajando sobre varias hipótesis. Ahora el informe (del FBI) permite delimitar una hipótesis delictiva concreta”, explicaron desde una fuente judicial. Entre esas hipótesis se evaluaba que el avión de Emtrasur fuera parte de una operación de inteligencia o incluso de terrorismo.

El titular de la AFI, Agustín Rossi, arriesgó por televisión que los cinco iraníes estaban “entrenando” a los venezolanos en el manejo del avión que pertenecía a Mahan Air. Horas después, un abogado argentino que representa a la tripulación presentó un escrito en el juzgado federal de Lomas de Zamora abonando esa teoría.

Crecen las sospechas sobre el objetivo real del avión venezolano – iraní

El informe del FBI despejó las dudas sobre el piloto Gholamreza Ghasemi y sobre la sanciones aplicables al avión desde Estados Unidos. “Si Mahan Air está arrendando la aeronave a Emtrasur, la aeronave aún se consideraría propiedad bloqueada de Mahan Air. Además, las personas que proveen bienes o servicios a la aeronave podrían estar expuestas a sanciones sobre la base de que estarían proporcionando bienes o servicios a Mahan Air”, explicó la agencia norteamericana.

Luego de analizar el contenido del informe, el juez también le dio intervención a la DAIA, que se presentó el lunes pasado ante la Justicia y fue aceptada como querellante.

En su denuncia, el titular de la DAIA, Jorge Knoblovits, pidió que sean citados a declarar como testigos el diputado Gerardo Milman, que alertó sobre el episodio el viernes pasado a través de un pedido de informes; el titular de la AFI, Agustín Rossi; el ministro de Seguridad Aníbal Fernández; la directora de Migraciones María Florencia Carignano, directora de migraciones; y el director de la PSA, José Alejandro Glinski.

La información coincide con lo consignado por el ministro de Inteligencia del Paraguay, Esteban Aquino y con la ficha que dio a conocer Clarín de dicho organismo, donde se indicó que “Qeshm Fars Air es administrado por el miembro del IRGC Gholamreza Ghasemi” que “está conectada con entidades designadas/sancionadas que están ayudando al régimen iraní en actividades terroristas y desarrollo de ADM” (armas de destrucción masiva).

La información ya había sido consignada por la embajada de Israel la semana pasada, cuando en un comunicado dijo que Gholamreza Ghasemi era un alto ejecutivo de Qeshm Fars Air, firma aérea que junto a Mahan Air en América Latina, “se dedican al tráfico de armamento y al traslado de personas y equipos que operan para la Fuerza Quds”.

Con estos puntos conectados, la investigación tiene al menos dos puntos centrales “se va a Indagar mucho sobre la mercaderia transportada. Las otras operaciones comerciales previas que hizo el avión y si efectivamente vinieron al país a hacer otra cosa que no sea transportar asientos de Taos. Por eso se va a investigar la carga”, indicaron fuentes judiciales.

En el avión de Emtrasur viajaron 5 iraníes y 14 venezolanos. Todos están imputados en la causa judicial desde que la fiscal firmó su primer requerimiento. Ahora la investigación se concentrará en el piloto iraní.

Publicidad