Inicio Argentina Giro por el avión: el FBI complicó al piloto iraní

Giro por el avión: el FBI complicó al piloto iraní

Giro por el avión: el FBI complicó al piloto iraní

El avión retenido en el aeropuerto de Ezeiza y el piloto bajo la lupa de la justicia/web

El juez federal de Lomas de Zamora Federico Villena, que entiende en la causa por el avión de matrícula venezolana -con tripulación y pasajeros de Teherán- retenido en Ezeiza, recibió un informe del FBI sobre los antecedentes y las vinculaciones del piloto iraní Gholamreza Ghasemi, que habla de un “vínculo” con la Fuerza Quds, una división de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, confirmaron fuentes judiciales.

Horas después de recibido este informe -que sería clave en la causa de posible espionaje u otra actividad delictiva posiblemente vinculada al terrorismo-, el juez Villena le corrió vista a la fiscal Cecilia Incardona “para delimitar el objeto procesal”.

De confirmarse este giro en la causa, se caería la hipótesis oficial de una llegada de la triuplación venezolana-iraní para una capacitación de comando de la aeronave.

Mientras, el juez también le dio intervención a la DAIA, que se presentó ante la Justicia y fue aceptada como querellante.

El juez Villena investiga si la tripulación del avión, 5 iraníes y 14 venezolanos, tienen vínculos con el terrorismo internacional, ya que uno de sus integrantes, el iraní Gholamreza Gashemi, posee el mismo nombre que un miembro de la Fuerza Quds, una división de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica, definida por Estados Unidos como una organización terrorista.

Según el FBI, Gholamreza Ghasemi “es CEO y miembro del consejo de administración Qeshm Fars Air” una compañía embargada por el Tesoro de los Estados Unidos en diciembre de 2019 “debido a su participación directa en la actividad terrorista y la asistencia que proporciona a Al Quds”. Tanto esa firma como la aerolínea iraní Mahan Air –la propietaria del Boeing retenido en Ezeiza- fueron designadas como “entidades terroristas” por el país del Norte.

Pero el dato más fuerte es que “Qeshm Fars Air opera vuelos de carga bajo cobertura civil para la Fuerza Quds y la Guardia Revolucionaria Iraní” y “los utiliza para contrabandear armas y equipos sensibles de Irán a Siria, entre otras cosas”, según trascendió.

Los portavoces indicaron que se trata de un elemento que permite avanzar sobre la hipótesis de que uno o varios de los tripulantes del avión hubieran llegado a la Argentina con objetivos distintos al transporte de autopartes que declararon ante los organismos de control.

La agencia estadounidense halló un vínculo entre el piloto y un grupo terrorista

Durante los últimos días, el Gobierno argentino negó que existiera ningún tipo de relación entre Ghasemi y las fuerzas iraníes, al considerar que se trataba de un “homónimo”, una hipótesis que fue contradecida el viernes por el responsable de la Secretaría Nacional de Inteligencia (SNI) paraguaya, Esteban Aquino.

“De acuerdo a lo que nosotros sabemos, y nos confirmaron agencias aliadas, se trata de una persona vinculada al Quds (…). No es parecido, no es homónimo ni nada, es la persona”, afirmó la funcionaria paraguaya, en línea con los datos sostenidos por el informe del FBI.

El titular de la secretaría de Inteligencia, Agustín Rossi insistió en su teoría: “Se va a terminar comprobando lo que dije y que me bardearon a diestra y siniestra de que la cantidad de tripulantes tenía que ver con que también había en este viaje una parte del adiestramiento que necesita la tripulación venezolana para poder pilotear sin un comandante iraní ese avión”.

Devuelven celulares

En tanto, una de las próximas medidas procesales del juez Villena será devolver los teléfonos celulares que habían sido confiscados a los 14 tripulantes venezolanos que aún se encuentran en Argentina con la salida del país prohibida, anticiparon fuentes al tanto de la investigación.

Fue un pedido que le hicieron al juez Villena y al cual la fiscal Cecilia Incardona no se opuso, en tanto ya estuviera completa la extracción de la información.

El avión de la empresa Emtrasur, que tiene matrícula venezolana, llegó al aeropuerto de Ezeiza el lunes de la semana pasada y se encuentra bajo custodia judicial. Sus tripulantes y pasajeros sigue recluidos en un hotel.

Publicidad