Inicio Argentina “Guerra fría”: el desafío de Alberto F. a Cristina, con los salarios,...

“Guerra fría”: el desafío de Alberto F. a Cristina, con los salarios, las Paso y los sindicatos en el foco

“Guerra fría”: el desafío de Alberto F. a Cristina, con los salarios, las Paso y los sindicatos en el foco

Los presidentes macron y Alberto Fernández, junto a las primeras damas en parís / AFP

Después de su negativa a voltear las Primarias Abiertas, obsesión del kirchnerismo duro, el presidente Alberto Fernández encontró otro conato de resistencia frente a su vice: rechaza la propuesta de Cristina Kirchner, fogoneada además por La Cámpora, de otorgar una suma fija vía decreto a los trabajadores para compensar la pérdida de poder adquisitivo por inflación, bajo el argumento de que las paritarias deben ser el método a seguir para mejorar los salarios.

Fue clarísima al respecto la ministra de Trabajo, Raquel “Kelly” Olmos. “No nos parece lo más adecuado. La paritaria está funcionando muy vigorosamente”, aseguró. Confirmó, además, que se estudia algún tipo de bono de fin de año por única vez, que no es lo mismo.

APOYO DE LA CGT

En este tema, Alberto F. encuentra el apoyo de la mayoría de Confederación General del Trabajo (CGT), que rechaza un aumento del salario por decreto porque considera que “achata” las categorías salariales (ese es el argumento formal) y le quita a los sindicatos el poder de negociación y representación de las paritarias (ese es el argumento real e informal).

Pero Cristina tiene sindicalistas afines, que desde una postura gremial impulsan la mejora salarial vía suma fija. Por ejemplo: gremios cegetistas aliados de Máximo Kirchner, como los Camioneros de Pablo Moyano, o los de la Corriente Federal de Trabajadores, donde tiene peso el bancario Sergio Palazzo. Por fuera de la CGT, se alinea con la Vicepresidenta la CTA de Hugo Yasky, quien acaba de ser re-electo como mandamás de ese espacio.

Habría que leer este planteo presidencial como un nuevo desafío a Cristina, en esa suerte de guerra fría y no tanto que protagonizan ella y Alberto F. casi desde el momento en que asumieron el poder y que los llevó al punto de no dirigirse la palabra.

En su primera aparición post atentado fallido contra su vida, el viernes pasado, la Vicepresidenta pidió abiertamente la suma fija para mejorar los ingresos de los trabajadores, lo que implica que el Gobierno debe presionar al sector privado para concretarlo. La respuesta de Fernández fue la ratificación de que él no quiere eso, vía la postura de su ministra de Trabajo, e indirectamente por un documento de la CGT en ese mismo sentido.

Se difundió el jueves, en el marco de la intención cegetista de cobrar más volumen político para pelear lugares en las listas del peronismo de 2023. Pero además, los gremios le dieron otra mano a Alberto -a quien toleran, más que respetar- fijando postura a favor de que se realicen las PASO.

LAS PASO

La eliminación de estos comicios era impulsada por el kirchnerismo duro para perjudicar a Juntos por el Cambio (se ilusionan con una división opositora si no hay internas) pero también para favorecer, otra vez, la inevitabilidad del dedazo de Cristina, su rol de gran electora del justicialismo. Que es, justamente, lo que ha venido dejando afuera de las listas del PJ a los gremialistas tradicionales en los últimos años.

El próximo jueves, Cristina hablará en un acto en La Plata. Se espera que vuelva a referirse a la cuestión del aumento salarial por decreto, acaso en un tono un poco más imperativo del que usó en su última aparición en la que, por cierto, ni nombró al Presidente y sólo se dedicó a agitar la tesis de que durante sus gobiernos “la gente” vivía más feliz, no como ahora.

Alberto, de gira por Europa e Indonesia (participará de una cumbre mundial del G-20), tenía previsto llegar a la Argentina una hora antes de que Cristina hablara en ese acto, armado por el Día de la Militancia peronista. Pero parece que una parada en Madrid lo retrasará hasta el viernes.

El próximo jueves, Cristina Kirchner hablará en un acto en La Plata

AQUEL DISCURSO

Dato: ese jueves se cumplirá un año de aquel discurso de Fernández en el que convocó a dirimir todas las candidaturas del Frente de Todos, desde el presidente al último concejal, a través de Primarias Abiertas. Lo viene logrando por ahora, porque el proyecto para voltearlas que presentaron el kirchnerismo y sus aliados no pasaría el filtro del Congreso.

De todos modos, la rebelión de Alberto es, digamos, limitada. Porque con declaraciones y acciones, suele ser funcional a la embestida judicial de Cristina sobre la Justicia y es difícil que, por ejemplo, vaya en el sentido contrario de lo que piensa la vice en materia de alineamientos internacionales.

Por citar un caso, ayer, reunido con el presidente francés Emmanuel Macron, Fernández condenó la invasión de Rusia a Ucrania -y la manera en que ésta impacta económicamente en Argentina- pero no mencionó a Vladimir Putin, con quien la titular del Senado siente cercanía.

Publicidad