Inicio Argentina Hospitales públicos bonaerenses, en emergencia: faltan equipos y escasean profesionales

Hospitales públicos bonaerenses, en emergencia: faltan equipos y escasean profesionales

Hospitales públicos bonaerenses, en emergencia: faltan equipos y escasean profesionales

Hospital de niños sor maría ludovica / el dia

Las deficiencias en el sistema de salud, que se fueron acentuando con el correr de los años, se reflejan en los hospitales públicos de la Provincia de Buenos Aires, en los que se registran problemas de infraestructura, de equipamientos y escasez de profesionales. Todo ello conspira en perjuicio de la atención médica presionada por una creciente demanda que la convierte en insuficiente.

En los últimos setenta años no se construyeron en el gran La Plata hospitales en consonancia con el crecimiento de la población de la provincia. Además, los edificios de algunos que demuestran las grandes inversiones en salud que se hicieron desde la fundación de la ciudad hasta la mitad del siglo pasado, hoy en muchos aspectos resultan anticuados y presentan dificultades para su mantenimiento y hasta en la limpieza.

Son ocho los hospitales públicos de atención general en la Ciudad y más de 45 centros de atención primaria dependientes de la Municipalidad. que deberían cumplir con una función de primeros auxilios y de atenciones de baja complejidad. En ese sentido, expertos en el sistema de salud opinan que “al hospital sólo deben llegar las patologías que no puedan ser resueltas en un nivel primario”. En esas “salitas” de barrio también se observan las mismas carencias -falta de recursos y personal- que en los grandes hospitales públicos para cumplir esa función. Además, la Provincia y la Municipalidad no actúan coordinadamente en el campo de la salud, lo que podría influir en evitar la sobredemanda que sufren los hospitales.

En el día a día, los vecinos -más los cientos y cientos de pacientes que llegan desde ciudades linderas de la Región o incluso desde el Conurbano y del interior de la Provincia, además de los residentes extranjeros- sufren la insuficiencia en el servicio de salud. Por ejemplo, los turnos. La demanda de atención en hospitales públicos es creciente y esa situación genera muchas veces tensión en las salas de espera, por el extenso plazo que deben aguardar para tomar contacto con el profesional. En casos de urgencia, las ambulancias de la Municipalidad a veces deben ir a dos, tres o más nosocomios para lograr una cama para el paciente que requiere una atención urgente.

Según la especialidad, en muchos casos entre los pacientes ambulatorios, la espera por un turno puede extenderse entre 2 a 4 meses. En los casos de los pacientes que tienen que atenderse en el día van de madrugada o quizás la noche anterior para conseguir un número o un sobre turno y apelar a la suerte y a la buena voluntad del personal administrativo y del profesional que haga un lugar en esa jornada. Ni hablar de las largas horas que se pueden pasar en el servicio de guardia, salvo que realmente sea una urgencia.

La escasez de médicos en algunas especialidades suele ser considerada como un problema a nivel nacional. En La Plata el problema se agrava por los bajos ingresos que obtienen los profesionales, a raíz de lo cual muchos optan por residir en el interior de la provincia, en la ciudad de Buenos Aires y hasta en el exterior. Un jefe de servicio con diez años de antigüedad, que es el cargo más alto del escalafón de la carrera médico hospitalaria, gana 430.0000 pesos por mes, un jefe de sala obtiene también con la misma antigüedad 350.000 pesos, mientras que un médico tiene un salario de 300.000 pesos. La carencia de profesionales se acentúa en pediatría, clínica, neonatología y en terapia intensiva. tal vez, por razones presupuestarias, muchos de los servicios para pacientes ambulatorios de los hospitales solo atienden de mañana. Por el tema salarial, según todas las organizaciones de médicos, produce el multiempleo que alcanzaría un porcentaje muy alto de los profesionales y algunos tienen hasta cuatro: hospital público, sanatorio privado, consultorio y docencia. En ese concepto coinciden todas las organizaciones que representan a los profesionales.

En cuanto a los recursos tecnológicos, debe acotarse que la crisis económica no ha permitido realizar todas las incorporaciones necesarias. Por otra parte, algunos aparatos no funcionan por roturas o desperfectos, durante prolongados periodos de tiempo por los problemas de tiempo y dinero que generan la importación de los repuestos. Ello se refleja, hasta en lo relacionado a los estudios de imágenes, por la escasez a veces los plazos de la práctica suelen ser larguísimos, y puede ocurrir que deban ser reprogramados por algún desperfecto como admiten los profesionales. La falta de inversión crea situaciones como la que sufrió un odontólogo con su paciente, al cual debió trasladar en su auto a un centro de salud de Buenos Aires porque broncoaspiró un pequeño dispositivo utilizado para un implante. Tuvo que acudir a ese recurso porque no pudo encontrar en la ciudad de La Plata un broncoscopio que estuviera en funcionamiento. En el ámbito privado, los médicos en general no pueden mantenerlos porque las prácticas con ese instrumento no se pagan adecuadamente.

Los hospitales provinciales podrían cobrar a las obras sociales, también a las prepagas cuando atienden un paciente afiliado a alguna de esas entidades. Ese régimen creado por ley posibilitaría ingresos de los que buena parte se distribuirían entre el personal de cada nosocomio. Sin embargo, por prejuicios ideológicos “-el hospital dejaría de ser gratuito” o, para obviar trámites administrativos, en la práctica en muy pocos nosocomios se facturan esos servicios.

MÉDICOS Y CAMAS SIN PRECISIONES

Frente a la creciente demanda, este diario consultó al Ministerio de Salud y a la Dirección de Hospitales Públicos de la Provincia sobre la cantidad de personal médico en cada nosocomio de La Plata para cubrir con la atención adecuada, pero hasta el cierre de esta nota no hubo precisiones sobre ese dato, clave para la funcionalidad del sistema.

Mientras, frente a cuadros más complejos de salud estiman que han crecido las internaciones considerablemente -más allá de la pandemia por el Covid-19- en los últimos años. Pero EL DIA tampoco pudo obtener información de los organismos provinciales responsables del sistema sanitario sobre el número de camas disponibles en los hospitales públicos de la Ciudad y, en todo caso, si frente al crecimiento poblacional de los últimos años y de la cantidad de platenses que quedaron sin obra social.

VIOLENCIA

Otro de los fenómenos que enfrentan en los hospitales públicos es la violencia. “Las largas esperas en guardias se dan muchas veces por la falta de contención en centros de atención primaria. Aunque es un fenómeno multicausal, el tiempo de espera en la guardia también genera un escenario propicio para la violencia”, admiten en Cicop. Además del reclamo salarial que se realiza en las paritarias, también entre las asignaturas pendientes aseguran los médicos que “se tiene que mejorar los ingresos del personal de planta, e incrementar cupos de dedicación exclusiva, lo que permitirá evitar el pluriempleo”.

Con respecto a la falta de médicos se informó desde la cartera de salud provincial que “se da en un contexto general, le pasa a todos los subsistemas de todas las jurisdicciones” y se defienden: “Aun así, en Provincia se cuenta con más personal que en 2019. Hay 1.500 médicos más y 4.000 enfermeros más”. También explicaron que “recibimos un sistema con 56.000 agentes y hoy está en 80.000 totales en hospitales públicos en toda la Provincia”. Aunque, como se dijo, no se lograron cifras en relación a la cantidad de médicos y enfermeros empleados en los nosocomios de la ciudad. Mañana el informe periodístico será sobre los hospitales sin fines de lucro.

Ni hablar de las largas horas que se pueden pasar en la guardia, salvo que sea una urgencia