Inicio Argentina Huachipato vs Estudiantes.- El Pincha dejó escapar dos puntos en una versión...

Huachipato vs Estudiantes.- El Pincha dejó escapar dos puntos en una versión distorsionada y empató en el debut de la Copa Libertadores

Estudiantes está en una mala racha y ya no lo puede disimular. El equipo no se parece en nada al que fue en el inicio de la temporada y lo dejó en claro en su visita a Huachipato, uno de los rivales más flojos de la zona y de una localía de la que podía llevarse los tres puntos. Pero tuvo otro partido impreciso, equivocó los caminos en el tramo final y los cambios de Eduardo Domínguez en el segundo tiempo lejos de ayudar complicaron. Empató 1-1 en Chile y el resultado claramente tuvo sabor a derrota.

El partido no comenzó con buenas sensaciones para Estudiantes, impreciso con la pelota y con problemas a la hora de adaptarse al campo de juego, rápido y pesado por las lluvias del día anterior. Un equipo con poca confianza y dudas en su gestación, y la muestra de ello fueron los primeros minutos de José Sosa, que por la banda izquierda no anduvo para nada bien hasta que Domínguez lo corrió al sector opuesto.

No pudo el Pincha romper por las bandas, porque Meza se dedicó sólo a marcar y Eros Mancuso no supo ser el clon de Leo Godoy de otros partidos. Así el juego quedó limitado a lo que pudiesen hacer Enzo Pérez , Sosa y Tiago Palacios, que falló en casi todos sus pases. En casi…

Aún así el Pincha ganó los duelos y mostró mejores individualidades que su rival, correcto en defensa y con un número 9, Santiago Silva como el más peligroso y complicando en el rigor físico a Fede Fernández y Zaid Romero. Sin generar una sola situación de gol, Huachipato pareció ser un equipo al que un error defensivo podría caerle muy bien. Y eso fue posible en los primeros minutos, cuando los albirrojos no jugaron para nada bien.

Javier Correa fue el que más insistió. Fue mucho por izquierda y por el centro. Pero equivocó el último pase, lo mismo que Mauro Méndez, puro empeño. No parecía salirle nada bien a un equipo que era superior en los nombres y en las intensiones, pero poco podía trasladarlo en el resultado. Hasta que a los 42 minutos Tiago Palacios, que minutos antes fue amonestado por una infracción en un mal retroceso del equipo, metió un terrible pase filtrado a Correa, lo que tanto pedía el DT y el partido. Parecía ser la única manera de vulnerar a un rival que en defensa se había mostrado sólido. EL delantero quedó frente al arquero Parra, lo eludió en la carrera y definió muy bien al palo opuesto, un gran gesto técnico que le permitió a Estudiantes ponerse arriba en el marcador y empezar a jugar otro partido. La duda en el estadio era saber hasta dónde podía servirle esa ventaja en lo que a confianza se refería.

Para jugar el segundo tiempo el entrenador modificó la banda izquierda. Afuera Meza para darle lugar a Nicolás Fernández en su puesto natural. De esta manera por momentos el equipo se paró con tres futbolistas atrás y liberó más las bandas, principalmente la derecha.

El gol claramente le sentó bien al Pincha, que se paró mejor y estuvo mucho más sólido que en el primer tiempo. Ganó la mitad de cancha y manejó mejor la pelota, con pases correctos y profundos. Y tuvo a Mancuso como ese jugador capaz de ser siempre una alternativa por derecha. Pero lo que no pudo mejorar fue la terminación de las jugadas. Llegó hasta el arco rival, buscó al compañero mejor perfilado y nada, malas decisiones. En ese sentido fue notorio el flojo partido de Mauro Méndez, que tuvo un par de chances que no supo cómo resolverlas. Y eso de dejar el resultado tan a tiro fue un problema chico que se fue haciendo grande conforme pasaron los minutos. Huachipato, que parecía estar rendido, se dio cuenta que era un gol nomás y que enfrente no estaba el equipo que había iniciado el año con perfil alto y triunfos. Y fue por el empate, dejando espacios pero vendiendo cara su derrota.

Domínguez quiso hacerse fuerte otra vez en el medio con el ingreso de Fernando Zuqui por Palacios, que estaba cansado y amonestado. Pero lejos de conseguir eso le hizo perder la pelota a su equipo. El Pincha se rompió y dependió exclusivamente de lo que pudiesen hacer, otra vez, Sosa y Pérez, a esa altura del partido desgastados y con menos recorrido. Con el diario del lunes, el cambio no lo ayudó. No era bueno tener cuatro volantes internos en juego.

Por eso no sorprendió que Cris Martínez haya empatado a falta de 10 minutos. Estudiantes se había cansado de perder pelotas en la mitad de cancha y de tantos centros uno encontró al delantero mejor perfilado que Mancuso y ganó de cabeza. Castigo para un equipo que tuvo todo para ganar y recibió un duro golpe, otra vez en el final de un partido. Pudo ser peor porque al minuto -por un off side- casi pierde el partido nuevamente por una llegada que encontró mal parado al equipo en las marcas en el sector izquierdo.

En el final lo padeció decididamente. Desdibujado y sin ideas, suplicando que terminase y con una imagen pálida. Este equipo no se parece en nada al del comienzo del torneo y anoche lo dejó en claro en Chile, en su debut en Copa Libertadores. Jugadores y técnico necesitan urgente un triunfo para poner fin a una racha que ya dejó de ser silenciosa.