Imparable ola de amenazas de bomba en escuelas de la Región

11

La ola de amenazas de bomba a los establecimientos educativos de la Región no cesan y en la jornada de este martes de registraron por lo menos siete nuevos episodios con la particularidad de que uno de los casos tuvo lugar en un instituto de enseñanza docente ubicado en pleno centro platense.

Se trata del Instituto de Formación Docente Nº 8, con sede en 45 entre 12 y 13, donde esta mañana recibieron un llamado por la existencia de un artefacto explosivo dentro del edificio. 

La situación derivó en un operativo, como ocurre en estos casos, de la brigada de explosivos, mientras que agentes de Control Ciudadano procedieron a restringir la circulación vehicular para facilitar las tareas.

También esta mañana se produjo un hecho de similares características en la Escuela Media Nº 1 de Berisso, en calle Marsella a la altura de Montevideo, aunque con el correr de las horas se conocieron otras tres amenazas de bomba en colegios de la vecina ciudad, más precisamente en la Media Nº 2, la Técnica Nº 2 y en la Media Nº 60  en el turno tarde.

Esta tarde, en tanto, se reportaron amenazas desde el Colegio Albert Thomas, en 1 y 57, donde los alumnos retirarse del establecimiento a la espera de la llegada de la brigada de explosivos que depende de los Bomberos de la Policía de la Provincia de Buenos Aires.

En todos los casos, se informó, se desarrollaron los correspondientes operativos policiales.

Otra vez el Normal 1 paralizado

En tanto, poco antes de mediodía el colegio Normal 1, de 14 y 51, se anotó la sexta amenaza de bomba en lo que va del año y las autoridades procedieron a la evacuación del edificio que alberga a alumnos de los niveles de jardín, primaria y secundaria.

En este marco, desde la comunidad educativa expresaron su preocupación por las constantes advertencias sobre la presencia de explosivo, que prácticamente se suceden todos los días. Sin ir más lejos, el último episodio de estas características ocurrió ayer y hubo otro la semana pasada. 

Según indicaron, “la mayoría de las amenazas son efectuadas a través del 911 pero aún así no pueden detectar de dónde provienen los llamados”.

Por su parte, la madre de una nena de 4 años que acude al jardín que funciona en el edificio contó que “desde hace un mes que hay reiteradas amenazas de bomba y que durante los operativos desde el colegio no tienen más alternativa que sacar a los nenes afuera con el peligro que eso conlleva”.

La mujer añadió que ante cada situación “las madres y los padres tenemos que salir de nuestros trabajos para ir a buscarlos” y reclamó “una solución urgente a este problema que expone a los chicos”.