Inicio Argentina Jubilaciones y salarios: definen un bono como refuerzo

Jubilaciones y salarios: definen un bono como refuerzo

Más allá de las definiciones sobre nuevas medidas económicas y financieras, el ministro de Economía, Producción y Agricultura, Sergio Massa, deberá resolver temas más directos para el costo de vida de la gente, como el bono de refuerzo para los jubilados nacionales, mejoras salariales sobre todo para los empleados privados y ajuste de tarifas (ver página 6, tras los cambios en la secretaría de Energía).

Según trascendió la agenda estará repleta de reuniones con representantes del sector empresario y del mundo del trabajo, entre otros. Ayer trascendió que hubo un extenso encuentro en sus oficinas porteñas para analizar también medidas para combatir el déficit fiscal.

Mientras, trascendió que se buscaría financiar el bono a los jubilados de la Anses mediante un adelanto en el impuesto a las Ganancias de las empresas.

La resolución ya la habría dejado preparada la extitular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, y consistiría en que las empresas que hayan tenido “ganancias extraordinarias” a causa de mayores precios por la guerra en Ucrania anticipen ese plus impositivo en tres cuotas.

Según trascendió, alcanzaría a casi 2.000 compañías, que deberían pagar este año lo que correspondería al 2023.

Por lo pronto, en estos días se dará a conocer el índice de movilidad jubilatoria con un refuerzo “que ayude a los jubilados (nacionales) a superar el daño que produce la inflación”, tal como anticipó Massa en su primera conferencia de prensa como Ministro el pasado martes. Por el tema, ya se reunió la semana pasada con la titular de la Anses, Fernanda Raverta pero las reuniones continuarán esta semana aseguraron desde el palacio de Hacienda.

Según la fórmula aprobada por este gobierno, las jubilaciones deben ajustarse en proporciones iguales al resultado de la variación interanual salarial del segundo trimestre de este año (el que mejor resulte entre el índice Indec y Ripte) y por la recaudación de Anses.

A partir del 1 de septiembre, 18 millones de beneficiarios del sistema previsional, incluyendo también a titulares de Asignaciones Familiares, Asignación Universal por Hijo, Asignación Universal por Embarazo, asignación de pago único, pensiones no contributivas y la Prestación Universal por Adulto Mayor, percibirán un incremento que, según la estimación realizada por CEPA -una consultora cercana al oficialismo-, tendría como piso el 15,43 por ciento. A ese porcentaje se le sumará el bono que defina el gobierno, que todavía no se precisó de cuánto sería, en que fecha se cobraría y si lo recibirán todos los jubilados nacionales.

Reunión con empresarios y CGT

Por otra parte, según otro de los anuncios del ministro, el jueves de esta semana se dará una reunión con entidades empresarias y trabajadores a los efectos, dicen, de asegurar un mecanismo que permita recuperar ingresos en empleados del sector privado, que incluya la mejora en asignaciones familiares.

Mientras, desde la CGT ya hubo un planteo de que no acompañarán la propuesta de una suma fija , sino quiere la reapertura de las paritarias. Pero desde el equipo de Massa ya les adelantó que sería un bono “antiinflacionario” de emergencia, que se aplicaría como una gratificación por única vez, pero que, de todas formas, sería discutido con la propia central obrera y la Unión Industrial Argentina (UIA).

La primera vez con industriales

En esta intensa agenda que le espera al equipo económico, el secretario de Producción, José De Mendiguren, visitará la sede de la Unión Industrial, probablemente mañana, en lo que será su primera reunión como funcionario.

Desde la entidad dejaron ya trascender que le transmitirán su preocupación por los problemas de acceso a dólares para importar y su impacto en la actividad, el costo de la energía y la inflación.

Por lo pronto, los industriales se mostraron conformes con los primeros anuncios de Massa, respecto a la acumulación de reservas, orden fiscal y monetario. Esperan que se puedan implementar, aseguran.

El Gobierno, mientras, tal como lo anunció el sucesor de Silvina Batakis tiene en la mira maniobras “especulativas” en el comercio internacional por al menos U$S 1.250 millones. La Aduana está detrás de esta investigación.

El nuevo secretario de Producción, que reemplazó a Daniel Scioli cuyo destino volvió a ser la embajada argentina en Brasil, tiene claro que su gestión deberá poner el foco en los problemas de acceso al dólar para importar insumos y también en el aumento de los precios internacionales que impactan en los costos de las empresas y la inflación.

 

Publicidad