Inicio Argentina La interna oficial: intento de mediación pero sigue la tensión

La interna oficial: intento de mediación pero sigue la tensión

El día después de las ataques más frontales entre los principales socios de la coalición gobernante, Sergio Massa, el de vía del medio en la alianza oficialista, se reunió temprano con Cristina Kirchner. Y algunas horas después se fue a almorzar con Alberto Fernández. Enseguida se dispararon las versiones sobre un supuesto intento de mediación entre el Presidente y su Vice en medio de la disputa abierta en el Frente de Todos. Sin embargo, con el correr de las horas el volumen de esa supuesta gestión se fue desinflando, simplemente porque no rindió los frutos esperados o porque, como se esforzaron en remarcar voceros del titular de la Cámara de Diputados, en ambos encuentros se analizó solamente la “agenda parlamentaria”.

En la Casa Rosada buscaron bajarle trascendencia al almuerzo de Alberto Fernández con Massa. Incluso vaticinaban que en lo inmediato no habrá ningún cambio en relación a la tirante convivencia con Cristina Kirchner.

No obstante, como Massa mantiene buen vínculo con el Presidente y su Vice, se especuló con la posibilidad de que hubiese existido un intento de acercamiento. Cerca del titular de Diputados dijeron que sólo se habló de la agenda parlamentaria. En el Senado, en tanto, hubo silencio de radio.

Esta movida política se dio en medio de las crecientes presiones del kirchnerismo para que el Presidente de un golpe de timón y tuerza el rumbo del programa económico del Gobierno. En ese sentido, las expectativas se centran ahora en un acto en el Chaco que participará mañana la Vicepresidenta y que, estiman, será la principal oradora. En el “albertismo” ya temen por un discurso fuerte con foco en la interna.

Mientras, quizás por primera vez de manera orgánica y con declaraciones contundentes, el Gobierno salió a contestar oficialmente las embestidas del kirchnerismo. Y ante la ofensiva del Instituto Patria y La Cámpora en busca de desplazar ministros, los voceros oficiales afirmaron que a los funcionarios “los define el Presidente”.

Los encargados de levantar las banderas de la postura oficial fueron el jefe de Gabinete, Juan Manzur, y el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández. Este último había sido en los últimos tiempos quien a la vez que criticaba posturas del kirchnerismo, salía en defensa de Alberto Fernández. Ayer se sumó a las contestaciones el jefe de Gabinete.

Las expectativas se centran ahora en un acto de Cristina. Esperan un mensaje fuerte

Manzur encabezó una intrascendente reunión de Gabinete luego de seis meses: respaldó al principal apuntado por el universo K, Martín Guzmán, y aseguró que a los funcionarios “los define el Presidente”.

El kirchnerismo viene insistiendo en un cambio del rumbo económico y va por las cabezas del ministro de Economía Guzmán, del titular de Trabajo, Claudio Moroni y del ministro de la Producción, Matías Kulfas. Por ahora, Alberto Fernández resiste en medio de una marea de versiones acerca de que Guzmán podría dejar su lugar en breve.

Manzur, trató de justificar la virulenta disputa oficial. “Esto tiene que ver con la dinámica propia de un espacio político en el cual hay diferencias, es verdad, y las expresamos de una manera o de otra. Tampoco hay que darle mucha trascendencia”, remarcó.

RÉPLICA A BERNI

Consultado sobre si los ministros “odian” a Cristina Kirchner, tal como dijo hace algunas horas el ministro de Seguridad bonaerense Sergio Berni, respondió: “Nosotros, primero, no odiamos a nadie. No tenemos odio ni mucho menos, respetamos las diferentes posturas, son lógicas, buenas, valorables”.

El funcionario nacional, acompañado por los ministros de Defensa, Jorge Taiana y de Salud, Carla Vizzotti, habló al término de la reunión de Gabinete, un día después de las renovadas advertencias de Cristina Kirchner y el ala dura K contra el presidente Alberto Fernández.

Manzur procuró darle una mirada de gestión a la conferencia y dijo que “tenemos claro el norte, tenemos claro el rumbo, en ese sentido dentro de nuestro espacio hay visiones distintas que las respetamos, son expresiones, pero como equipo del Poder Ejecutivo, de ministros, vamos a seguir con la dinámica impulsando la gestión a diario”.

No fue el único que salió a responder. Antes de esa reunión de Gabinete, Aníbal Fernández disparó contra el ministro bonaerense Andrés “Cuervo” Larroque por sus virulentas críticas al mandatario nacional. “Al Presidente no lo van a apretar con una declaración estúpida”.

Larroque, transformado en el vocero de las posiciones más críticas del kirchnerismo en relación al Presidente y la marcha del gobierno nacional, había dicho el martes que “el Gobierno es nuestro”. Horas después, el propio Alberto Fernández salió a replicarlo. “Nadie es dueño del Gobierno”, disparó. Luego se sumó Cristina con un sugestivo tuit sobre la legitimidad de la gestión.

Publicidad