Inicio Argentina La oposición dio el batacazo y ganó la Provincia por 5 puntos

La oposición dio el batacazo y ganó la Provincia por 5 puntos

Juntos dio el batacazo en la Provincia y se impuso por cinco puntos al Frente de Todos en las elecciones Primarias. Se trata de un resultado que no estaba ni en las propias proyecciones de la oposición que daba por descontada una derrota “digna”.

Con el 96,61 por ciento de las mesas escrutadas, la sumatoria de Juntos alcanzaba 3.141.292 votos ( 38,01 por ciento) contra los 2.779.221 votos (33,63 por ciento) del Frente de Todos. Tercero, muy lejos, quedaba el Frente de Izquierda con 431.558 votos (5,22 por ciento).

Los primeros datos del escrutinio provisorio que amenazaban con generar un sorpresa y marcaban tres cuestiones centrales, se mantuvieron hasta el final para sentenciar el resultado. En primera instancia, que en el Interior bonaerense las listas de Juntos (hubo interna entre Diego Santilli y el radical Facundo Manes que terminó ganando del dirigente del PRO), arrasaba al peronismo.

La segunda, que el Frente de Todos caída derrotado en la Primera sección electoral que nuclea a los distritos del norte y oeste del Conurbano, varios de ellos bastiones del peronismo. Y el tercer vértice que explicaba la derrota del oficialismo era que en su zona inexpugnable, en el sur del Conurbano, ganaba por apenas 9 puntos, una diferencia insuficiente para dar vuelta el resultado global.

Antes de que se dieran a conocer los resultados oficiales con datos propios en mano (los tradicionales boca de urna que ayer derraparon feo), el gobernador Axel Kicillof fue a festejar la “victoria” junto a Máximo Kirchner y la candidata derrotada Victoria Tolosa Paz, entre otros dirigentes al local platense de 9 y 51. Hubo algarabía, cánticos y sonrisas. Al final de la noche, la denominada Casa de Axel se transformó así en sede de una paradoja: la celebración de la derrota.

En el búnker compartido de Santilli y Manes en el salón de fiestas de Gonnet, se esperaba una derrota aliviada. Una desventaja de 4 ó 5 puntos que dejara abierto el escenario de cara a noviembre. Por eso reinó la cautela. Incluso, ese búnker se desactivó con el convencimiento de que el Frente de Todos había terminado ganando.

Pero con el correr del escrutinio y la consolidación de los datos, Santilli salió a celebrar muy cerca de ahí, en otro salón donde instaló su centro de cómputos junto a intendentes y dirigentes bonaerenses.

DATOS DUROS

El resultado de la elección bonaerense implica un fuerte voto castigo al oficialismo. Existen razones múltiples para explicar ese comportamiento electoral como el manejo de la pandemia y una situación económica grave que derivó en que miles de familias cayeran en la pobreza. También, lo simbólico y afligente que significó la celebración del cumpleaños de la pareja del Presidente en Olivos en plena cuarentena dura, que generó una fuerte indignación.

En ese contexto, algunos antecedentes ayudan a entender la debacle electoral del oficialismo. Datos duros que explican la fuerte pérdida de adhesiones

Por caso, hace poco menos de dos años, Kicillof le había ganado a María Eugenia Vidal por 14 puntos: 52 puntos a 38.

La fuerte pérdida de adhesiones al oficialismo explica la derrota. Juntos por el Cambio mantuvo prácticamente esos guarismos y el peronismo perdió 19 puntos en relación a aquellos comicios.

El resultado de ayer implica por otro lado para el peronismo seguir acunando el karma de no poder ganar en la Provincia una elección de medio término. La última que lo logró fue Cristina Kirchner en 2005 cuando arrasó con Chiche Duhalde.

Otro dato revelador sobre el resultado de ayer: como cabeza de lista, Victoria Tolosa Paz sacó un porcentaje menor incluso al que obtuvo en 2015 Aníbal Fernández, derrotado en aquellos comicios por Vidal. El ex ministro había llegado al 35 por ciento de los votos.

Para el oficialismo queda ahora la dura tarea de intentar revertir un resultado adverso y asimilar un golpe impensado. El resultado dejó en claro que la estrategia de colocar en el centro de la escena al ex presidente Mauricio Macri como el responsable de todos los males, fue un error importante. Macri ya había sido castigado en 2019. Ahora, le tocó el turno al oficialismo.

Publicidad