Inicio Argentina Miedo en El Mondongo: le barretearon la puerta a plena luz del...

Miedo en El Mondongo: le barretearon la puerta a plena luz del día y le revolvieron la casa

Los delincuentes no se toman fin de semana largo. Un nuevo hecho de inseguridad volvió a golpear a una familia del barrio El Mondongo -que día a día sufre diferentes actos delictivos-, en donde a plena luz del día de este domingo, sufrió un escruche en su domicilio en el que robaron una gran cantidad de dinero, un celular y además, le revolvieron toda la casa.

El lamentable episodio sucedió en la zona de 119 entre 66 y 67. En contacto con EL DIA, la vecina damnificada relató que los malvivientes se tomaron apenas unos minutos en el que la casa quedó vacía, y automáticamente ingresaron por la puerta principal barreteando la entrada. «Salimos a llevar a mi mamá a la casa de una amiga a Punta Lara a las 10:35  y a las 11:05 entraron por la puerta del frente. La alarma sonó, e intentaron avisar, pero no teníamos señal. Recién cuando veníamos por el camino nos empezaron a llegar los mensajes», detalló.

Cabe señalar que los delincuentes -de los que aún no se sabe nada- habrían entrado al domicilio alrededor de las 11:05, mientras que a las 11:35 se escaparon. En ese lapso sonó la alarma y acudió personal policial, según el relato de la damnificada, pero no ingresaron a la casa. «La policía dice q vino hasta la casa porque de la alarma le avisaron, pero como no vio nada raro porque la alarma dejó de sonar porque rompieron la bocina, se fueron, y no se dieron cuenta q la puerta estaba abierta», sostuvo.

Por su parte la víctima ya realizó la denuncia correspondiente y por estas horas busca cámaras de seguridad para poder identificar a los malvivientes.

En tanto esto despertó el miedo y malestar de los vecinos del barrio que día a día registra diferentes hechos de inseguridad. «Yo escuche una alarma, pensé que era de un auto, baje y mire por la puerta de casa y no vi nada. Pero desde acá es muy difícil ver. Pero la alarma sonó un rato», reveló una frentista.

En tanto otro cansado de estos hechos confesó: «Cuánto mas hay que seguir aguantando».

Publicidad